Últimos temas
» Send My Love Capítulo 50
Ayer a las 5:52 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 45
Vie Jun 23, 2017 11:44 pm por Gaby_kdsh

» I'm No Angel. Capítulo 44
Mar Jun 20, 2017 1:09 am por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 49
Dom Jun 18, 2017 10:04 am por NATHYLÓPEZ

» Send My Love Capítulo 48
Lun Jun 12, 2017 8:53 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 43
Sáb Jun 10, 2017 4:57 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 41-42
Lun Jun 05, 2017 1:12 am por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 47
Dom Mayo 28, 2017 7:56 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 39-40
Sáb Mayo 20, 2017 10:15 pm por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
ACTIVIDADES NAVIDEÑAS!

Vie Dic 09, 2016 10:32 pm por juanny

Buenas noches!!

Sera la época, el frío o que ya nos hace falta (o las tres anteriores) pero es momento de hacer algo y aprovechando y como tradición, haremos algunas actividades:

-- Intercambio de postales.
vayan diciendo quien se va a apuntar... y alguna fecha tentativa Very Happy
-- posada navideña..
igual pongan fecha... ya saben q es de todo el dia..
-- juego de regalos …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


Send My Love Capítulo 7

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Send My Love Capítulo 7

Mensaje por virginia2604 el Lun Ago 29, 2016 4:32 pm

Hoolaaa hoolaa mis bellas lectoras ¿Qué tal ese fin de semana? Espero haya estado tranquilo, yo estuve fuera y por eso les subo tarde hoy pero aquí tienen el cap que espero disfruten love2 love2 love2
Dedicado para todas mis #TeamSeliv love2 love2 love2 Nos vemos de nuevo el viernes... besito besito

CAPÍTULO 7

BOSTON, MASSACHUSETTS


“¡Tengo derecho a una llamada!” gritaba a través de los barrotes “¡Conozco mis derechos, esto es un abuso!” golpeé los barrotes “¡Maldita sea!” mascullé molesta, si iban a jugar sucio no podría quedarme así ¿Dónde estaban mis bebés? Ellos no podían quedarse con la bruja de mi suegra y el emocionalmente incapacitado y psicópata de su padre. Moría de miedo que algo les pasara o tan siquiera los lastimaran, ellos eran mi vida y que me los quitaran me destruía a niveles inimaginables

Me senté en el piso con los ojos cerrados y escuché pasos, al abrir los ojos vi varios policías con baldes en las manos, abrieron la celda y la lluvia de agua helada empezó a caer sobre mí, no puse resistencia, no grité, simplemente me quedé inmóvil en el piso con los ojos cerrados pensando en mis hijos y en Sebastien, esos pensamientos eran lo suficientemente fuertes como para mantenerme medianamente cuerda ¿Por cuánto tiempo me tendrían así? ¿Me torturarían de otras formas? Podía escucharlos reírse y decir cosas ofensivas, me dejaron ahí y yo tiritaba de frío sentada en el piso.

El abuso no acabó ahí, me dieron algunos toques con el taser de electricidad, que me preguntaran si tenía un amante me desconcertó muchísimo ¿Amante? ¿Eso era lo que David esperaba que yo confesara? ¡Maldito enfermo! “¿Quién es tu amante?” me gritaban una y otra vez

“¡Yo no tengo ningún amante, maldita sea!” le repetía cada vez, en verdad no lo tenía, mi beso con Sebastien había sido solo una vez y ese día temprano en casa de Tracy Sebastien no hizo aproximaciones de ese tipo

“¡No verás nunca más a tus hijos!” me gritaban y eso me rompía el corazón a niveles inimaginables, yo podía soportar cualquier tortura y golpe, absolutamente todo menos que me quitaran a mis hijos, no dejaba de pensar en mis hijos ¿Ellos estarían bien? ¿Por qué David tuvo que hacer las cosas así y ser tan cruel?  “Sebastien” pronuncié mientras me abrazaba las piernas y empezaba a llorar, la imagen de mis hijos llorando y siendo empujados por esos malditos policías me perseguiría durante mucho tiempo.

