Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 62
Miér Ene 10, 2018 7:10 am por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 60-61
Sáb Dic 09, 2017 3:17 pm por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 64
Vie Dic 08, 2017 3:39 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


Eres mia... 3

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Eres mia... 3

Mensaje por palomita de papel el Dom Jul 19, 2015 6:35 pm

Mis días por lo general inician conmigo pestañeando por la luz del sol que se cuela por mis ventanas. Luego un revoltijo de sabanas buscando mi móvil, para luego ver el techo de mi habitación. Es difícil por no decir odioso empezar un nuevo ciclo, habían pasado días desde mi furtivo encuentro del baile de mascara. Para evadir el tema, de mi últimamente agitada vida. Había entrado a clases de piano. En mis clases empecé con las escalas y las notas básicas, me encanto era maravillo, poder poner tus sentimientos en esas notas, con practica me estaba volviendo algo buena, a decir de mi instructor, Victor, novio de Nadja, aunque él era un prodigio del piano, trabamos amistad de inmediato. Me dejaba quedarme más tiempo de lo normal y practicar extra en el instrumento, porque decía que si bien no tenía muchos dedos, si tenía mucho corazón. Luego de pasar toda la mañana aporreando las teclas, salí a pasear como todas las tardes. No sé qué me espera este día, pero como venía ocurriendo, no faltaría alguna loca aventura.

Urs había caminado por horas, estaba redescubriendo su país, después de tantos años de ausencia, ahora le parecía un lugar mágico, lleno de belleza, mientras caminaba por sus calles, entre sus antiguos edificios llenos de historia y los hermosos parques. Finalmente volvió a llegar a la plaza del Lôwendenkmal, directo a contemplar la escultura del león herido. Urs siempre se quedaba un momento a la orilla del estanque, que separa la pared, observaba por horas esa imagen tan hermosa y enternecedora, luego se sentaba en los alrededores, la expresión de dolor de león moribundo siempre lo dejaba sin palabras.

Caminaba por Lôwendenkmal era una plaza hermosa llena de árboles y bancos, el lugar es un remanso de paz y tranquilidad, un lugar precioso y la escultura del león era tan triste, como emotiva y conmovedora, creo que yo era de esas personas con el raro desorden mental, que cada que ven una estatua o pintura donde se muestra el martirio de una persona o animal, siempre se preguntaba si podría curar ese sufrimiento, era el típico deseo infantil como cuando te presentan la crucifixión de cristo y uno siempre pregunta si puedes quitarle los clavos para que deje de sufrir, así como la respuesta es instantánea: No se puede. En fin era un lugar para estar ahí un rato sentada descansando y disfrutando del ambiente. Por demás era mi parque favorito. Como siempre caminaba pensando en todo y en nada, admirando el paisaje, cuando sentí algo de frio, entonces fui a un pequeño puesto y pedí un café. De repente sentí una fuerte presencia cerca mío, volví la vista y de soslayo note que era un hombre fornido, olía muy bien y estando tan cerca despedía un calor muy agradable, cuando iba a retirarme y el pidió su café, algo me hizo detenerme, esa voz me sonó muy familiar, no pude evitar mirarlo directamente a la cara y entonces un rayo me fulmino, era Urs Buhler.

Urs sintio como un ligero viento frio le calo bajo la chaqueta de cuero. Estaba frio para la estación, entonces diviso un pequeño puesto de cafés, se acercó y pidió uno negro, mientras esperaba que surtieran su orden, vio frente a él a una chica, era menuda y un tanto baja de estatura, vislumbrando algo de sus rasgos, pudo asegurar que debía ser latina. Prefería las rubias, pero las latinas le llamaban mucho la atención, quizá por el exótico tono canela de su piel, tenían una alegría contagiosa en sus risas, los ojos llenos de luz y sombras como las montañas, además de un fuego que guardan bajo la carne. Cuando de repente la chica que tenía frente a él volteo y lo miro, efectivamente era latina y todo lo que acaba de describir estaba en ella, enmarcado en un largo cabello castaño y unos ojos que tienen el color de la miel quemada, su expresión no dejaba lugar a dudas, lo reconocía, sabía quién era él.

