Últimos temas
» Send my Love. Capítulo 71-72 (FINAL)
Ayer a las 7:13 am por Nathy

» Send my Love. Capítulo 67-68
Lun Jul 16, 2018 11:35 pm por Nathy

» Send my Love. Capítulo 69-70
Lun Jul 16, 2018 3:12 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 65
Lun Abr 09, 2018 5:40 pm por virginia2604

» Send My Love Capítulo 66
Lun Abr 09, 2018 5:25 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 64
Lun Mar 19, 2018 10:16 am por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 65
Dom Mar 04, 2018 3:31 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 64
Dom Mar 04, 2018 3:02 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 63
Dom Mar 04, 2018 7:13 am por Nathy

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


Eres mia... 8

Ir abajo

Eres mia... 8

Mensaje por palomita de papel el Vie Mayo 27, 2016 2:11 pm

Al día siguiente, que era el último de los días de ensayo previo, también era mi cumpleaños, los muchachos habían planeado una fiesta de cumpleaños para mí. Era un hermoso gesto, bajamos juntos y ahí estaban David, Carlos y sus parejas, hasta Joy que siempre encontraba una excusa para evitarme, no lo hacía por mí, sino por quedar bien con su los demás. Cuando entre todos me saludaron amablemente, nos sentamos conversamos, apague las velas de un lindo pastel, brindamos. Me dieron muchos regalos, me dio algo de pena, pero también emoción cuando los abrí, los de la sinfónica me regalaron mucha ropa, como gorros y ropa caliente, todo en gama de grises y oscuros, que iban más conmigo, David un reloj, Carlos un libro y el manager del grupo una suscripción a una vinatería, puras cosas lindas.

Pero el ultimo que me dieron para abrir, me dejo perpleja, era un hermoso carrusel musical, estaba primorosamente elaborado, lo puse en mi regazo y contemple cada detalle era increíblemente minucioso, los coloridos prismas del techo, las crines y sillas de los caballos, le di cuerda y empezó a girar lentamente, la melodía que acompañaba las pequeñas vueltas, era una dulce canción que no supe identificar, mire a Sebastien con ojos luminosos, iba a agradecerle cuando de antemano y serio me dijo:

- No es mi regalo…

Igual que todos los presentes, supe de quien era el regalo, pero nadie lo dijo. Entonces levante la vista y ahí estaba el, no sé a qué hora había llegado, Urs estaba apoyado en el marco de la puerta y me miraba sonriendo tristemente, mientras el carrusel en mis manos seguía sonando la canción que lo hacía girar, todos parecieron notar que estaba ahí, pero nadie quiso dirigir la mirada a él. Por un momento reino el silencio, hasta que la canción de la caja de música termino, luego los muchachos animaron la tarde con más bromas y canciones, volvimos a la tertulia, pero algo dentro de mí se había roto.

Urs sabía que no debía haber ido, pudo haber inventado miles de excusas, pero no lo hizo, fue, asistió solo para mirarla, aunque así, estaba en primera fila para verla entrar sonriendo y feliz de la mano de uno de sus mejores amigos. Cuando Sebastien, le dijo que estaban saliendo, le dolió como acido que le corrió en las venas. Pero era lo que ella quería, él quería que ella continuara con su vida y fuera feliz. Vio a Sebastien darle todo el cariño que él le negó. Entonces se dijo que no estorbaría de ninguna forma. Pero no pudo evitar querer que ella aun tuviera algo suyo, le regalo el carrusel musical, porque una vez la escucho hablar de lo mucho que le gustaban. Así cada vez que ella lo tuviera entre sus manos, escuchara la canción que el mismo compuso en su guitarra para ella, sabía que lo recordaría con una sonrisa.

Cuando la fiesta termino, les agradecí a todos, organizamos nuestras cosas, y nos despedimos el estacionamiento, mientras acomodábamos el equipaje en los vehículos, desde entonces y durante todo el camino cuando Sebastien me llevo a mi casa, estaba en completo silencio. Cuando él fue por algo que había olvidado, Urs se puso a mi lado y me hablo:

- No quería incomodarte en tu fiesta Malena. Solo quería darte un presente.
- No te preocupes Urs, es muy hermoso, gracias.
- Sé que te gustan mucho los carruseles...
- ¿Cómo lo sabes?
- Una vez que te segui hasta tu casa… Recuerdo que te detuviste a mirar uno, entonces por primera vez en muchos días sonreíste, tus ojos brillaron y se te ilumino la cara, como si fuera lo más hermoso y mágico del mundo… como yo te veo a ti.

