Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 60-61
Sáb Dic 09, 2017 3:17 pm por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 64
Vie Dic 08, 2017 3:39 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


LA RUTINA

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA RUTINA

Mensaje por palomita de papel el Vie Ago 26, 2016 4:38 pm

A mi relativa corta edad, mi vida es muy monótona y vacia, que jamas nada pasa en ella. Es levantarme, trabajar como recepcionista, ir a casa y dormir, todos los días y es realmente cansado. Solo de vez en cuando salía con mi amiga Ester y eso de vez en cuando, gracias a su apretada agenda, no era muy seguido. Siempre espero que algo pase, lo mas minimo, algo que cambie mi dia, que haga la excepción, pero no…

- Hola Karla, saludaba David, el simpático, altisimo y laborioso botones.
- Hola David.

Nuestro Gerente, el señor Buhler, asomo por las puertas laterales en su acostumbrada revista matutina. David prácticamente se puso firme a su paso, el venia todos los días sin falta, a la misma hora como relojito suizo, pasando revista de cada detalle del hotel, se paro frente a mi y dijo:

- Buenos dias Señorita Karla y Señor David.
- Buenos dias señor, respondimos a un tiempo.
- No necesito decirles que este hotel se alimenta de imagen y el buen servicio, no quiero una sola arruga en ningun traje, no quiero una sola mota de polvo sobre los muebles y las alfombras deben estar peinadas.
- No señor... respondimos nuevamente.

Continuo dando muchas indicaciones sobre como cuidar de su precioso hotel, era tan joven como listo, tan educado como estricto y tan guapo como imperturbable… pero en fin el “General” como le decíamos todos, paso de largo, sin novedad, todos volvimos a respirar y a nuestras tareas. Entonces David se acerco a mi y dijo:

- ¿Karla lista para otro interesantísimo dia en el hotel?

Le lance mi mejor mirada asesina, David solo se reia de mi. Entonces se disculpo.

- Hu, bueno no me mates, era solo una bromilla inocente.
- Lo siento David. Es que no sabes lo mas de aburrido que es esto, es el colmo de hacer chistes acerca de la diversión…

David entonces solo alzo sus hombros en un:” que se puede hacer…”. Después de eso pase el dia mas que solitario y aburrido. Ya casi era hora de irme, si acaso me quedaba tiempo para atender a una persona mas, y asi fue, alguien entro por la puerta principal, un tipo, fuerte y bastante atractivo, jamas habia visto a alguien como el, parecía una visión, una que todas las mujeres desean, camino con tanta masculinidad hasta quedar frente a mi.

- Buenas noches…

Me perdi en su increíble mirada, sus ojos eran realmente hiponotizantes, David me golpeo levemente con el codo, al ver que no respondo.

- Oh, si, ejem ¿En que podemos ayudarle?

Rie en una leve y seductora, media sonrisa, seguro burlándose de mi torpe reacción.

- Una habitación por favor.
- Oh, si, claro. Escriba sus datos en esta hoja por favor.

Le doy un formulario y un bolígrafo. Los toma, sus manos y su voz, son tan varoniles, como todo el.

- Aquí tiene señorita, dijo devolviéndome el formulario.
- Si, emmm, su habitacion es la 209, dije entregándole la tarjeta de seguridad, que tomo muy amablemente.
- Gracias y hasta luego Karla, dijo leyendo mi gafete.

Se fue con una sonrisa tan seductora, que no podia creer que un hombre asi existiera. Cuando entro al elevador me quede pensando en silencio recordando su hermosa voz.

- Uyyyyy alguien se enamoro. Dijo David en tono burlon sacándome de mi hipnosis.
- Claro que no… no seas tonto.
- Pero si hasta nerviosa te puso el tipo ese, mira, hasta sudando estas…

Toco mi frente y es verdad, tiene una leve capa de humedad.

- Ay, es que hace calor, mi turno termino, me voy.

