Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 60-61
Sáb Dic 09, 2017 3:17 pm por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 64
Vie Dic 08, 2017 3:39 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


ESPOSO MIO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

ESPOSO MIO

Mensaje por palomita de papel el Vie Ago 26, 2016 4:24 pm

La especie humana mientras los desarrollamos, atravesamos una etapa conocida por su rudeza y crueldad, donde solo el más apto sobrevive, esta etapa conocida como “El Colegio” fue el lugar donde lo conocí. Parecía tan tranquilo cuando lo vi entrar al salón por primera vez, se veía como mis amigos y yo, pero había algo en el “ese no sé qué” quizá sus grandes ojos azules, su cabello rubio o que era más alto que todos nosotros, debía ser eso que lo hacía ver tan interesante. Se acercó al escritorio de la profesora, esta le ordeno que se sentara y era todo, se sentó en el primer banco cerca de la puerta, mejor tenía una mejor vista de él. Mientras la dictadora pasaba lista, uno a uno respondíamos al llamado de nuestro nombre, el chico nuevo se dedicaba a garabatear en su cuaderno, pero la maestra termino y nunca supe su nombre, él no se presentó. ¿Quién era?

- ¡Ester!¡Ester! Sebastien me daba codazos para llamar mi atención.
- ¿Qué quieres cangrejo?

Grite tan fuerte que la “dictadora” osea la maestra me volvió a ver, Sebastien se rio, Carlos lo secundo y hasta Urs, se reía. Incluso el chico nuevo, tenía para mí una mirada de ¿rabia? ¡Y esa mirada! Justo en ese momento sonó el timbre del receso, todos salimos como animales descarriados, mientras merendábamos, empezamos.

- ¿Qué te pasaba Ester? Pregunto Sebastien.
- Nada…
- Se enamoró de “la carne fresca” ósea el chico nuevo, se burló Carlos.
- Solo veía que se había puesto media libra de manteca más que tú en ese copete Marin. Respondí ante las carcajadas de Urs y Sebastien.
- ¿Entonces porque lo mirabas tanto? Pregunto Urs.
- ¡Disculpen no sabía que el chico nuevo, fuera de ustedes!

Mientras ellos se partían de risa. Yo solo pensaba cuantos golpes necesitaría de mi botella de jugo plástica para matar a mis tres mejores amigos. Por suerte el timbre sonó nuevamente, así que mientras ellos entraban, empujándose unos con otros, aproveche para ir donde quería hacerlo.

- He, un segundo, ya vuelvo.
- Ester ¿A dónde vas? Preguntaba Sebastien.
- ¡Al baño! ¿Acaso quieres acompañarme? Pregunte con mis brazos en jarras.
- No, no, es solo que no hemos avanzado nada en el trabajo, ni en el primer punto, no te rastrases… dijo Sebastien tan rojo, que parecía un verdadero cangrejo a la plancha.

Corrí al baño, entonces, choque contra un edificio andante. Rebote hasta el suelo, y como el piso estaba mojado, me caí otra vez. Entonces alguien dijo, con voz calma:

- ¿Que no te fijas donde caminas?
- No estaba caminando, estaba corriendo, decía mientras me refregaba las pompas, me dolían de tanto caerme.

Me levanté aun sobándome, cuando vi frente a mí, el chico nuevo, ¿Carne fresca? ¡puro lomo fino! Basta Ester, basta… vi que había tirado algo, intenté ayudarlo, pero fue más rápido, luego se fue sin decir nada más. Me quede viéndolo marchar, será esa altura lo que me llama la atención, debió ser eso. Entonces recordé porque estaba ahí, entonces pise algo, un cuaderno, lo levante y lo oje un poco, tenía dibujos, garabatos, unas páginas dobladas con escalas musicales. Luego vi la tapa tenia escrito ¿!ESTER¡? ¿Por qué el chico nuevo tenía mi nombre escrito en su cuaderno? Ah, como sea, encontré su nombre escrito, o eso parecía: DAVID. Al final terminé olvidando el baño, recorde las clases y corrí al salón. Llegue justo cuando el chico nuevo, David, se iba a presentar ante la clase, pero antes de entrar escondí su cuaderno entre mi sudadera, claro que iba a devolvérselo, pero cuando él se acuerde. Otra vez esa mirada asesina de la maestra contra mi, por suerte no dijo nada, pude irme a sentar de nuevo a mi lugar.