Justo en ese momento un claxon interrumpió sus palabras, Sebastien había llegado, ni siquiera lo había visto, me abrió la puerta del acompañante, subí mecánicamente. Hicimos el camino a mi casa en silencio, llegamos y se estaciono frente a mi edificio, apago el motor, permanecimos sentados en silencio un rato, mantenía la vista al parabrisas, entonces Sebastien me pregunto.

- ¿Quieres tu regalo?
- Claro…

Sebastien busco algo en la parte trasera del vehículo, lo trajo al frente, era un paquete de regular tamaño, me lo ofreció si más, yo lo tome y rasgue el envoltorio, era una mochila de viaje, de color negro, con muchos compartimientos, me pareció linda, pero extraña, entonces lo mire expectante:

- Un día dije que tú apenas habías empezado el camino de la vida. Esto quizá te sirva para cuando decidas continuar andando. Para que te lleves todo lo bueno… quizá me permitas acompañarte.
- Gracias.- Dije con un nudo en la garganta.-

Sebastien rio amargamente, echo la cabeza hacia atrás para cerrar los ojos, luego sujeto el volante y le dijo:

- Sabes Malena, esperaba que me respondieras que si querías que te acompañara…
- Sebastien yo…
- ¿Todavía lo amas?

No pude contestarle, pero él seguía sentado esperando mi respuesta, apretando las manos al volante, mirando al frente le respondí:

- Te quiero Sebastien y estoy contigo.
- Eso lo se Malena, pero sigues sin responder…

Me baje del coche y entre a la casa sin poder decirle nada más. Sebastien frustrado le dio un golpe al volante y se fue.

Sebastien estaba colérico, intento no estarlo, pero se sentía como ese tonto que había pintado una ilusión y vivía en ella, sabiendo que era falsa. El día de la fiesta le confirmo ser el pintor de una ilusión como dijo Carlos. Malena lo quería, si tal vez, pero como se quiere lo que se tiene o lo seguro. Era tanta su rabia, que no pudo entrar a su casa, aun cuando supo que ella esperaba que el entrara, que faltaba le entregara su presente, pero prefirió acelerar y marcharse lejos que seguir en ese punto estático, donde el mismo se había colocado. Pasó la semana y se negó a verla, a pesar de las llamadas insistentes de ella, sabía que eran de disculpa, no de amor. Un día en que seguían con los ensayos, no se aguantó el coraje que tenía, en cuanto pudo estar a solas con Urs, se fue contra él.

- ¿Por qué la sigues buscando? Creí que éramos amigos.

Urs que tampoco andaba en sus mejores días, a la puya que le hizo Sebastien, también saco su rabia. Pues lo intento, pero no pudo, odiaba esa sensación de impotencia, odiaba no tenerla. Sabía que Sebastien no había pasado sobre su amistad, por egoísmo. Era porque queria a Malena. Cuando supo de la fiesta de cumpleaños, no debería haber asistido, pero necesitaba verla cuando recibió su presente, la sonrisa luminosa que lleno su rostro, como antes. El corazón le dio un vuelco agónico, nunca más la vería sonreírle a él de nuevo, no de esa forma, capitalizo esa sonrisa porque los recuerdos serian lo único que le quedaría de ella. Aun así lo último de su despecho afloro:

- ¿¡Amigos dices Sebastien!? Saliste con ella sabiendo que yo la quería.
- ¡se te olvida que yo también escuche la forma de querer que tienes Buhler!
- ¡Si no te hubieras atravesado, todo hubiera sido diferente!

David y Carlos cancelaron el resto del ensayo, rodearon a sus amigos, presintiendo que las cosas podrían empeorar. Y mirándolos a ambos les dijo:

- Ya me tienen más que arto, o se rompen la cara o arreglan esto de una vez, vamos que no son un par de chavales, compórtense como hombres.
- Sebastien y Urs, cualquier problema entre nosotros se reflejara en nuestra actuación, no necesito recordarles eso. Agrego David.

Cuando finalmente la calma llego a ambos, todos tomaron asiento y conversaron civilizadamente. Carlos y David, no se irían se quedaron sentados en el sofá, frente a ellos, como un par de réferis listos para intervenir.