Estoy muda, literalmente muda, frente a mis ojos estaba Urs Buhler, que acaso están lloviendo Divos en suiza, pensé sin evitar reír. Lo mire, apostaría mi vida, como quien mira el sol por primera vez, a decir verdad así lo sentí, era la típica fans idiota, embobada que se le salen los ojos y cada poro grita: Te adoro, te admiro, eres mi ídolo. Pero la realidad también golpea, el apenas me lanzo un mirada y se dirigió al vendedor, parecía algo molesto, yo la verdad no quería incomodarlo, me marche caminando lo más pronto posible ¿Que esperabas? me preguntaba una y otra vez, amor a primera vista, una conexión milagrosa que terminaría en una amistad, con lo de David y Carlos había agotado mi cuota de buena suerte para toda la vida. Me toco conformarme con volver a ser la típica fans que sabe nunca tendrá nada.

El humor le cambio de inmediato a Urs, estaba seguro que la chica de ojos ambarinos empezara a chillar su nombre, a decirle que lo amaba y a pedirle autógrafos, a querer una fotografía. Cuando la gente hace eso, el sentía que no lo hacían por él, era como si adoraran a otra persona. Como si no se dirigieran a él. Aunque esperaba que la chica armara una buena alharaca en el parque, ella se ruborizo, bajando la mirada inmediatamente y se alejó de él como si huyera, dejando su café en la repisa del kiosco. Sintió que fue muy hosco con ella, tal vez la hizo sentirse mal:

- “Buhler no seas tan presuntuoso, no todas las mujeres del mundo andan tras de ti” Se dijo en voz alta.

Eso era verdad, razono melancólico, andan tras el divo… sin saber porque tomo el café y salió tras ella, para tener piernas tan cortas caminaba muy rápido, sonrió, finalmente la encuentro en un recodo de la plaza a punto de irse, cuando se toparon de frente, ella se detuvo sorprendida, la chica estaba de espaldas al crepúsculo y lo miraba, Urs no sabía cuáles llamas eran más salvajes, si las de ese sol que desciende lentamente tras de ella o las que chisporrotean en esos enormes ojos que lo miran.

Seguí caminando buscando la salida, pensando en ese encuentro, era tan simple e inocente. Pero luego el recodo de una calzada, casi me doy de frente con él, me miro de nuevo, sus ojos eran tan grises, sentía que me atravesaban, que podía leer a través de mí, yo baje la mirada apenada y me di la vuelta, no quería molestarlo, entonces escuche que me llamaban.

- Señorita… Su café.

Algo incrédula me detuve, con el corazón latiéndome a mil, lo mire de nuevo, él sonreía, yo le devolví la sonrisa nerviosa, se acercó a mí caminando despacio, cuando estuvo frente a mí, extendiéndome el vaso humeante, me puse tan nerviosa cuando se acercó en el kiosco, que no me di cuenta que salí corriendo, olvidando mi café en el puesto. Alargue la mano, rezando para que no temblara como lo hacía todo lo demás de mi cuerpo, cuando tome el vaso con mi pulso inestable, el rubor me doro la cara, solo pude murmurar un gracias, apenas audible, e hice el ademan de irme otra vez, pero volvió a detenerme.

- No muerdo, dijo Urs riendo.

No pude evitar reír con él, entonces me relaje, respire hondo y comenzó lo que sería el mejor día de mi vida, tome el asiento que amablemente me ofreció en una banca junto a él, y yo, con mis jeans azules desteñidos y mi camiseta gris favorita. Urs, cuando entraba en confianza, era muy conversador y divertido, nada que ver con el serio vocalista del grupo, no sentí cuando se me fue el día, hablamos de todo creo, bueno de mi le conté casi todo, porque de repente le tuve tal confianza, el escuchaba y comentaba mis palabras y me repostaba otras suyas, nada que ver con Il Divo, todo era de el de su vida y sus opiniones. Ya casi ni recordaba, que tenía turno de niñera esa noche, pero lo recordé y le dije que tenía que irme, el me dio un beso en cada mejía, era la costumbre del lugar, pero no pude evitar temblar de pies a cabeza, cuando lo hizo.