Entonces la maestra molesta por mi retraso, puso una tarea corta, media hora después, estaba de los nervios, la maestra no le daba la gana presentar al Rubiecito frente a todos. Me refiero a David o como se llame, le puse ese apodo, porque, pues le queda bien, corazoncito… basta Ester. Estuve a punto de pedir permiso para ir al baño, y escaparme por ahí como suelo hacer, pero entonces vi, que David escribía algo en su cuaderno, me pregunte que seria, pero la risa sofocada de Sebatien, Carlos y Urs llamo mi atención. Me les acerque lo suficiente, de seguro hablaríamos de algo gracioso.

- ¿De qué se ríen? Pregunte.
- Nada, discutimos los nombres de nuestro grupo, dijo Urs.
- Sebastien quiere que seamos “Los Cangrejitos” se rio Carlos.
- No es verdad, reposto Sebastien, muy colorado.
- ¿puedo ver los nombres? Extendí mi mano, pidiendo la lista.
- No, dijo Marin, esto es solo para los miembros…

Acaban de hacerme eso, trio de cotorras afónicas, me enviaron a la Ignore zone. Bien mi mano quedo colgada junto con mi dignidad, pero me las pagarían, me haría la interesante. Saque el cuaderno y lo ojee de nuevo. Solo pasaba hojas, para que me vieran y me prestarán atención, pero luego empecé a leerlo en serio. Tenia frases algo raras, que hablaba de risos negros, ojos almendrados, se notaba que habia arrancado varias hojas, al final estaba de nuevo mi nombre, ESTER, pero tachado violentamente con una lapicera roja. Creo que no le agrado para nada al nuevo.

- ¿Qué estás leyendo Ester? Pregunto Carlos.

We, cayeron en mi trampa. Cerré el cuaderno y lo oculte bajo mi ropa.

- ¿Qué tienes ahí? ¿Por qué no lo muestras? Cabeceaba Sebastien curioso.
- ¿Sebastien quieres ver lo que tengo oculto…?
- No me negaría… ¡No, si, pero no, no dije que eso! Se justificaba Sebastien, al darse cuenta de mi doble sentido.

Urs, Carlos y yo reímos, y todos los que estaban cerca, entonces la maestra dijo:

- ¡Si se ríen tanto, es porque ya terminaron la tarea! La vieja exploto y empezó a recoger las hojas.
- ¡Chanfle y ahora quien podrá ayudarme! ¡Sebastien la tarea!
- No te la dare Ester, es MI tarea, decía en un puchero.
- Vamos soy tu compañera, tu mejor amiga, tu fiel cómplice, solo por medio mar no soy tu hermana…

No tenía nada, rogué y suplique a Sebastien, que no quería compartirla, por la reciente broma, finalmente lo soborne con un par de Magdalenas para el lunch y me la presto, inocente, ya me las había comido, pero sentiría remordimientos en otro momento. Intentaba copiar lo más rápido posible. Pero la vieja me la quito antes que pudiera copiarlo todo. Así que la hoja no servía para nada. La vieja empezó a regañarme, pero a estas alturas ya no me afectaba, se enfadaba, me regañaba y se olvidaba. Entonces siguió:

- Atencion chicos, haremos un cambio, porque hay ciertos CHIC@S que no hacen nada, más que aprovecharse de sus compañeros. Haremos un nuevo trabajo, elijan sus parejas, trabajaran juntos todo el año.

Con eso todos empezaron a correr por el salón buscando la suya, yo estaba a punto de treparme en Sebastien literalmente, pero el había corrido lejos de mí, y se aferraba a Urs, como un chango homicida, es más Urs se estaba poniendo de un tono azuloso, que seguramente necesitaría oxígeno. De Carlos ni preguntar, estaba en similar situación que Sebastien solo que sobre una niña rubia.

- ¿Sebastien no quieres ser mi pareja (sonaba a propuesta matrimonial)?
- No, me quedo con Urs…
- Vamos, dime que si… Hasta le tome la mano y le sonreía, si tuviera una sortija, estaría de rodillas.
- No, me quedo con él, dijo Sebastien al tiempo que revolvía el cabello de Urs, que a esas alturas ya estaba resignado o inconsciente.
- ¿Qué? Esto es traición, creí que nos amábamos Sebastien.
- Lo siento Ester la gente cambia, respondió dignamente el

Está bien, gracias a que me había aprovechado del francés más de lo políticamente correcto, tenía razón de estar molesto, pero que clase de amiga seria si no le hago Bullyng. Bien como estaba soltera, ya que Carlos, Urs y Sebastien no querían ser mis “maridos”, me preguntaba quien querría casarse conmigo. Todas las parejas estaban formadas y yo seguía sola. Esta maestra me odia.
- Bien maestra todos tienen pareja y yo estoy sola ¿Feliz?
- ¿Todos tienen pareja ya? Pregunto ella, con ojos de buitre.

