Últimos temas
» ROMANCE DEL VIOLÍN Y LA ROSA CAPS. 42,43 y 44
Sáb Ago 19, 2017 10:49 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 51
Sáb Ago 19, 2017 10:47 am por NATHYLÓPEZ

» Send My Love Capítulo 55
Sáb Ago 19, 2017 8:38 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 50
Mar Ago 08, 2017 8:39 am por NATHYLÓPEZ

» Send My Love Capítulo 54
Lun Ago 07, 2017 6:58 pm por virginia2604

» Send My Love Capítulo 53
Lun Jul 31, 2017 6:42 pm por NATHYLÓPEZ

» BUSCO - BEL CANTO
Lun Jul 31, 2017 10:00 am por ClauGaresp

» I'm No Angel. Capítulo 49
Vie Jul 28, 2017 7:36 pm por Gaby_kdsh

» I'm No Angel. Capítulo 48
Mar Jul 18, 2017 1:21 am por Gaby_kdsh

Notificaciones
ACTIVIDADES NAVIDEÑAS!

Vie Dic 09, 2016 10:32 pm por juanny

Buenas noches!!

Sera la época, el frío o que ya nos hace falta (o las tres anteriores) pero es momento de hacer algo y aprovechando y como tradición, haremos algunas actividades:

-- Intercambio de postales.
vayan diciendo quien se va a apuntar... y alguna fecha tentativa Very Happy
-- posada navideña..
igual pongan fecha... ya saben q es de todo el dia..
-- juego de regalos …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


Send My Love Capítulo 29

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Send My Love Capítulo 29

Mensaje por virginia2604 el Dom Ene 01, 2017 10:52 am

FELIZ AÑO NUEVO 2017 copa copa copa Luego de las copitas, la comelona y la celebración, quiero empezar el año nuevo subiendo cap (Para poder seguir subiendo este 2017 lol! demon ) Gracias a todas por hacer de mi 2016 un año maravilloso, gracias por ser las mejores lectoras del mundo ¡las quiero! besito besito besito ¡Vamos por un 2017 lleno de aventuras! copa chiveado

CAPÍTULO 29

BOSTON, MASSACHUSETTS

OLIVIA


La boca de Toni era tan caliente y decadente como el infierno, un dulce provocativo y delicioso que me hacía revolotear por las nubes y me mantenía en un hilo de éxtasis que resultaba casi doloroso. Estábamos ahí, en medio de la sala, de rodillas y besándonos como si el mundo fuera a acabarse en unas horas. Su energía y dominación eran como un elixir que se impregnaba en mi cuerpo y me marcaba muy profundo “Sé que solo puedo besarte, pero voy a besarte, Liv. Voy a besarte hasta que me ardan los pulmones y sienta que me voy a morir” gruñó sobre mis labios antes de volver a besarme y me sentí morir

“¡Oh Dios, sí!” jadeé al instante y sentí mariposas en el estómago. Era una energía tan primitiva y decadente que me obnubilaba el pensamiento, su fuerza me rodeaba y me protegía con tal intensidad que sentía nada podía lastimarme estando a su lado. Era una sensación que David me había arrebatado y que Toni me estaba devolviendo con creces. Sus labios se separaron de los míos y se puso de pie, dejándome tambaleante

“Vamos Liv” metió sus manos bajo mis brazos y me puso de pie con extrema facilidad

“¿Adónde?”

“Me dejarás cuidar de ti como considere necesario, confía en mí” la confianza en sus palabras me hizo sonreír

“Confío en ti...” le respondí. Era una locura pero de verdad confiaba en él, confiaba en él lo suficiente como para dejarlo cuidarme. Sé que Toni conocía mis necesidades y haría lo que fuera por hacerme sentir bien

“Buena chica” me dijo tomándome de la mano y dirigiéndome por las escaleras y el pasillo hasta su cuarto ¡Mierda! “Siéntate aquí” me ordenó señalando el sofá y soltó mi mano para que pudiera hacerlo. Toni lentamente se arrodilló ante mí, tomó mi pie derecho y me quitó los zapatos, tallando con sus dedos la fina línea morada que rodeaba mi tobillo, vestigio de las ataduras de David “Tus pies son muy lindos” dijo antes de posar su boca en la línea del tobillo, contuve la respiración por la sorpresa y luego me relajé.

Fue dejando un reguero de besos desde el hueso hasta el talón, surcando la planta hasta chupar divertido cada uno de mis dedos ¡Ay Dios! Nunca nadie me había besado los pies y menos de esa forma en que Toni lo estaba haciendo. Devotamente repitió la operación con el pie izquierdo, besando la marca en el tobillo y chupando mis sensibles dedos. La sensación era en verdad placentera, nunca imaginé que podía ser tan sensual que un hombre me besara los pies. Ese simple gesto me devolvía pedazos de autoestima que estaban hecho trizas.