David se rio, tome la hoja para archivarla y leo su nombre Carlos… llegue a mi casa, me quite el uniforme y el sostén, tan liberador, tome una ducha rápida y me aliste para cenar. Cuando llego un mensaje a mi móvil.

“ Karla amiga, hermana del alma ¿Qué tal te va? se que mañana es tu dia libre, que tal si vamos de compras y a desayunar a ese lugar que tanto te gusta”
“ Claro que si Ester, al fin podemos tener un dia de chicas, te extrañaba”

Estaba emocionada, hace mucho que no nos veíamos, acordamos hora y eso era todo, una tortilla de patata despues, estaba recostada en mi cama. Pero cada vez que cerraba los ojos, una hipnotica mirada aparecia ante mi, esa seductora sonrisa, casi podía escuchar de nueso esa grave voz diciendo mi nombre. Entonces me reprendi a mi misma por esos pensamientos, probablemente nunca vuelva a ver al tipo ese. Entonces luche hasta dormir. Al dia siguiente me desperté temprano, di una rutina de gimnasia, luego me puse mi ropa casual y Sali a verme con mi amiga, adoro mis días libres, puedo relajarme y vestirme con mis jeans, camisa holgada, pelo suelo y poco maquillaje, en el trayecto a “El cangrejo feliz” de vez en cuando el, Carlos, trataba de entrar a mi cabeza, pero lo alejaba de inmediato, no entendia como podía afectarme tanto. En el camino al restaurante, que queda bastante cerca del hotel, y que fue por eso que lo conoci y me enamore de su comida, Ester y yo venimos cada vez que podemos. Como siempre llegue yo primero. El chef, Sebastien, que era el dueño también, atendia personalmente a todos los comesales. Cuando entre, me saludo amablemente y me condujo a mi mesa preferida, pero lo vi hacer un puchero. Cuando unos clientes se retiraban.

- ¿Qué pasa Monsieur? Pregunto mientras me daba la carta.
- Clientes insatisfechos mademoiselle… ¡puedes creer que se molestaron porque aca no servimos cangrejos!

No pude evitar reir ante su comentario, especialmente porque el lo decía como si fuera lo mas natural del mundo.

- Es que maestro, no puede poner un nombre como “El cangrejo feliz” sin esperar que la gente no venga a ordenarlos. Respondi aguantando la risa.
- ¡Pero sherry! Por eso el cangrejo es feliz, porque aquí no los comemos…

Aguante la risa hasta que el se retiro, Sebastien era el mas bello y mejor chef del mundo, pero era como un niño. Entonces Ester llego, con una gran sonrisa y un fuerte abrazo. Se sento frente a mi y minutos despues ya estábamos al dia, entonces ella me pregunto:

- ¿Y tu que me cuentas?

A punto de responder, algo en la puerta robo mi atención, inmediatamente, era el, acababa de entrar. Carlos, se veía bellísimo con un elegante traje casual, en tono gris.

- ¿Qué pasa Karla? Pregunto mi amiga, al tiempo que miraba en dirección donde yo estaba perdida.

Justo en ese momento nuestras miradas se cruzaron, Carlos me mira y sonríe, ¿Acaso me recuerda? Entonces Ester exclama:

- ¡Dios ese es lo que yo llamo un tipo atractivo! Y viene hacia aca… ¿Lo cono…?
- Hola Karla… dijo e interrumpiendo a mi amiga.

Esta frente a nosotras, se ve mejor a la luz del dia, es tan endemoniadamente sexy.

- H-hola…
- Carlos, Carlos Marin.

Se presento a nosotras galantemente, incluso beso la mano de mi amiga y la mia, que a Dios gracias, logre que el vapor no escapara de mis orejas, como crei que pasaría al contacto de sus labios en mi dorso.

- ¿Y como pasaste la noche en el hotel Carlos? ¿La cama estaba comoda?
- Si muy comoda, todo muy bien gracias…

Trágame tierra, pedia dentro de mi, pero no lo hizo y mis torpes preguntas si parecían decididas a hacerlo.