Urs no se equivocó en una cosa, Malena, lindo nombre lo repitió en su cabeza varias veces, conoce su trabajo, pero no a él, no realmente, salvo que no pregunto nada de su vida, tomaba lo que le daba y lo convertía en una conversación divertida y original, comparándola con su vida, no le hablaba de ella por presunción o fingir que eran iguales, sino por pura espontaneidad y puntualizar lo diferentes que eran. Ella era inteligente, ingeniosa y curiosa, de mente ágil y complicada. Era una chica llena de contrastes, divertida, soñadora e idealista, pero apasionada en sus ideales y con alma de guerrera, aunque con los pies en la tierra. Estudiante becada, amante de los perros y quería salvar al mundo, ojala pudiera decirle que este mundo romperá su corazón, no una, sino muchas veces, mientras ella intenta salvarlo, podrían haber hablado por horas, pero ella debía ir a trabajar. Se despidió y se marchó tan rápido y hubiera deseado pedirle su número, para conocerla más.

Casi volé a mi turno, fui a cuidar un lindo bebe esa noche, fue uno de esos turnos agradables, el nene comió y se durmió sin problemas. Cuando termine de acostarla, iba a tomar un libro de la estantería de la casa y leer a la espera de los padres, como era mi costumbre. Pero donde estaba era un loft de lo más lujoso, incluso había un piano, me dirigí hacia las teclas y toque un poco a poco. Pase un buen rato tocando una melodía que me llegaba al alma, una que en ese momento me nacía tocar una y mil veces “River flows in you”. En cada tecla y acorde no podía evitar ver a Urs sonriéndome desde ellas. Luego de haber conocido a David y Carlos, sentirme como si caminara entre nubes por haber conocido a Urs, era hasta tonto, pero así fue, como si me hubiera caído un rayo. Esos ojos, esa voz y esa sonrisa, como para tenerlas eternamente…

Al día siguiente fui al refugio de perros, aunque estuve alimentando a los perros, barriendo las jaulas y bañándolos, tratando de mantenerme ocupada, no podía dejar de pensar en Urs. Una alarma sonó en dentro mío, que un hombre en tu cama no te deje dormir es una cosa buena, pero que un hombre al otro lado de la ciudad te provoque insomnio, es un buen embrollo. Exacto mi tarde con Urs no me dejo pegar el ojo, recordaba una a una sus palabras y sus sonrisas. Termine temprano y me dispuse a volver a mi casa. Cuando doblaba la esquina del edificio para la salida, me topé con él otra vez, de nuevo el, Urs estaba parado junto a su motocicleta, me sonreía y me saludo alegremente:

- ¡Hola Malena!
- Hu… hola… ¿Que hace por acá?
- Ayer me contaste que trabajabas en este lugar. Me respondió riendo.

Esa tarde cuando Urs daba la vuelta por la esquina del refugio, pensaba en una excusa creíble cuando ella saliera y lo viera ahí. Aun sopesando como llegaría donde ella y le diría: “Hola Malena estaba al otro lado de la ciudad y pase a saludarte”. Cuando la vio salir, ella traía el pelo sujeto en una coleta, con una simpática camiseta amarilla con marcas de huellitas de perros en el pecho y un jeans descolorido. Como no había vuelta atrás, se bajó del asiento de su moto y la saludo, luego de la sorpresa inicial de ella, se ofreció llevarla a su casa.

