Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 60-61
Sáb Dic 09, 2017 3:17 pm por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 64
Vie Dic 08, 2017 3:39 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


EL DIBUJO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL DIBUJO

Mensaje por palomita de papel el Vie Ago 26, 2016 4:17 pm

Me quede paralizada al escuchar la noticia, no podía dar crédito, a lo que oía, era imposible para mi, pero a la vez era tan posible, aunque cada vez que una parte de mi comenzaba a aceptarlo, la otra se negaba con mas fuerza, aun aferrándose a la idea de que todo era una vil broma. Hoy que iba a ser un dia especial, termino siendo el peor de todos, pude haber soportado reclamos de su parte, gritos y muchas cosas mas, pero no esto, esto era algo que no me esperaba y con lo que nunca imagine tendría que lidiar, por lo menos no tan pronto.

- Ely tengo que ir a arreglar las cosas necesarias, dijo Sebastien levantándose de su asiento.

Lo mire por unos segundos, nuestras miradas se conectaron y se compadecían del otro, él también estaba sufriendo, tanto como yo, todos ellos.

- Ely ve, me etendio la mano, yo la tome temblorosa.

Pensé que caminaríamos, pero en lugar de eso me abrazo a su cuerpo, en un fuerte abrazo, no sabia porque, entonces estalle en llanto en sus brazos.

- ¿Por qué Sebastien? ¿Por qué paso? Grite al borde de la locura.

Ya no pude contenerme y deje salir todo el dolor, aferrarme más a el, necesitaba este momento, que alguien me dijera que era una broma, una mentira, una pesadilla y luego despertaría. Para verlo, solo para verlo una vez más. Sus hermosos ojos grises iban a hacerme mucha falta, su carácter taciturno y melancólico, sus comentarios, su hermosa y contagiosa risa, sus tiernas caricias, su olor a loción, cuero y aceite de motor, las caricias y los te amo que me hacían feliz día con día, ya no iban a estar, sus fuertes brazos no me iban a estrechar fuertemente, la cama iba a estar fría y vacía, no habría más noches donde los demostraríamos cuanto los queríamos. Iba a extrañar sus defectos y cada una de sus virtudes, quería tener eso una vez más. Entonces empecé a caminar, dejando ahí a Sebastien, quería ir donde el estaba, quería verlo, quería asegurarme por mi misma que era cierto todo, con la esperanza de que estuviera sentado junto a su motocicleta, silbando una tonadilla mientras la reparaba, como siempre hacia.

- ¿A donde vas? David se movió yendo a mi lado.
- Necesito verlo, dije temblorosa.
- No Ely, te hará daño verlo así. Me tomo del brazo impidiendo que siguiera avanzando.

Me solté bruscamente y camine hasta el lugar del accidente, David intento detenerme, pero Carlos se lo impidió con un gesto. No quería pelear con ellos, solo quería estar con él y que ellos lo entendieran. Con cada paso, sentía como mi corazón subía hasta mi garganta, desde que me dieron la terrible noticia no lo había visto, no había tenido suficiente valor para hacerlo, la carretera que antes parecía enorme, ahora se me hacía muy, muy pequeña.
En cuento estuve parada frente al vehículo atravesado, me quede parada frente a lo que parecía el auto mas enorme del mundo. Pasaron minutos, horas, segundos, no se, finalmente logré caminar, mientras mi pecho subia y bajaba audiblemente, entonces lo vi, trozo de vidrio roto, pedazos de vehículos por todas partes. Algunos papeles y aceite y quizá agua, formaban ojos inmóviles y acuosos en el pavimento, era horrible aquello. Por instinto mi mirada se fue directo a buscar la Harley Davidson. Mis ojos se llenaron de lágrimas de forma instantánea, Urs estaba tendido sobre el pavimento completamente inmóvil, aun tenia la esperanza de que su pecho subiera y bajara por su respiración, pero no era así, el ya no respiraba, su piel estaba un tono mas blanca de lo normal, sus ojos cerrados. Me acerque lentamente a el, mis piernas temblaban y ahogada en jadeos. Como pude me sente a su lado, observándolo, un hilo de sangre apenas visible, bajaba por su frente, con mi índice sintiendo su piel fría y dura, pase lentamente mi dedo barriendo la sangre con el, no pude evitar sollozar ante eso, su rostro entonces quedo tan tranquilo, se le notaba de los relajado, sin preocupaciones.