- Le rompiste el corazón ¿Por qué insistes?- Increpo Sebastien.-
- Estaba lleno de miedos y dudas, ella se enteró de la peor manera…
- ¿Es decir que ahora solo quieres pasar la esponja como si nada?
- No puedo, por eso no lo he hecho, tampoco fue mi intención intervenir entre ustedes. Solo quiero que ella se feliz.
- Yo también.-Dijo Sebastien.-

Urs se dejó caer en un sofá, Sebastien hizo lo propio. Entonces dijo:

- Anoche terminamos, pero no te emociones Buhler, algo me dice que es mejor dejarla sola, deja que continúe con su vida, que viva todo lo que tiene que vivir.
- Yo también lo creo…

Carlos con su típica picardía, les dijo:

- Vamos pueden estar tranquilos, nunca había conocido una chica con tantas ganas de vivir y devorar todo lo que la vida le presente, como ella.-
- ¡Carlos!- Dijeron los otros a coro.-
- Solo decía, que si yo fuera ustedes y pudiera estar con la misma mujer más de 24 horas, pues sería con esa curvilínea criatura…
- Si no quieres amanecer rapado, deja de hablar así de ella.-Gruño Urs.-

David estirándose en el sofá y mirando a sus amigos finalmente hablo:

- Creo que hay un consenso, en nombre de la relación y los momentos que ha compartido con nosotros, lo menos que debemos hacer y procurar es que ella sea feliz.

Los tres lo miraron con cara de circunstancia, cuando David se encogió de hombros. Y les respondió:

- En verdad chicos los antifaces solo te engañan en las películas…

Inmediatamente una lluvia de almohadas cayó sobre él, seguido de unas cuantas maldiciones en varios idiomas.

Así como espere en vano que Urs, volviera a buscarme para darme una explicación, asi me quede esperando desde la noche de mi cumpleaños me que Sebastien viniera, todo el resto de la semana, él no lo hizo ese día, ni ninguna noche posterior, aun recordaba el ruido del motor en marcha y cuando acelero para alejarse de mí. Desde esa noche no lo volví a ver. Era lo mejor.

Un día antes del festival, cuando todo era una locura, David y Carlos, me invitaban a almorzar con ellos, aunque los evite cuanto pude, hubo un momento en que ya no tuve más largas, finalmente acepte. Fui al restaurante concertado y cuando entre todo parecía normal, ellos me saludaron alegres con sendos besos, disfrutamos de una suculenta comida, una agradable conversación. Como hacia un día espléndido, decidimos comer en las mesas de la terraza, a la hora del postre y el café, David se disculpó un momento para ir al baño. Sentados en la sobremesa, Carlos tomaba un Anís dulce calmadamente, mientras yo atendía mi postre. De repente el español me hablo.

- Sebastien y Urs se pelearon.

Me estremecí de pies a cabeza y me atragante con el bocado, miraba a Carlos suplicante, quería saber, a la vez tenía miedo de escuchar.

- Sebastien le reclamo a Urs por el regalo y Urs se le fue encima por salir contigo siendo amigos.

Se me salieron las lágrimas, sin querer, me sentí fatal, no pude mirar a Carlos, sentía que en sus ojos castaños, solo habría recriminación, porque en el fondo todo era mi culpa. Pero contrario a mi pensamiento, Carlos tomo mi mano, le dio un apretoncito de solidaridad, para luego regresar a su copa y continuar:

- No te preocupes, las cosas no llegaron a más que palabras. No son tan salvajes, infantiles sí, pero al final lo resolvieron y nada de eso es tu culpa Malena.
- ¿Entonces de quien Carlos? Fui yo la que armo este embrollo.
- ¿Y quién puede domar al corazón? Nadie guapa… cuando la sangre se enciende, pues simplemente la seguimos, sin importarlos la razón o lo correcto.

Carlos me dio una sonrisa amistosa y me guiño un ojo. Entonces llego David y sin más con su tenedor en mano también ataco su postre, Carlos se disculpó para atender una llamada, mientras David se servía un trozo más de pastel, me pregunto si Carlos me había contado lo de Urs y Sebastien, le respondí que sí, le conté la plática que habíamos tenido.

- Yo opino igual que él, Malena no es tu culpa, la vida a veces nos pone en situaciones difíciles e imposibles, que parecen no tener solución, pero al final siempre lo hacemos, los muchachos al final han arreglado las cosas entre ellos.
- Hay David… No sé qué hice.
- Solo seguiste tu corazón. Escúchalo otra vez y él te dirá que hacer.- Sonrió David.- encontraras lo que quieras encontrar Malena.

David de repente soltó su cubierto y me miro de una forma muy seria. Entonces comprendí sus palabras.

- ¿Desde cuándo lo sabes?
- Fueron tus ojos no son nada comunes… Los mire mucho, ese día buscando su mirada. Supongo que debo darte gracias por ese consuelo.
- ¿David porque no la buscas si tanto la amas?
- Porque ella está muerta…Luego que yo la dejara por cobarde, ella enfermo, murió a los pocos meses, nunca supo cuánto la amaba. Lo arrepentido que estaba por no haber luchado por lo nuestro.