Urs ofreció llevarme a mi casa. Acepte como zombi, me subí a su moto, lo cerré por la cintura y me apreté a su espalda, todo el camino mi corazón taladro en mi pecho, cuando llegamos a mi pequeño apartamentito. Justo en la entrada, quería invitarlo a pasar, me daba mala espina, pero eso no me detuvo.

- Gracias por traerme Urs. ¿Quieres pasar?

El acepto sonriente, entro despacio, observando divertido y curioso mi pequeño apartamentito, lo deje en la sala, mientras yo prepare café y luego se lo serví.

Urs entro al departamento de Malena, el lugar era pequeño, pero ordenado y limpio, no pudo evitar ver los estantes llenos de libros, así como una repisa con discos de vinilo y sus respectivo tocadiscos, miro curioso los álbumes, mientras ella preparaba café, tenía un gusto variado y multigenero de lo más extraño, desde el pop, rock, opera, heavy, metall, gregoriano, boleros, música alternativa y demás. No podía evitar sentir cada vez más curiosidad por ella, así como no podía evitar quitarle la vista de encima, mientras preparaba el café, ella se mordía el labio inferior inconscientemente, ese gesto lo estaba volviendo loco, avivaba un fuego punzante en las entrañas y las ganas de comerle los labios se multiplicaban.

Cuando termine de servir el café, tomamos una taza cada uno y luego Urs me dijo:

- Por lo que veo te gusta lo austero, funcional y clásico ¿No?
- La verdad sí, soy de las que solo toman lo que necesitan y valora la calidad.
- Eso es bueno Malena, las cosas tienen el valor que nosotros les demos.

Urs me miraba de una forma curiosa y divertida, la verdad yo tampoco podía parecer indiferente ante el hombre maravilloso que tenía ante mí. No quería hacerlo, pero debía tocar un tema que había estado punzando mi curiosidad, como buena fans estaba enterada de que él tenía una relación con una mujer de nombre Tanya, porque en ese momento estaba deseando poder disfrutar de esta oportunidad que ponía la vida frente a mí, entonces lo hice de una vez:

- Tu novia está trabajando con su grupo ¿Debe ser increíble con tu trabajo poder viajar con tu pareja a todos lados no?

Urs dejo la tasa en la mesita de la sala, sonrió y me respondió:

- Termine con Tanya hace mucho…

Ante mi cara de incredulidad continuo.

- Está en negociaciones para formar parte de la campaña Loewe, cuando este firmado el contrato creo que se hará pública nuestra ruptura.
- Para que digan que pese al dolor con su ruptura se refugia en su trabajo, dije agria.

Me callé al instante, cerré los ojos apenada, había metido la pata. Cuando levante la cara para mirarlo lo tenía frente a mí, su boca no tardo en besar mis labios, sin ningún aviso, me beso como si no hubiera mañana. Y yo le correspondí igual, cuando note las manos de el que se posaban a mis costados, bajando hasta apretar mis manos. Fue maravilloso, de repente sentí que no era la gravedad lo que me tenía enganchada a la tierra, sino las manos y los labios de Urs…

Cuando desperté al día siguiente, lo hice como embriagada, tal como imagine pase soñando con los labios del helvetico. Luego de darme ese beso de “Arrancame la vida” el sonrió se despidió y se fue. No era que no me dolió que se fuera iría, un pedacito de mí, bueno mucho de mí, añoraba que se quedara a pasar la noche, aunque al dia siguiente no me recordara. Ese pensamiento me dolio mas por lo patético, que por no haberse realizado. Bueno a seguir con mi vida, pensé, levantándome a seguir mi rutina.

Una semana despues, leía la noticia en un periódico faranduleo, tal como Urs me dijo, salió publicada:

“Tanya Rodney se muda de casa y empleo, hace mucho ella saco sus pertenencias de la casa que compartía con Urs Buhler en Londres… Los rumores que apuntaban a una ruptura entre la pareja se confirman”.