Acerque mis manos temblorosas a su rostro, marcando sus facciones tiernamente, quería tocarlo, tenía algo de hojas y tierra en su chaqueta de cuero, algunos cortes en sus brazos y manos, ese aspecto no era digno de él, debían verlo como lo que era, como vivió, un gran hombre. Saque de mi bolsa unos pañuelos húmedos, limpie su hermosa faz, sus manos, brazos y ropa, tan delicadamente como si tuviera miedo a lastimarlo, aunque sabía que no era posible. Pero aun así quería seguir tratándolo con delicadeza. En cuanto termine de asearlo, viéndolo tan bello, no pude evitar evocar las veces que me aferre a esa misma chaqueta en la parte trasera de su motocicleta, cuando paseábamos juntos, todas la veces que lo hicimos, aparte mis ojos un instante, tratando e alejar aquellas hermosas, pero ahora dolorosas imágenes.

- ¿Estas bien? Pregunto Sebastien a mis espaldas.
- Debo estarlo, solloce sentándome junto a Urs, acariciando su cabello suavemente.

Tras de él, escuche los suspiros callados de David y Carlos, era evidente la tensión en el ambiente, ninguno sabía que más hacer o que decir. Finalmente, Sebastien dijo algo que me hizo volver rápidamente.

- Tienen que llevárselo Ely…

Las lágrimas inundaron mis ojos, por instinto me arroje sobre el pecho de Urs, abrazándolo por los costados, tratando de retenerlo, Sebastien se acercó a mi espalda, me tomo de los brazos, mientras me frotaba con sus manos.

- Sabes que no le hará bien que tu estés así, puede sentirlo…

Lo mire sorprendida, no podía creer lo que había dicho, nadie lo sabía, ni siquiera Urs. Pero el seguía mirándome y acomodando mi cabello tras las orejas.

- ¿Como lo sabes?
- No importa, ahora deja que se lo lleven Ely, es necesario.

Me aparto del todo, mientras un par de hombres se acercaban a el. Me alejo del lugar, para llevarme junto a David, que me paso el brazo por los hombros, mientras hablaba por teléfono, no sabia con quien, tampoco me interesaba. Luego de lo que parecio una eternidad, David dijo:

- Todo listo, mañana será el sepelio…

Las lágrimas entonces se abrieron en mis ojos como una válvula con fuga, llorar era lo único que podía hacer en ese instante.

- Estamos aquí reunidos… para despedir a Urs Toni Buhler, un hombre que vivió al máximo su vida, que cosecho todos los éxitos posibles, que amo intensamente su arte como los seres que lo rodeaban…

Eso ya era decir mucho pensé, ya que él era un ojo alegre nato. Mientras se desarrollaba el sermón, pase mis ojos por todo el lugar, una infinidad de personas estaban presentes en el funeral, Tanya, quien se acercó a mi, me abrazo dándome el pésame y viceversa, no me sorprendía que estuviera aquí con Billye, después de todo Urs era su padre, sorprendida hubiera estado de que no viniera, incluso Kelly vino, pero se limitó a darme un asentamiento con la cabeza de forma lejana. La entendía fui yo quien le arrebato al que creyó el príncipe de su cuento de hadas, de no ser por mí, quizá ellos hubieran culminado su boda, ella no se hubiera quedado con todo listo, prácticamente plantada a las puertas del altar. Pero Urs a pesar de todo, de las distancias y tantas cosas que nos separaban, me había jurado que yo era el amor de su vida, tantas veces que lo rechace por mis dudas, tratando de olvidar lo que me hacía sentir, dedicándome a mis obras de caridad. A pesar que no hice nada por separarlos, me siento culpable, ya que mi felicidad se basó en el dolor de alguien. Urs siempre intentaba calmarme diciéndome que de lo único que yo era responsable en ese momento, era del amor que sentía por mí, que sintió desde años atrás cuando nos conocimos, siempre, a pesar de mis múltiples rechazos.

- Señora Buhler ¿Quiere decir algunas palabras? Dijo el oficiante, sacándome de mis pensamientos.