Me cansé de pedir una llamada y no tuve suerte alguna, las horas seguían pasando al igual que las torturas, me echaban agua helada y me daban toques con el maldito taser, el dolor era como nada que haya experimentado antes, me sentía muy débil y cansada, mi cuerpo empezaba a rendirse y sin tomar mi medicamento para la tiroides, aunque fuese un día me sentía aún peor, me dejé caer acostada en el piso de la celda, ya era de noche según las voces de esos enfermos que se escuchaban a lo lejos ¿Por qué tenían que ser tan crueles conmigo? Ya no tenía fuerzas ni para llorar, tan solo cerré los ojos y dejé que mi cuerpo se rindiera

“¡Olivia, Olivia!” escuché me llamaban a lo lejos, era el abogado ¿Qué estaba haciendo ahí? ¿Cómo había llegado? “¡Dios santo! ¿Qué te han hecho?” me ayudó a ponerme de pie “Vamos a que te revise un médico” me sacó de la celda y todos los oficiales estaban como si nada hubiese pasado ¡Malditos infelices! Yo apenas podía caminar y tampoco tenía fuerzas para hablar, al salir pude notar que era de día otra vez, el abogado me subió a su auto y apenas yo balbuceé el nombre de mi médico antes de caer desmayada una vez más

“¡Olivia!” abrí los ojos de nuevo y pude ver a mi médico, al fin una cara amigable y conocida pero no reconocía donde estaba

“¿Dónde estoy?” era una especie de casa

“En mi casa” vi al abogado “En el hospital te encontrarían fácilmente y ya demasiado daño te han hecho, Olivia” me dijo preocupado y yo asentí

“¿Cuánto llevo dormida?”

“Dos días” me dijo el médico

“¿Dos días? ¡Dios santo! Mi familia debe estar muerta de miedo ¡Tracy!” me llevé las manos al rostro

“Tranquila Olivia” me dijo el médico “Voy a autorizar que regreses a tu casa, logré estabilizar tu cuerpo y te inyecté algunas cosas por lo de tu tiroides ¿está bien?” yo asentí “Debes cuidarte mucho ¿si? No queremos alguna infección oportunista ni nada de eso”

“Está bien”

“Haré unas prescripciones y ya regreso” dijo saliendo de la habitación para dejarme con el abogado

“Olivia, tengo todos los permisos y recursos del señor Miller para ayudarte pero debo ser honesto, la situación no está fácil”

“¿Puedes decirme si mis hijos están bien?” moría por saber de ellos, mis bebés seguro la estaban pasando mal

“Intenté averiguar pero nadie sabe de ellos, lo siento” mi corazón se detuvo al instante ¡Mis bebés! Quise llorar pero no era momento, necesitaba recuperar todas las fuerzas posibles

“¡Dios santo, mis bebés!” me llevé las manos al rostro “¿Me permite su teléfono?”

“¡Sí, claro!” me lo entregó y le marqué a Tracy

“¡Olivia, gracias al cielo! Me estaba volviendo loca llamando a todas las estaciones y nadie me decía nada de ti ¿Estás bien? ¿Qué te hizo el maldito ese? ¿Estás libre? ¿Vienes a la casa? Dime que estás bien por favor” ella estaba a punto de estallar en lagrimas

“Sí, el abogado logró sacarme bajo fianza y ya voy a la casa”

“Aquí te espero, gracias al cielo estás bien” me dijo y yo terminé la llamada

“Inicie la demanda de divorcio y la custodia de mis hijos, así me cueste la vida yo los voy a recuperar y ni David ni Justine van a poder destruirme como tanto quieren” le dije al abogado sintiendo como la tristeza daba paso a la rabia dentro de mí