Me imagine que el contrato con la agencia de moda estaba firmado. Yo me fui a mis clases, al terminar debía ir a cubrir mi turno en el refugio, ayudaría a la curación y cuido de un cachorrito herido. Justo cuando salía de la universidad, una Harley Davidson negro mate, aparco frente a mí, Urs se bajaba de ella, luego sonrió como que le gustara lo que veía.

- Hola Malena, saludo.
- ¡Hola! ¿Qué hay? Le sonreí.
- ¿Estas ocupada esta noche?
- Debo ir a trabajar al refugio, nada más.
- Ok, te llevo.

Me dejo en la entrada del refugio, se despidió de mí con un beso y me dijo que me recogía en la tarde. La verdad ni me pregunto si quería ir, se fue y me dejo dudosa y emocionada, sentía que me estaba metiendo en un lio, pero no podía dejar de ansiarlo. Exactamente a la hora de salida estaba ahí, yo me subí a su moto y me llevo a una especie de bar muy elegante y exclusivo, los propietarios eran el matrimonio Adolf y Christina Blume, al parecer eran sus amigos y Adolf estaba de cumpleaños por lo que el grupo daría un mini concierto como regalo. Me llevo con todos los otros tres miembros y me los presento uno a uno, como si no los conociera, primer escollo, al ver mi cara Urs se extrañó y me pregunto que me pasaba, que si no quería conocer a sus amigos. Era hora de las verdades.

- Urs ya conozco a dos de tus amigos, fueron tontas casualidades, aunque creo que Carlos no me recordara para nada y David no sabe que me conoce.
- Me explicas que no te capto.- Pidió el.-

Sin falsa modestia o timidez, nada de lágrimas ni mucho menos remordimientos, porque era una mujer que había nacido soltera, pero si con algo de incomodidad, le conté sin mucho detalle mis encuentros con ellos. Durante todo ese tiempo Urs aún continuaba con mi mano entre las suyas y no la soltó, cuando termine de contar el solo dijo:

- Vamos los anfitriones nos esperan…
- ¿Urs enserio no te molesta?- Lo detuve yo.-
- Malena, como dijiste, Carlos no te mirara dos veces y David perdió el juego porque no adivino quien eras… Ademas si yo te diera mi “Lista de noches locas” nos llegaría navidad.- Sonrió el.-

Apenas estaba conociéndolo y Urs Buhler ya me parecía el hombre más increíble sobre la tierra. Me llevo a saludar a Carlos, que ocupado con una bella morena de piel aceitunada, aapenas me saludo y me regalo un guiño cómplice, luego a David siempre tan lindo y simpático. Luego vino Sebastien, que fue muy amable, me sonrió y la verdad me sentí vibrar por un momento. Todos fueron muy amables. Luego entre ellos dijeron que era hora de actuar y Urs debía vestirse, nos despedimos de ellos y él fue a cambiarse, luego de acomodarme en una mesa.

Sebastien se estaba haciendo un esquema mental, vio a Urs abrirse camino por la multitud de gente llevando a una chica de la mano, vio por primera vez a la que venía tras él, era una chiquilla, entrando al bar con su camiseta y botas militares con una sencilla camisa suelta, todo en negro. La miro desde lejos, pero de inmediato capto su esencia. Cuando se la presento y ella tímidamente le miro a los ojos, le dio una larga mirada, descubrió que de alguna forma estaban unidos, que entre ellos había un vínculo especial. Urs no la presento como su novia o como si ellos tenían algo, simplemente que era una amiga. Luego Buhler prácticamente la deposito en una mesa a ella sola, se veía bastante perdida, entonces le pidió a su novia Renee que hablara con ella, nunca se lo pediría a Joy la novia de David, o peor aún a Christina, sabia la clase de arpía que era la anfitriona. Fue algo instintivo nada planeado, solo quería protegerla. Llevo a Renee junto a ella y las dejo a solas con sus cosas de chicas.