- Bueno Karla, buenos días y disfruten su desayuno.
- Gracias Carlos, lo mismo digo…

El se retiro un par de mesas mas, pero justo en mi dirección, vi como saluda a Sebastien efusivamente, al parecer se conocían de algún lado, entonces Ester dijo:

- Karla, ese hombre esta jodidamente bueno…
- ¡Ester!... bueno si es verdad. Pero…

Ester se desternillo de risa, por mi respuesta. Las dos reimos como locas, finalmente ordenamos, no parabamos de conversar mientras comíamos, pero no podía estar en paz, cruzábamos miradas con Carlos cada cinco minutos, no aparto su atención de mi ni por un segundo, era tan intimidante, pero como dijo Ester, jodidamente bueno. Terminamos de desayunar, estábamos en la puerta a punto de salir, cuando sentí una mano en mi hombro. Voltee y era el.

- Karla solo quería preguntare ¿Si querías salir a cenar conmigo esta noche?

Me quede helada y paralizada, el hombre mas varonil y hermoso que habia conocido, me estaba pidiendo una cita ¿En serio? A mi la chica mas monótona del mundo ¿No seguía dormida o si? Entonces Karla me dio un codazo al ver que no reaccionaba.

- S-si, seria perfecto. Dije.
- Bien ¿Quieres darme tu dirección y teléfono?
- Claro…

Tome un apuntador y escribi mis datos en el, se lo entregue y Carlos lo recibió radiante, lo guardo en el bolsillo de su chaqueta.

- Nos vemos entonces, sonrio como antes y se despidió con un beso en mi mejilla.

Cuando por fin pude moverme y Ester se despidió de mi, no sin antes desearme suerte en mi cita, pase todo el dia como adolescente en su primera cita, decidiendo que ponerme, que diría, que pasaría. la tarde paso volando y a la hora acordada, yo ya estaba lista, llevaba un vestido negro de seda. Que resaltaba las curvas, pero anda comprometedor. Zapatos de tacon alto y maquillaje dramático. Entonces llego un mensaje suyo, anunciando que estaba llegando, baje rápidamente, solo para verlo de pie frente a un hermoso auto, negro mate, luciendo un traje negro, con camisa blanca, desabrochada en el ultimo botón, que le quedaba como un guante, se acerco a mi y dijo:

- Hola, te ves hermosa.
- Gracias, tu también te ves muy bien…

Entonces abrió la puerta del coche para mi, mientras el subia y se colocaba el cinturón, me decía que me llevaría a un lugar muy especial. Que se lo habían recomendado mucho, la verdad, era precioso, mesas llenas de velas, en un lugar acogedor y bello. Me retiro la silla como un perfecto caballero. Entonces empezamos una calida conversación, mientras comíamos:

- Dime Karla ¿Cuántos tiempo tienes de trabajar en ese hotel?
- Pues cerca de cuatro años…
- Déjame decirte que me alegra haberme hospedado ahí entonces.

Lo dijo con una de sus sonrisas encantadoras, continuamos hablando y cada que podía me daba un cumplido, me conto como se dedicaba a cantar opera, como también era representante y productor musical, y cada palabra que salía de sus labios era tan armoniosa, todo, sus ojos, su sonrisa, su cabello, su voz y ese cuerpo, combinaban perfectamente en todo su ser. Finalmente llego la hora de despedirnos, me llevo a mi casa, justo frente a mi edificio, se acerco a mi y dijo:

- Karla, realmente he disfrutado mucho esta noche. Dijo acariciando mi rostro con los dedos.
- Yo también Carlos, mucho… dije mientras sus dedos llegaban a mis labios.
- Karla hay algo que he querido hacer toda la noche, decía mientras miraba mi boca.
- D-dime…
- Quiero besarte.