“Vamos por pasos, debemos resolver esto primero pero si puedo iniciar el trámite del divorcio, lo de la custodia es un poco más complejo” yo asentí y me levanté con cuidado, el médico me entregó una receta  y yo le pedí o más bien le exigí al abogado que me llevara a casa de Tracy, accedió no muy convencido pero igual me llevó, recosté la cabeza del vidrio “Olivia, te advierto que van a ser despiadados contigo, van a buscar hasta debajo de las piedras si tienes algún secreto o hiciste algo vergonzoso en el pasado, llama a tu padre, tus amistades, advierteles de que los pueden buscar o instigar para intentar lastimarte y doblegarte, querrán demostrar su poder y usaran todo lo que esté a su alcance. Debes estar preparada”

“Si ellos quieren jugar sucio y meterse con mi familia entonces no me conocen” dije antes de cerrar los ojos y hacer mis ejercicios de respiración hasta que llegamos a la casa de Tracy

“Te llamo en un rato, voy a ocuparme de varias cosas del caso ¿si?” yo asentí “Y tranquila Olivia, yo voy a pelear contigo con uñas y dientes, lograremos esto ¿si?” me puso la mano en el hombro

“Gracias” le dije antes de bajarme del auto

“¡Amiga!” Tracy me recibió con un abrazo, un fuerte abrazo que me anudó la garganta “No voy a preguntarte como estás, hoy no puedo faltar al trabajo, lo intenté”

“No te preocupes, yo voy a estar bien” me abrazó de nuevo

“Ay Olivia” tomó un profundo respiro antes que sus ojos se llenaran de lagrimas  “Te dejo todas las comidas listas solo de calentar, ya sabes que cuando me estreso me da por cocinar” ella hablaba afligida

“Gracias Tracy y perdona por lo sucedido, no quiero que sufras por mi culpa”

“Oye no, no digas eso. Tú has enfrentado balas por mí y esto no es nada para nosotras, somos fuertes, somos guerreras y superaremos la tormenta juntas ¿está bien?” ¡Dios, cuánto amaba a Tracy! “Clayton mandó a uno de sus amigos para que le de una vuelta a la casa, incógnito o algo así...” yo asentí, Clayton trabajaba con seguridad

“Gracias Tracy, te amo” volví a abrazarla

“Yo te amo más, Liv” me besó la cabeza “De verdad lamento no poder quedarme, quiero pero...”

“Ve a trabajar, yo estoy bien, unos días en la cárcel no son nada para mí, de verdad” dije intentando tranquilizarla, odiaba mentirle pero la verdad no era lo ideal en ese momento para ella

“Pero ve a darte un baño” no pude evitar reírme un poco con esa frase y le hice caso, entré directo al baño y dejé que el agua se llevara un poco toda la tensión acumulada y entonces lo dejé salir, dejé salir las lagrimas, necesitaba sacudirme el miedo y la preocupación que me abrumaba el cuerpo y la mente. Me envolví en una toalla sintiéndome un poco mejor y al salir de baño ahí estaba él. Sebastien estaba ahí sentado en el borde de la cama



“¿Sebastien?” tuve que frotarme los ojos, su manera de mirarme me dieron ganas de llorar

“Olivia” dijo pausadamente y todo mi cuerpo reaccionó al instante, él se puso de pie e inmediatamente empezamos a besarnos, mi cuerpo era como un magneto atraído al suyo, sus manos se deslizaban por mis brazos mojados despertando todo a su paso ¿Cómo era posible que me ocasionara tantas cosas con tan simples caricias? “Estaba tan preocupado cuando Tracy me llamó en crisis” unió su frente a la mía y podía sentir su respiración sobre mi piel mojada “Llamé a cuanto conocido tengo y nadie podía decirme nada de ti, no tenía idea del poder de esa gente como para esconderte de esa forma” se notaba en verdad preocupado y afligido, una mezcla de muchas cosas

“Solo bésame Sebastien, bésame” me guindé de su cuello antes que sus labios atraparan de nuevo a los míos en un beso más demandante que el primero. En ese momento todo desapareció para mí, solo existíamos él y yo, justo ahí. Besándonos. Tocándonos. "¿Qué me has hecho, Olivia?" murmuró repartiendo besos por todo mi rostro y me derretí al instante