Urs me llevo en medio de varias personas, que nos miraban curiosos y yo la verdad caminaba casi escondida detrás de su alta figura. Me dejo en una mesa privada, se despidió con un beso, diciéndome que luego de la interpretación regresaba a buscarme, me sentí algo fuera de lugar con mi traje, aunque era sencillo, era muy cómodo y bonito, pero no para un lugar como ese. Estaba sola de repente, cuando alguien se sentó a mi lado, era la novia de Sebastien que sonreía abiertamente la condujo a mi mesa, mientras me miraba de una forma que no sabía leer. La dejo conmigo y se retiró. Ella fue muy amable, luego de presentarlos, empezamos a hablar.

- ¿Estas aburrida?, me pregunto ella.
- No señora, es que… simplemente esto es raro para mí.
- Llámame Renee y no te preocupes te acostumbraras.

No entendí que quiso decirme ella con eso, pero se quedó conmigo e incluso me presento a Joy, chica muy guapa y educada, pero un tanto fría y distante, aun así me trato muy bien.

Urs había tomado su compromiso con la fiesta de Adolph, él debía actuar para el en su bar, se lo había prometido, pero no quería ir solo. Sin saber porque busco a Malena, ella acepto y fueron al bar. Lo último que supo fue que Sebastien le procuro la compañía de Renee, el debió haberlo hecho, pero Christina estaba demasiado ocupada, señalando su pésima elección de compañía para la fiesta. Ella se acercó, cuando el salía de cambiarse para la presentación y le pregunto:

- Urs ¿Quién es esa chica?
- Es una amiga, respondió el.
- ¡Parece una emo con esa ropa! Dijo irónicamente.
- Es estudiante de literatura, respondió con desganado.
- ¡Escritora! Buscar una chica que estudie no te conviene Urs. Dijo Christina fríamente.
- Como cambian los tiempos ¿No? Mi madre me aconsejaba lo contrario, respondió irónicamente el, mientras se alejaba.

Cuando la presentación termino, Urs llego a la mesa y se sentó junto a mí, me planto un beso profundo. Me dio varios de esos y yo estaba en las nubes, la fiesta termino algo temprano, bueno para nosotros porque él me saco de ahí y me llevo a su departamento.

Nada más entrar, estoy desnuda, Urs ya tiene mis senos aprisionados en su boca, empieza a subir de mis pechos al cuello, baja por mi estómago, juguetea con su lengua en mi ombligo, me hace reír por un momento. Sus manos no han estado quietas recorriéndome completamente, se sitúa entre mis muslo y empieza a penetrarme, me embiste y lo hace con furia, mis gemidos se mezclan con los suyos, entre besos salvajes y succionantes, nos movemos al mismo ritmo, hasta que sus manos me cogen de las caderas y me fija en la cama con ellas, me clava a él con una fuerza demoledora, tengo que morderme los labios para que no se me escapen los gritos que quiero dar. Su vaivén cada vez es más intenso y con el furor que lo hace siento que está partiéndome, como si todo el quisiera entrar en mí, tengo la sensación de que todo Urs sale, entra y vuelve a entrar a mi cuerpo. Con un grito gutural se vacía en mí, dándome un orgasmo demoledor, lo siento llenándome, abrazándome las entrañas, con un último espasmo abandona mi interior, hasta que termina recostado a mi lado.

- Urs… murmure débilmente su nombre, mientras caía dormida en sus brazos.


Última edición por palomita de papel el Vie Mayo 27, 2016 2:04 pm, editado 2 veces
avatar
palomita de papel
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : San Salvador

Volver arriba Ir abajo

Re: Eres mia... 3

Mensaje por juanny el Miér Jul 22, 2015 12:03 am

primero que nada cheers smile no se quedo con mi seb jajajaja pensaba que mi odio duraria mas jejeje

ahora si pues pobre suizo pero el se lo gano... pero mmm quien sabe que podra pasar despues

muchas gracias amiga..
muy linda tu historia, cortita pero muy muy linda

besos!!


______________________________________________
_____________________________________________________________________________
*************************************************************************************************************
avatar
juanny
Administracion
Administracion

Localización : Monterrey

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.