Sin más, miro a mis ojos y tomo mi rostro, se acerco lentamente y poso sus labios sobre los mios, beso que se torno cada vez mas apasioando. Continuamos en lo que parecía un beso sin final, hasta que un rayo los saco del ensueño y una tremenda tormenta empezó a caer. Fue entonces, que sin pensar lo tome de la mano y lo lleve dentro.

Entramos a mi departamento prácticamente empapados. Le ofreci una toalla mientras el se sacaba la chaqueta y se quedaba en una humeda camisa que se pegaba a du pecho. Saque dos enormes y afelpadas toallas, le di una y se cubrió con ella, yo hice lo propio, estaba tiritando no se si de frio o de la situación, parecía que nos acercabamos y alejabamos, miradas, risas nerviosas, el cuerpo hablaba por nosotros. Alcanzó mi mano, me condujo hasta él, la otra la colocó en mi espalda y de nuevo esa descarga eléctrica que sentí con el beso. Acercó su rostro al mio, cerré los ojos como si eso evitara que se aproximara más, contuve el aliento y besó en la comisura de mis labios. Su boca y nariz rozaba mi mejilla hasta que llegó al oído y a modo de confesión habló.

- Ambos sabemos lo que queremos Karla... Si tú quieres, yo te seguiré... Dame la oportunidad... Apoyó su frente contra la mia.

No sabía que hacer, ¡ni siquiera podía hablar! Era Carlos, un completo desconocido quizá, pero en ese momento, sentía que lo que tanto habia anhelado estaba a mia merced, pero la decisión estaba en mis manos. ¡Carlos. Emocion. Amor. Deseo. Aventura. Atracción. Pasión! Guardamos silencio, mi respiración se aceleró, sentía el pulso en mis oídos, cerré los ojos y me acerqué poco a poco hasta sentir sus delgados pero cálidos labios llenos de pasión. Enseguida me envolvió en sus brazos pero yo quería sentirlo más cerca y rápidamente le quité la camisa humeda que llevaba. Lo alejé por un reflejo involuntario quizá, tomé aire, lo contemplé y lo sujeté de la cintura para acercarlo de nuevo. Él ya se encontraba desnudo cuando me condujo a la cama, hizo que me recostara, bajó el cierre de mi vestido y me lo saco junto con todo lo demas, podía sentir su aliento en mi piel como se enfriaba a medida que subía por mi vientre, sus dientes me rozaban los costados, las manos subieron a mis pechos delicadamente, pero podía sentir la firmeza de esas manos de hombre. Intenté hablar pero me calló con un largo beso. Se recostó a mi lado acomodandome arriba de él; se incorporó para abrazarme, besar mi cuello y la clavícula mientras jalaba suavemente de mi cabellera. Encontró mis senos e hizo que se me enchinara la piel. Carlos sonrió al ver mis pezones exitados y sin más demora su lengua jugaba con ellos. Pese a todo, intentaba guardar la calma pero era imposible, la sangre me burbujeaba y sentía que en cualquier segundo perdería la serenidad, de vez en cuando soltaba algunos gemidos y me mordía el labio o le jalaba el cabello. No pude más y me entregué completamente a ese hombre que había sido en tan poco tiempo un cliente, una cita, mi aventura... mi Carlos. Al despertar al dia siguiente, creí que me llegaría una oleada de culpabilidad y no fue así, al contrario. No pude evitar voltearlo a ver mientras dormía y sonreí al comprender en su semblante lo mismo que me pasaba. Volví a acomodarme en sus brazos.

No se que pase cuando Carlos despierte, pero se que no importara lo que pasara, no dejaría de sentirme como hacía mucho tiempo no me sucedía: estaba segura, plena, querida, simplemente en paz.
avatar
palomita de papel
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : San Salvador

Volver arriba Ir abajo

Re: LA RUTINA

Mensaje por Carolina el Sáb Ago 27, 2016 1:45 pm

Hey! Me gustan mucho cortos y rápidos, este está lindo y como la vida real!

Muchas gracias!
avatar
Carolina
Escritora Vip
Escritora Vip

Localización : Mexico, DF

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.