"Sebastien..." deslicé mis manos por su bello rostro. Lo deseaba ¡Oh Dios, cuánto lo deseaba! Sin pensarlo abrí la toalla y la dejé caer al suelo, quedando completamente desnuda frente a él, su mirada cambió al instante, estaba cargada de deseo y me admiraba con detalle como si de una diosa se tratara. Nadie me había mirado así antes, con tanta admiración y deseo, quería estar con él, de alguna forma lo necesitaba, necesitaba sentirme de alguna forma protegida

"¡Por Dios, Olivia! ¡Mírate!" me dijo jadeante "¡Eres increíblemente hermosa!" levantó sus manos para tocarme y estaba temblando tanto como yo, tomé una de sus manos y la llevé a mi pecho para que sintiera mi corazón latir desbocado, llevó mi mano hasta su pecho y pude sentir su corazón latir tan fuerte como el mío

"Tú y yo, Sebastien. Por hoy, por ahora, por este instante somos solo tú y yo" le dije a medida que sus manos se deslizaban por mis hombros, haciéndome temblar. Muchos años habían pasado desde la última vez que un hombre me tocó, desde que me desnudé por voluntad para alguien

"Tú y yo Olivia, solo tú y yo" me dijo antes de volver a besarme. Sus manos ávidas por explorar empezaron a deslizarse por todo mi cuerpo, erizando cada rastro de piel a su paso. Cuando sus besos se trasladaron a mi cuello me supe perdida, no había marcha atrás y tampoco quería darla, deseaba ese momento casi desde aquel instante que lo vi y no había lugar para arrepentimientos. Tomé el borde de su camisa y él alzó los brazos para dejar que se la quitara, exponiendo su torso ante mis ojos, lo admiré jadeante. Era en verdad hermoso. Su piel blanca y sus músculos cubiertos por una fina capa de vello lo hacían ver tan varonil y deseable. En su brazo derecho se dibujaba un rostro femenino en blanco y negro, pasé mi dedo por el dibujo "Isabel, mi hermana" murmuró solo para mí, llevé mis dedos hasta la cicatriz de su cuello y de ahí hasta la de su cadera, sentía su mirada abrasándome como llama ardiente y volvimos a besarnos, con pausa, sin prisas ¿Para qué apurar un momento así? Lentamente nos acercamos a la cama sin dejar de besarnos, sus manos tocaban mis muslos, mis caderas, el borde de mis senos, tocó con delicadeza las marcas moradas que el taser dejó en mi cuerpo, él no hizo preguntas, solo me miró y me leyó como un libro abierto

Todo mi cuerpo se estremecía con cada roce, con cada caricia y mi deseo se avivaba cada segundo. Sus besos fueron descendiendo lentamente hasta que su boca atrapó uno de mis pechos y todo mi cuerpo se encorvó en respuesta, hizo lo mismo con el otro y el deseo se acumulaba entre mis piernas como lava ardiente, al momento que su boca se posó en mi abdomen me sentí cohibida, metí las manos y él las retiró con dulzura "No tienes nada que avergonzarte, tu cuerpo es hermoso y sensual, toda tú eres hermosa y sensual" el deseo en su mirada era la confirmación a sus palabras y con esa frase lo dejé hacer, besó con devoción cada una de mis estrías y la cicatriz de mi cesárea. Me abrió las piernas con delicadeza, deslizando sus manos con suavidad antes de empezar a besar el interior de mis muslos, podía sentir su respiración cerca mi palpitante centro y él sabia lo que estaba haciendo, me tentaba al acercarse y alejarse. Quería excitarme cuando ya yo estaba completamente lista "Olivia..." susurró sobre mi nudo de placer arrojándome al borde del éxtasis en un instante "¿Estás así por mí, Olivia?" preguntó con voz ronca sobre mi piel sensible mientras yo me retorcía en la cama. Apenas y me había tocado y yo estaba enloqueciendo "Respondeme, Olivia" apenas la punta de su lengua se deslizó por mi monte de venus y fue como una enorme descarga de corriente eléctrica por todo mi cuerpo. Creo nunca había estado tan excitada como en ese momento