Luego de estar alegre y risueño, con los ojos luminosos, ahora su cara estaban llena de dolor y tenía los ojos arrasados en lágrimas, entonces me dijo:

- Malena si ignoras a tu corazón, la vida te lo cobrara, te lo hará pagar como a mi…
- David…
- Tu aun estas a tiempo Malena, no cometas el mismo error que yo…

Carlos regreso a la mesa. David recupero la compostura, sus ojos se asemejaron a un estanque que volvía a la calma luego de que una piedra creara honda en él. El español nos miró sucesivamente y luego soltó:

- ¿Ya le dijiste Miller?
- Aun no Carlos, te estaba esperando.

Entonces David saco de su chaqueta una tarjeta que me entrego, era una entrada VIP para su concierto, estaba a mi nombre. Según sabia el concierto era al aire libre, pero ellos explicaron que siempre se reservaban lugares especiales para ellos y que ya tenia un lugar apartado a mi nombre, para que pudiera verlos tan cerca como fuera posible, no podía perderme esa actuación. Pero la invitación servía para la fiesta exclusiva de celebración que darían los divos en el Palazo Lucern uno de los mejores hoteles de la ciudad. No estaba muy segura de usarla, pero ellos me recomendaron que lo hiciera, que debiera asistir. Me despedí de los Divos agradeciéndoles todas sus atenciones, era hora de arreglar este lio en el que sola me había metido.

Finalmente vino el tan esperado festival de Lucerna, bajo el signo de la naturaleza, como se anunciaba, en el menú principal del festival se ofrecían cerca de 30 conciertos sinfónicos y otras 60 actuaciones donde los músicos tocaban con un entusiasmo y compromiso inigualable, mientras los asistentes a los conciertos se sumergían en mundos de mágicos sonidos, muy alejados del bullicio de la vida cotidiana. Las piezas interpretadas por las soberbias sinfónicas que participaban, transportaban a los oyentes a un mundo de belleza y perfección inalcanzable, pero este festival lo hacía posible.

Pero esta noche justo a la orilla a las orillas de un idílico lago de Lucerna, junto a una de las ciudades más bellas del mundo, se estaban dando los últimos toques a la presentación de los Divos, para contribuir a celebrar el festival del sonido. Como el festival se centraba primordialmente en la fe, Il Divo salieron al escenario vestidos de regia etiqueta, junto a la sinfónica de Berlín y el magnífico coro de Lucerna, presentaron una ritualización de la Pasión según San Mateo, de Bach.

Yo era un rostro más, en primera fila, esperando verlos, sopese mucho asistir, sentía que no tenía fuerza, para ver a Urs y a Sebastien, alejados el uno del otro, durante su presentación. Pero salieron al escenario como siempre, vestidos impecablemente, en sus soberbios trajes de gran gala. Mezclando el temperamento y la fuerza de la juventud, con la experiencia de muchos años, haciendo posible darle vida a la tradición de la música. Desde el inicio el ambiente era de alegría, las dos horas de espectáculo fueron gloriosas, producto de tanto esfuerzo y ensayo, la entrega de los divos quedo de manifiesto, su actuación fue impecable, su coordinación rayaba en la perfección y sus voces parecían llenar todo el lugar, bailaba de persona en persona, enredándose en las ramas de los árboles, acariciando el agua de los lagos, para perderse por las montañas y elevarse al cielo, donde solamente ahí, podía haberse creado semejante talento.

Hasta los más escépticos que dudaron de lo poco adecuado de su presentación y que semejante pieza los sobrepasaría, alabaron esa interpretación que fue magistral, en el espectáculo sobro perfección y talento, para los que solo veían cuatro galanes, los divos demostraron que no solo eran cuatro figurines con sus seductores acentos, también su talento era inigualable. Luego de dejarlo sentado, también se dieron tiempo esta vez, no solo para emocionar a las damas; su profesionalismo, encanto y porque no, una dosis de galantería. El resultado fue que ellos desataron un éxito arrollador. Los Divos derrocharon talento y personalidad en cada rincón del escenario, no defraudó ni un instante al público. Los embelesaron de principio a fin. Para terminar siendo ovacionados por la audiencia. Conformada por hombres y mujeres de todas las edades. Uno de los momentos más emotivos para mí fue cuando se juntaron los cuatro en el escenario frente al público, David, Sebastien, Urs y Carlos, unieron sus manos como un todo y reverenciaron a la asistencia. Para mí fue un gesto maravilloso, significo para mí la expiación completa del grupo a mi interferencia. Cuando la presentación termino, los Divos atravesaron un mar de reporteros y fans, se dirigían a su tan anhelada celebración. Yo me rezague bastante al salir, creo que fui de los últimos miembros del público en abandonar el lugar, en parte quería evitar el tumulto de personas salientes, pero en el fondo sabía que intentaba retrasar lo que debía hacer, era hora de afrontar mi decisión. Decidía finalmente antes de perder el valor, me encamine hacia el Palazo Lucern.