Nadie respondía, así que sería una forever alone… entonces una linda vocecita dijo tímidamente:

- Yo no tengo compañero…
- Bien Ester, ahí tienes a tu compañero.

Cuando me volví, vi al rubiecito, ¡NO!, definitivamente esta mujer tiene algo contra mía, el venia caminando hacia mí, entonces la maestra nos llamó a su escritorio.

- Disculpa ¿Cómo te llamas muchacho?
- David Miller

Vaya el rubio se llama David Miller, Dios ame su voz cuando lo dijo, quieta Ester, quieta. Pero como sea ella así nos anotó: “David Miller-Ester Cuenca” se veían tan lindo juntos…

- ¡Maestra encierre nuestros nombres en un corazón!
- ¿Qué dijiste Ester?
- Nada maestra, no podía creer que había dicho eso en voz alta.

Bueno mi emoción era lógica, David y yo nos acabábamos de “casar”. Pero aun así estaba demasiado tonta, mire a David y el estaba sonrojado, evitando mirarme ¿Sería posible que yo e provocara odio y cariño a la vez? Eso es Ester, eres una campeona, me dije a mi misma, mientras sonreía, ahora si descubriría que era ese “no seque” que lo hacía interesante.

- Bien vayan a sentarse en el último banco, por el momento nada, mañana iniciaremos, ordeno la profe.

Tome a David del brazo y lo obligue a caminar a mi lado, justo en el medio del salón hasta nuestros asientos, ya ahí rompió el silencio:

- ¿Por qué lo dijiste?
- ¿Decir que?
- ¿Lo del corazón y nuestros nombres? ¿Q-que significa? Pregunto evitando el contacto visual conmigo.
- Nada, no es nada. Dije con una sonrisa seductora ¿Que acaso quiero seducirlo?
- Ha, ok, dijo David concentrándose en su cuaderno.

Me hizo preguntarme cuantos cuadernos tenia, y recordé que aún tenía su pequeño diario intimo conmigo, como hacer para devolvérselo, lo haría en el receso. Ratos después estaba aburriéndome again… así que rompí el hielo.
- Oye David ¿Puedo llamarte “esposo mío”? le sonreí, y se alejó confundido.
- ¿Q-que dijiste?
- Que, si puedo llamarte David, aunque alguien tan alto como tu debería llamarse Goliat, dije, mientras él sonreía, realmente me gustaba molestarlo y hacerlo reír.
- Si lo que quieras ester, oye, ¿Qué tienes ahí?

Eso ultimo lo pregunto mirando hacia abajo, ¿David acaso estaba viendo mis piernas? No, su cuaderno sobresalía de mi ropa, estaba viendo su cuaderno.

- ¡No es nada!
- Se parece a mí cuaderno…
- Estas confundido…
- ¡Es mi cuaderno! Insistió el, su carita de enojo me mato, sus mejillas rojas eran tan lindas…
- ¿Así que tu tenías mi cuaderno? Dijo alzando la voz.
- Tranquilo David no es lo que parece…
- ¿Leíste algo? Más vale que no…
- ¡Primer día de casados y ya me ocultas cosas David! Lo siento no puedo tomarte en serio, menos con ese sonrojo.
- ¡N-no me importa! ¡devuélvemelo!
- Primero tendrás que quitármelo, dije victoriosa, ocultando aún más el cuaderno dentro de mis prendas, cerrando el cierre de mi sudadera. Él no se atrevería a meter sus manos en mí.

De repente David se abalanzo sobre mí, intentando abrir el cierre, tratando de quitármelo, resulto ser un pervertido. Como resultado caímos al piso, en medio del forcejeo, antes que me diera cuenta tome un libro, de varios que cayeron al piso con nosotros y lo golpee con él. Por un momento, un par de manos me levantaron del piso y me sujetaron, era Carlos, al tiempo que Urs y Sebastien contenían a David.

- Está bien, está bien, voy a calmarme. Dije.