"Sí, solo por ti, Sebastien" pronuncié con dificultad y su lengua se abrió paso entre mis pliegues. Estaba cerca. Muy cerca. Sus suaves lametones fueron construyendo mi orgasmo hasta que una ligera succión me hizo estallar de placer hasta las lagrimas, todo mi cuerpo convulsionaba en un éxtasis brutal que tenía muchos años sin experimentar, se deslizó sobre mí en un retorno de besos hasta mi rostro, donde limpió con sus labios mis lagrimas, nos miramos con tanta intensidad que era electrizante, abrumador, maravilloso "Sebastien..."

"Olivia..." pronunciamos antes de volver a besarnos con pasión desbordante, chupando y mordiéndonos los labios pero yo quería hacer lo mismo con él. No me costó mucho invertir las posiciones para cubrir su cuerpo de besos, su pecho subía y bajaba con fuerza, lo sentía estremecerse debajo de mi, jadear con mis caricias. Disfrutar de lo que le hacía. ¡Dios, era fascinante verlo deshacerse de gusto! Seguí mi recorrido hasta llegar a la pretina de su jean y se lo quité con todo y bóxer, su miembro se irguió ante mis ojos y literalmente se me hizo agua la boca, nunca me había gustado mucho dar sexo oral pero el morbo de ver a Sebastien desnudo me provocaba mucho, era algo que nunca antes había sentido y entonces lo hice, llevé su miembro a mi boca y su gutural gemido me excitó aún más.

Mi boca ávida por explorar lo recorrió en toda su longitud, deslizando la punta de mi lengua por cada vena abultada "¡Joder, Olivia!" exclamó al sentirme succionar el sensible glande, por primera vez en mi vida disfrutaba verdaderamente ese momento, verlo retorcerse de placer era hermoso "Me vas a hacer acabar y aún no es hora" me dijo jadeante despegando mi boca de su miembro, no pude evitar sonreír "Eres una diosa, Olivia" me susurró antes de besarme con dulzura e inclinarse a su pantalón para sacar un preservativo, lo vi rasgar el brillante envoltorio y con manos temblorosas colocarlo en su miembro, las ansias en mi eran casi insoportable, deseaba sentirlo. Sentirlo dentro de mí.

Lentamente con la punta tanteaba mis pliegues, llevándome al borde de la locura con tan sutiles caricias. Poco a poco se abrió paso en mi cuerpo que se ajustaba para recibirlo, mis caderas fueron a su encuentro y lo sentí llenarme por completo, me miró para asegurarse estuviera bien y las lagrimas salieron en automático de mis ojos, él se inclinó para besarme con dulzura y empezar a moverse lentamente, torturándome ¡Joder, qué rico se sentía! Llevé mis manos a su bello trasero y lo hice empujarse un poco más, solo sentí un leve ardor que era nada comparado con todo lo demás. Sebastien estaba dentro de mi y era la cosa más jodidamente exquisita del mundo. Nuestros cuerpos se acoplaron a la perfección en un delicioso ritmo que no tardó mucho en darme el segundo orgasmo de la noche

"Sebastien..." repetía su nombre sin cesar y la sonrisa de satisfacción en su rostro lo delataba ¡Era hermoso!

"¿Alguna vez te han dicho lo sensual que te ves teniendo un orgasmo?" ronroneó en mi oído y se me puso la piel de gallina con solo su voz y su aliento contra mi piel, negué con la cabeza, nunca nadie me había dicho eso pero tampoco nadie me había hecho sentir un placer así "Podría tenerte así para siempre, Olivia" murmuró antes de besarme

"Para siempre" repetí mentalmente antes de que Sebastien me hiciera girar en la cama para besar mi espalda, sus labios y su lengua delinearon mi cicatriz, llevándose consigo el dolor que ese recuerdo me ocasionaba, sus manos delinearon mis caderas antes de adentrarse nuevamente en mi cuerpo

"¡Ay por Dios!" me aferré a las sábanas con fuerza mientras él se bombeaba dentro de mí en un ritmo más salvaje y seguro ¡Era alucinante! Lo sentía tan apretado dentro de mí. Sus manos se aferraron a mis pechos haciéndome levantar de la cama para pegar mi espalda a su pecho, sus traviesas manos jugueteaba con mis pezones mientras su lengua torturaba mi cuello, me gustaba esa posición. Definitivamente me gustaba.