Asentí, mientras sentía las miradas de todos y todas, sobre mí, llenas de lastima. Subí como pude y dije:

- Solo quiero decir que, aunque no conozco a la mayoría de ustedes, les agradezco su presencia. No se que valor tenían Urs en sus vidas, pero me alegra que lo suficiente para venir a decirle adiós… Urs fue un hombre como ninguno y con cualquiera, un gran amigo, padre, hermano e interprete. Una gran pareja que siempre te escuchaba y luchaba por hacerte feliz. Si hay algo de lo que me arrepiento ahora, es no haberle dicho antes que iba a ser padre de nuevo, el hubiera vuelto a ser un gran padre…

Renee y Sarah en primera fila, sollozaron, mientras los demás divos bajaban la mirada, todos estaban sorprendidos, menos Sebastien, porque nadie ni siquiera yo lo esperaba. Fue un pequeño milagro, volví al lado de los chicos, ahora fue Carlos quien me abrazo fuertemente. Hasta que finalmente, luego de varias aportaciones, el féretro fue bajando lentamente hacia la que sería su última morada, no pude evitar volver a llorar.

Cuatro años después…

De rodillas frente a la tumba, mientras cambiaba las flores marchitas por unas nuevas de muchos colores, hablaba con el.

- Sabes aun me duele que no estés conmigo, dije derramando algunas lágrimas, nuestro hijo es idéntico a ti, en todos los sentidos, le gustan, las guitarras, la música, las motos, las niñas… igual que a su padre dicen todos. Sus ojos son tan grises como los tuyos, su cabello igual de negro. David dice que eres tú en versión de bolsillo. Estoy segura que hubieses sido el mejor padre para él. Sus tíos divos lo consienten y lo quieren muchos, ya lo sabes, Urs es un niño muy afortunado y listo, a veces entra a tu estudio y dice que el vivirá ahí, cuando sea grande. No deja que nadie toque tus guitarras, porque dice que son suyas, cuando Sebastien o David quieren hacerlo. Si Carlos ojea tus álbumes, lo obliga a devolverlos, porque le dice que los descompondrá. Sé que a pesar que no sabías de su existencia lo hubieras querido tanto.

Entonces una ligera ráfaga de viento me envolvió por completo, me hizo sentir bien, como si de ceirta manera era Urs quien me abrazaba.

- Mami, gritaba Urs mientras corría hacia mí, abrazando mis piernas.

Detrás Carlos venia sonriendo. Mientras Sebastien y David peleaban por las llaves del auto.

- Mami tio David me dejo estacionar el auto.
- Lo hizo muy bien, debes tener cuidado que no se escape por las noches, decía el sujetando la cabeza de Sebastien con una llave.
- Estas loco, es un niño. Chillaba Sebastien.

Carlos y yo reimos, el cargo al niño alejándolo de la escaramuza, mientras me preguntaba:

- ¿Estas bien Ely?
- Si…

Era imposible estar compeltamente bien, eran cuatro años sin el amor de mi vida a mi lado. Con su recuerdo vivo en mi mente y corazón siempre. Entonces le dije al niño:

- Urs, pon tu cartita sobre la tumba de papa.

Carlos bajo a Ursi y este saco de su pantalón un papel doblado, al desdoblarlo, intento plisarlo un poco, pude ver un hombre dibujado, o eso parecía, que sostenía una guitarra y en la espalda algo que se asemejaba a alas. Lo coloco con cuidado sobre la tumba, pegándolo dificultosamente con trocitos de cinta adesiva que los otros divos le daban. Cuando termino me ofrecio sus brasitos, entonces lo cargue, Urs me miro y dijo:

- Papi dice que te ama mami… que no debes seguir llorando.

Mire sus ojitos grises cuando me dijo eso, era como ver a Urs a travez de los ojos de nuestro hijo, luego el niño me dio un beso en los labios y me dijo:

- Papi también dice que te diera un beso.

No pude evitar derramar más lágrimas, por lo que me decía, lo abrace fuertemente, mientras los chicos cada uno deposito la mano en la lápida, cerrando los ojos intensamente, cuando terminaron, yo le di una última mirada a la tumba y sonriendo dije:

- Vamos a casa Ursi…
avatar
palomita de papel
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : San Salvador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.