¡We! Carlos se la creyó, no bien me habían soltado, cuando me apodere de un “Algebra de Baldor” y lo descargue sobre él, “lo siento esposo mío” pero debes aprender quien manda en este matrimonio. En el último amago David sujeto el libro con una mano, lo levanto por el aire, a mi junto con ella, y como quien sacude el polvo de un trapo, lo sacudió y me hizo soltarlo. Al mismo tiempo que una voz grito:

- ¡¡¡SUFICIENTE!!! USTEDES DOS A LA OFICINA DEL DIRECTOR ¡¡¡AHORA!!! Los ojos de la profesora parecían llamas de fuego.

Al final obedecimos y salimos camino a la oficina del director, el rubio se veía nervioso, quizá era su primera vez castigado. Yo ya estaba acostumbrada. Entonces vi un cardenal en su cabeza ¿Lo había golpeado tan fuerte? Me acerqué y le dije:

- Lo siento, déjame ayudarte.
- No es nada…

Entonces saque mi pañoleta la humedecí en un lavabo del pasillo y la coloque en el golpe en su cabeza. ¿David puedes odiarme más de lo que ya me odias? Gemí internamente.

- Lo siento… dije.
- No importa Ester, yo no debí…
- No, yo, no quería que pensaras que era una fisgona.
- Yo… me dio vergüenza que vieras tu nombre escrito por todas las hojas.

Una gran sonrisa afloro en mi cara, no pude evitarlo, entonces tome a David del brazo y lo conduje a la enfermería, él no se opuso, yo no pude evitarlo, era mi esposo, desde ahora lo cuidaría como tal.

Llegamos a la enfermeria y la amable anciana, que bien pudo haberse titulado y nacido en la era del rabano, lo trato con lenta premura y algo de hielo, David sentado en la camilla me miraba y decia:

- Te dije que no era necesario Ester.
- Que tal si es grabe, si hay fractura, contusión, hemorragia, un tumor?

Hablaba por hablar, no sabia que decia, solo veía como David reía con cada cosa que decia, absorbia cada movimiento de sus labios, cada vez que dibujaba una sonrisa, sabia que si un dia pudiera acatar ordenes, serian unicamente la que esos labios dijeran. Entonces David la miro a los ojos, fue un momento tierno. Yo observando sus labios, el inspeccionando mis ojos, dejándonos llevar por el momento.

- Ester me estas escuchando?

Si David, yo tambien creo en los Aliens y la vida inteligente en otro planeta...

- Si claro... respondí algo tonta aun concentrada en sus labios.

Creo que el podia percibir mi respiracion agitada, no sabia que responder, porque no sabia ni que me habia preguntado, solo supe que David lentamente bajo su rostro a unos escasos militros del mio. Dios por favor si no me muero en este momento, dejare la escuela, me volvere budista y construire templos por todo el mundo... Entonces nuestros labios chocaron gracias a que casi se cae de la camilla. Luego se separo de mi un poco incomodo y volvio a sentarse. Yo estaba !wow! Pero luego el rio y dijo:

- Tambien funciona...
- Funciona que? Pregunte.
- Que este chichon es de los que mama curaba con un beso...

Vaya, era m3nos bobo de lo que crei, a tal punto de mandarme indirectas y encima que yo las entienda. El se acomodo en la camilla y luego dijo:

- Entonces, que tal con la tarea?
- ha bien, probable repetiremos o se la copiare a Sebastien como siempre...
- Ester ya no eres una cría para actuar asi...
- Y cuantos años tienes tu David? Que maduro saliste....
- Pues lo soy y que hago con un niña como tu, sonrió el.

Tal como lo esperaba, anhelaba y soñaba, David tomo mi rostro y beso mis labios, fue un beso delicado, me temblaron las piernas, fue una sensación dificil de explicar, algo inefable.

- "Un no se que"... que si se que. Murmure sonrojada.

David se limito a reir como foca con trastorno mental, yo lo imite. Entonces llego la enfermera y claro nos echo a los dos, salimos corriendo de la enfermeria tomados de la mano. Muy juntos, sin decir nada, cada paso que dabamos, lo dabamos a la par, cada movimiento que hacia uno, el otro lo complementaba, como un rompecabezas perfecto, porque un rompecabezas se completaba con piezas distintas. No necesitabamos palabras para expresar el momento, David y yo nos entendiamos perfectamente. Yo lo necesitaba, el me necesitaba. Dos chicos enamorados.
avatar
palomita de papel
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : San Salvador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.