"Eres exquisita, Olivia" repetía a mi oído "Nunca había deseado tanto a nadie" me confesó agitado y yo era un manojo de sensaciones, lo tenía impregnado en todo mi cuerpo “Nunca nadie me había gustado tanto como tú...”

"Quiero verte acabar, necesito verte" le pedí jadeante y al sentirlo salir de mi cuerpo me sentí incompleta

"Siéntate así..." me hizo sentar en la cama con las piernas abiertas “Así, cariño” él hizo lo mismo, solo que sus piernas se enroscaron a mi espalda a medida que me penetraba, las mías lo imitaron y quedamos frente a frente, mirándonos. Totalmente expuestos y vulnerables. Esa posición era muy íntima y perfecta para nosotros, nuestros movimientos se acompasaron al instante y lentamente lo vi entrar en esa fina línea que iba a llevarlo al abismo

"Mírame, quiero que me mires" le pedí al sentirlo cerca y sus bellos pozos azules que ahora eran casi negros se fijaron en los míos, su mirada estaba llena de placer y deseo, podría verlo así por siempre

"Olivia..." todo su cuerpo se tensó abrazado al mío mientras estallaba en un irrefrenable placer que lo sacudió con una fuerza descomunal, llevándome al límite a mi también con tan solo mirarlo, apreté mi nudo de placer con fuerza y en segundos me estaba contrayendo a su alrededor una vez más "¡Joder, Olivia!" gruñó al sentirme mientras los dos estábamos envueltos en una nube de exquisito placer que quedaría grabada para siempre en mi memoria y esperaba que en la suya también.

Permanecimos así, uno frente al otro, mirándonos, besándonos, tocándonos y era como si el tiempo se hubiese detenido en ese instante, ninguno de los dos quería que se acabara, por ese instante no existía nada más, eramos él y yo, sin problemas, sin fantasmas, sin pasado, sin nada más. Solo Sebastien y yo “Treinta y uno” me susurró

“¿Qué?”

“Treinta y un lunares y pecas tienes en todo tu cuerpo, contando los 3 en forma de luna que tienes en tus otros labios” hundí mi rostro en su cuello y empecé a reírme, ni yo misma nunca me había contado las pecas o lunares

“¿De verdad los contaste?” un beso y una sonrisa fueron su respuesta

“No querrás saber que otras cosas conté” me dio una de esas miradas abrasadoras y quise comérmelo, literalmente “¿Me permites decirte algo?”

“Lo que quieras”

“Estar dentro de ti se siente jodidamente divino” empecé a reírme “No te hice daño ¿verdad?”

“No, al contrario, nunca había tenido 3 orgasmos seguidos” él sonrió triunfante

“Los primeros de muchos, te lo prometo” deslizó su lengua por mi oreja estremeciéndome por completo “Eres increíble, Olivia. Realmente increíble” no me contuve para besarlo y empezar todo de nuevo. Construimos por unas horas nuestro idilio personal y quise grabar en mi memoria cada milímetro de su cuerpo, de sus gestos, sus sonidos, todo él. Todo Sebastien.