“Toni” tomé aire y clavó sus fieros ojos en mí “Necesito hacer algo y necesito que me dejes hacerlo, por favor”

“¿Qué es, Liv? ¿Qué necesitas?”

“Necesito contarte, necesito mostrarte, necesito dejar de guardarme todo esto. Necesito liberarme ¿Puedes dejarme hacerlo?” su mirada se tornó sombría en entendimiento de mis palabras

“¿Estás segura? No es necesario que lo hagas” podía ver la preocupación en su rostro

“Estoy segura, es algo que necesito hacerlo” asintió

“Está bien, Liv. Estoy aquí contigo” me besó la frente infundiéndome confianza

“Siéntate” le dije y me hizo caso, se sentó en el sofá “Necesito hacer esto, por favor déjame” asintió, cerré los ojos por unos segundos mientras tomaba aire profundamente, los abrí nuevamente para fijarme en su mirada y me puse de pie. Primero quité la venda de mi mano “Me costó mucho sacar la mano de la cuerda, jalé y jalé con tanta fuerza que es un milagro no me fracturara, cuando vi la piel colgando quise vomitar pero ya tenía una mano libre y necesitaba liberarme por completo”

“Liv...” una pizca de dolor atravesó su mirada

“Por favor, déjame hacerlo” le pedí

“Está bien” vi como su respiración empezaba a cambiar

“Al momento que me puse de pie me fui al piso de bruces, las piernas no me respondían y tuve que arrastrarme afuera, dejando una estela de sangre por todas partes, ya no me dolía tanto en ese momento ¿Sabes? No quedaba nada más que destrozar supongo...” me encogí de hombros y me quité el jumpsuit, sus ojos recorrieron todo mi cuerpo y me estremecí

“Liv, cariño...” su voz se entrecortó, vi sus ojos humedecerse y me quité el brassiere

“Me mordió tan fuerte que creí me los arrancaría” mis senos estaban llenos de moretones y las marcas de dientes de David “Me insultaba y me decía que a Sebastien no le pedía que se detuviera...” las lagrimas me corrían por el rostro hasta el piso

“No debes hacer esto...” se puso de pie pero alcé la mano para que volviera a sentarse

“Necesito hacerlo” volvió a asentir con los ojos llenos de lagrimas y una expresión de dolor en todo su rostro “Me sujetaba y golpeaba con tanta fuerza mi cuerpo que hasta el roce de la sábana llegó a dolerme en un punto” señalé los moretones en mi abdomen y piernas, lo vi tragar grueso y eso me dolía demasiado, me dolía hablar de lo que había pasado pero necesitaba sacarlo de mi sistema de alguna forma. Me quité la panty y quedé completamente desnuda y vulnerable frente a Toni, entonces le di la espalda “Me apretaba el cuello hasta dejarme sin aire haciéndome mirarlo, lo miraba pero mi mente se iba a otro lado...”

“Olivia” sentí sus manos en mis hombros y me estremecí, suavemente se deslizaron por mis brazos hasta hacerme quedar de nuevo frente a él que tenía lagrimas en los ojos, sus pozos ámbar eran un sinfín de sentimientos “Te quiero” con una mano me sujetó la nuca y con la otra me apretó la espalda “Siento muchísimo lo que David te hizo” acunó mi rostro entre sus manos “Eso no cambia lo que siento por ti” la firmeza en su declaración me estremeció

“Tócame, por favor tócame, ayudame a borrar lo malo, ya no lo soporto Toni, siento que me muero por dentro” él me abrazó y yo me deshice entre sus brazos “Tú me liberaste, Toni. Hiciste algo grande por mí y eso jamás voy a olvidarlo, ahuyentaste mis demonios y no solo los físicos” me apretó con más fuerza

“Te quiero, Liv. Te adoro” me susurró antes de emprender un camino de besos por todo mi rostro, descendiendo por mi cuello donde se detuvo un rato besando mi pulso con devoción, contuve el aliento, podía sentir el latido contra sus labios. Sus manos se deslizaron por mis caderas a medida que repartía besos sobre mis senos, eran una delicada caricia que me hizo llorar con más fuerza, besó suavemente cada marca sobre ellos, cada moretón en mi abdomen hasta agacharse y besar mis piernas “Te quiero, Liv. Te quiero mucho” alzó la mirada antes de depositar un dulce beso sobre mi monte de venus y me hice miles de pedacitos en ese instante “No hay nada que no adore de ti” me hizo girar para besar mis glúteos hasta subir por toda mi espalda hasta mi cuello, borrando con sus caricias los malos recuerdos y llenado mi corazón de un tan anhelado consuelo