Cuando llegue, la fiesta estaba transcurriendo como todos esperaban, ovaciones, felicitaciones, reporteros eufóricos deseando las opiniones del éxito del cuarteto. No dejaron ni un minuto en paz ni a ninguno de los Divos, que pacientemente desgranaban el éxito de la noche. Todos Los invitados estaban sobre ellos todo el tiempo con las felicitaciones y las fotos. Cuando finalmente logre entrar, David fue el primero en verme, junto a Carlos, que me saludaron alegremente. Pero apenas me pudieron dirigir un saludo y que me divirtiera como nunca, porque luego eran abrumados por un mar de gente que pedía su atención. Luego de pasearme un rato por el salón, conversar un poco con casi todas las personas del staff que me recordaban, ante todos puse mi mejor cara. Exactamente no sabía cómo o donde buscarlo, pero lo encontré, en uno de los salones más pequeños Sebastien estaba solo mirando por el balcón hacia la noche. Entreabrí las puertas, no me atrevía a entrar, entonces escuche su hermosa voz serena que me dijo:

- Pasa Malena…

Entre despacio él se volvió y me dio su mirada verde y serena, me ofreció un sillón de la habitación, yo lo ocupe y él se sentó frente a mí.

- Lo siento Sebastien.
- Lo se Malena.

Sebastien la tenía frete a él, con la seguridad de que se despedía, era lo mejor, para ambos, fue una linda fantasía la que vivieron juntos, pero fue una ilusión al fin y al cabo, recién lo había descubierto, como su plática con Urs, había aclarado las cosas entre ellos. Mirándola le dijo:

- No sabía que te gustaban los carruseles hasta que vi la caja de música de Urs.
- Siempre me han gustado, creo que son mágicos, porque en sus giros te hacen recorrer mil caminos.
- Entonces te deseo un buen viaje Malena…
- El tiempo que pase contigo, los momentos que viví a tu lado han sido de lo más feliz que me ha pasado en la vida.
- Pero no me amas…

Me sentí horrible, cuando él lo dijo en voz alta, pero era verdad y no era justo él no se merecía las migajas de nada, se merecía todo.

- Si te amo Sebastien, una parte de mí siempre lo hará…
- Una sola parte… Pero supongo que todo lo demás ama a Urs. Sonrió.

Él se levantó del sillón que ocupaba y se sentó junto a mí, tomo su mano y envolvió las mías, me apretó fuerte, yo me recosté en su hombro, lo necesitaba mucho. Sin mirarlo le dije:

- Eres el hombre más maravilloso del mundo Sebastien… quizá por eso no te merezca.

Finalmente Sebastien se separó de mí, deposito un beso en mi frente y se marchó.
Quiero creer que quedamos como amigos, nos despedimos con un abrazo. Salí de la fiesta dispuesta a volver caminando a mi casa, necesitaba sentir el aire frio golpeándome el rostro y refrescando mi vida. Cuando había dado unos pasos, vi a Urs caminar hacia mí, cuando estuvimos cerca en la banqueta, el me hablo.

- Hola Malena, me saludo.
- Hola Urs ¿Qué haces acá? No deberías estar celebrando.
- Me entere de lo que paso con Sebastien y bueno quería saber si estás bien.
- Estoy bien gracias.
- Yo… te juro, desearía que ustedes arreglen las cosas.
- Gracias Urs.
- Es que… no quiero que sufras Malena.
- No te preocupes Urs, estaré bien.
Sabía que no era el fin de la conversación, él tenía las manos dentro de su saco, lo hacía cuando estaba nervioso, igual que mirar en todas direcciones cuando quería decir algo difícil. Entonces siguió:

- Yo tenía miedo Malena, tanto miedo de amarte, toda mi vida he estado evitando entregarme por completo, por miedo a sufrir. Pero tú entraste a mi vida, con tus enormes ojos, rompiendo barreras, llegando hasta mi corazón. Te alojaste en él. Ahora que ya no te tengo, estoy igual que el león herido.

No pude evitar sentir ternura con esas palabras. Pero le respondí:

- Yo sé que vas a restañar tus heridas Urs, como yo las mías.-

Entonces él se despidió de mí con una sonrisa y yo partí hacia la noche, sola.
avatar
palomita de papel
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : San Salvador

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.