"No quiero irme" Sebastien reptaba deliciosamente sobre mi cuerpo llenándome de besos

"Yo tampoco quiero que te vayas pero tienes trabajo, tienes a Maya y ahora más que nunca hay que ser en extremo cuidadosos" le acaricié el rostro "No quiero ponerte en peligro o alterar tu vida, me importas Sebastien y no quiero involucrarte en toda esta locura"

"Muy tarde, cariño" me besó el cuello "Ya estoy involucrado" hundió sus dedos en mi cabello "Pero entiendo lo que me dices, también me importas pero no me pidas que me aleje de ti, no vuelvas a decirme todas esas cosas, estaba volviéndome loco, Olivia, loco al no sabe de ti en todos estos días ¿Vas a contarme lo que te pasó?" tragué grueso, no me sentía lista para contarle

"Lo siento, no quiero que salgas lastimado en todo esto"

"Y tú no tienes porque estar sola en todo esto. Entiendo que no vamos a vernos mucho pero existen los teléfonos, las computadoras, podemos comunicarnos de muchas formas"

"No es así como quisiera hacer las cosas"

"Pero es nuestra opción por el momento" me besó la frente

"¿Por qué haces esto? ¿Por qué quieres estar en estas condiciones cuando puedes conseguir a la mujer que quieras?"

"Porque te quiero a ti, Olivia" me dijo sin titubear "Y porque no me queda duda que vales mucho la pena" me deshice en miles de pedacitos con sus palabras "Y lo digo enserio" afirmó como leyendo mis inseguros pensamientos

"Eres muy lindo, demasiado lindo" me sonrió

"Ya lo sé, soy irresistible" se limpió una pelusa invisible del hombro y yo estallé en risas "Me gusta verte así, riendo y siento completamente tú"

“Es lo que logras en mí” alzó una ceja divertido

“¿Ah si? ¿Y qué más logro en ti?” mordisqueó mi hombro

“Una abultada cuenta de orgasmos” empezó a reírse y me fascinaba ese sonido “Tengo hambre, Tracy dejó comida como si fuera a la guerra ¿Te quedas otro ratito y comemos juntos?” le dije en un intento de desviar los temas de conversación

“¡Por supuesto que si!” me besó la comisura de los labios y así salimos de la cama para vestirnos, afortunadamente la ropa de Tracy me quedaba, un poco ajustada pero podía vivir con eso, tomé mi medicamento para la tiroides y nos sentamos a comer, la nube de éxtasis empezaba a difuminarse y pensaba en mis hijos, Sebastien dulcemente me abrazó y me dijo que todo se resolvería, quería creerle. Desesperadamente quería creerle.

Cuando Sebastien se fue y me quedé sola empecé a sentirme triste, por mis hijos y por el rumbo que todo estaba tomando, recibí una llamada del abogado para decirme que mis hijos estaban con la bruja de Justine mientras Lenis se encontraba convenientemente fuera del país ¡Todo estaba fríamente calculado! Apenas y podía creer lo bajo que eran capaces de llegar, lamentablemente no podía acercarme a esa casa o a la de David sin meterme en más problemas ¡Era tan frustrante! Empezaba a odiar verdaderamente a esa gente.

Luego me tocó hacer la difícil llamada a mi papá para contarle lo que estaba pasando, una serie de improperios salieron de su boca haciéndome sentir un poco mejor, obviamente me ofreció su apoyo incondicional y su casa cuando lo necesitara, probablemente pronto le tomara la palabra, a pesar de no ser la casa donde crecí, mi papá se había encargado de hacer su hogar un lugar acogedor y pacifico.

Ya casi entrada la noche me puse a cocinar para Tracy y para mi cuando mi teléfono empezó a sonar, era un número desconocido "Hola?"

"Señora Olivia, le habla Jane" la ama de llaves de la casa Miller

"Jane ¿Mis hijos están bien?"

"No, señora, desde que llegaron no hacen más que llorar y no han querido comer ni separarse el uno del otro, la señora salió a una fiesta y por eso la llamo, pero afuera están guardias custodiando todo, no puedo ni salir al jardín sin que me sigan, por favor hable con ellos para que coman algo, yo le prometo que los voy a cuidar mientras la injusticia que cometen con usted se resuelve" me dijo en voz baja como si alguien fuera a escucharla

"Gracias Jane, pasámelos por favor"

"Un minuto" la escuché subir las escaleras

"Mami..." la voz rota de Natalia me hizo un nudo en la garganta

"Natalia, mi princesa, te amo"

"Mamá, ven a buscarnos" ella empezó a llorar y se me rompió el corazón

"Hija, pon bajito el altavoz, necesito hablar con ambos y no hay mucho tiempo" le dije aguantando mis propias ganas de llorar y salir corriendo a buscarlos

"Mami..." escuché la voz de Leny

"Hijos, mis amores, yo los amo mucho nunca lo olviden por favor y voy a hacer hasta lo imposible por traerlos de vuelta conmigo pero necesito hagan algo por mi ¿pueden?"

"¿Qué cosa?"

"Necesito que sean fuertes y pacientes, por favor coman lo que Jane les preparó, si se enferman no podré cuidarlos estando lejos, yo les juro que vamos a estar juntos pero eso puede llevar un tiempo, deben ser pacientes y mantenerse juntos, ustedes me conocen mejor que nadie y saben cuanto los amo y jamás haría nada que los lastimara, lo saben ¿verdad?"

"Si, mamá..." dijo Leny "La abuela le pegó a Natalia y papá no hizo nada"

"¿Qué?" sentí me hervía la sangre de saber esa bruja le puso un dedo a mi hija "Hija ¿estás bien?"

"Me dio dos bofetadas porque le dije que solo estaríamos bien contigo"

"Nos dijo muchas cosas feas de ti que nosotros sabemos son mentira. Ella y papá son monstruos" escuchar a Leny decir eso me dolía pero mi hijo era demasiado perceptivo e inteligente y aunque era mucho menor que Natalia era más fuerte que ella

"Son malos, muy malos" completó Natalia

"Prométanme que van a comer y cuidarse el uno al otro, por favor" hubo silencio "Necesito que me lo prometan por favor, voy a morir de angustia si sé que ustedes no comen y se enferman"

"Te lo prometo mamá" dijo Leny "Yo cuidaré a mi hermana y voy a comer, te lo juro"

"Natalia, princesa ¿qué te digo siempre que tienes un problema?"

"Que debo ser fuerte y que las cosas siempre mejoran aunque parezca que no"

"Eso es mi amor"

"Ya es hora" escuché decir a Jane

"Los amo, hijos y estoy luchando por ustedes ¿si? No lo olviden y sean fieles a todo lo que les he enseñado, háganle caso a Jane y coman algo, por favor y no le digan a nadie que hablaron conmigo ¿si?"

"Te amo mamá" me dijo Natalia

"Yo también te amo, mami y no diremos nada, lo prometo" fueron las palabras de Leny

"Yo vuelvo a llamarla cuando pueda, señora" me dijo Jane

"Gracias Jane, Dios te lo pague y multiplique en bendiciones"

"Amén, señora" me dijo antes de terminar la llamada y yo reventé a llorar, mis hijos eran mi mundo y saber que estaban sufriendo me destrozaba, mi teléfono volvió a sonar y era Sebastien, escuchar su voz era confortante y justo lo que necesitaba después de escuchar a mis hijos, cuando llegó Tracy me encontró sollozando y le conté lo que había pasado con mis hijos

“¡Ese maldito bastardo! ¡Es que lo mato!” me dijo molesta y mascullando improperios

“Ellos se metieron con lo más sagrado que tengo en la vida que son mis hijos y la van a pagar, Tracy. Te lo juro como que me llamo Olivia Emerson”

“¿Qué vas a hacer amiga?”

“He estado reuniendo pruebas durante años para este momento y ni la bruja de Justine o David se lo esperan, van a caer amiga y van a caer con fuerza...”

“Me asusta cuando hablas así, Olivia”

“Asustate, Tracy. Justine y David no van a saber que los golpeó...” le dije y sabía exactamente las cartas que iba a jugar...

______________________________________________

Gracias Juanny por la firma.! Esta hermosa eres la mejor..!



avatar
virginia2604
Administracion
Administracion

Localización : Ciudad Bolivar, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.