“Toni” su nombre me salió apenas en un susurro

“Mi preciosa Liv” me apretó contra su pecho “Eres la mujer más valiente y fuerte que he conocido en mi vida, eres maravillosa, por favor no dudes nunca de eso. Te quiero” acunó mi rostro entre sus manos y no había más que comprensión y cariño en su mirada, me sentí liberada, como si un peso me quitaran de los hombros, como si los fantasmas pudieran alejarse de mí y dejarme en paz

“Yo también te quiero” le respondí. Nos quedamos así por unos minutos mientras Toni trazaba círculos en mi espalda. De pronto me sentí cohibida, estaba desnuda frente a Toni ¡Cristo bendito!

“Nunca debes avergonzarte de tu cuerpo” me dijo como leyendo mis pensamientos y la tensión que se arremolinó súbitamente en mi cuerpo “Eres bella, sensual y provocativa” sus palabras y su mirada estaban cargadas de deseo “Déjame darte un baño y lavar tu cabello” tragué grueso y asentí fervientemente, Toni me tomó de la mano para guiarme hasta el baño, abrió el grifo de la tina y me estremecí de anticipación, tomó el control del televisor para encenderlo y la imagen de una orquesta apareció en la pantalla, el suave sonido de los violines inundó el baño y me relajé al instante.

Toni metió la mano en el agua para comprobar la temperatura y me ayudó a entrar pero primero envolvió mi muñeca para no mojarla demasiado ¡Dios! Estaba tibia y perfecta, mi cuerpo magullado vibró de gusto al contacto con el agua, toda la escena era realmente decadente, estaba desnuda en la tina de Toni mientras veía televisión y él pretendía en cualquier momento lavarme el cabello, suspiré de gusto “Definitivamente puedo vivir en tu baño” le dije y me sonrió en respuesta

“Encantado de tenerte” se mordió los labios y pude ver el hilo de cavilaciones en su mente “No solo en mi baño” sonrió de medio lado y me deshice dentro del agua “Entraré contigo para lavarte el cabello” no era una pregunta, era un hecho y yo estaba más que feliz de que lo hiciera. Lentamente los dedos de Toni viajaron hasta los botones de su chaleco hasta tenerlo abierto y quitárselo para arrojarlo al piso. Luego sus manos fueron desabotonando uno a uno los botones de su camisa, exponiendo la línea de su pecho, contuve la respiración al verlo llegar al abdomen y sacarse la camisa del jean, cuando finalmente estaba abierta quise morirme

“Toni...” mi voz salió como en una especie de susurro pero que él muy bien escuchó, una sonrisa lentamente se curvó en sus labios a medida que sacaba un brazo y luego otro hasta quitarse la camisa ¡Un completo Dios! Su cuerpo parecía esculpido por el más grande artista del mundo, brazos fuertes sin ser exagerados, pectorales marcados y una línea vibrante que separaba los cuadritos de sus abdominales y que confluía en una sensual V que dirigía la atención hacia su pelvis. Pero mi vista se posó en el tatuaje que tenía sobre sus costillas en el lado izquierdo, era un retrato en blanco y negro de un hombre

“Es mi papá” me dijo alzando el brazo y señalando la imagen “Siempre cerca de mi corazón” se dio un golpecito en el pecho y no pude evitar sonreír, me derretí aún más con esa imagen. Toni se inclinó para quitarse los zapatos y resultaba fascinante ver sus elegantes y viriles movimientos hasta para desvestirse. Se irguió de nuevo clavando su mirada en mí mientras se desabrochaba la correa del jean. Cogí aire y lo mantuve en el pecho, con una parsimonia casi dolorosa Toni se bajó el jean hasta hacerlos un nudo bajo sus pies, un bóxer azul cubría su pelvis y se me hizo agua la boca, se veía tan masculino y sensual que dolía. Con algo de brusquedad terminó de sacar los pies e hizo la tela a un lado

“Eres ardiente como el infierno” le dije y me sonrió orgulloso. Toni era un hombre confiado, que cuidaba de su aspecto sin restarle masculinidad a su esencia. Sabía perfectamente que era atractivo y definitivamente sabía como tentar a una mujer

“Pues gracias, tú también eres ardiente como el infierno y hasta más” me dijo con una de sus sonrisas demoledoras ¿Cómo me mantendría quieta? Cuando vi a Toni subir los escalones, instintivamente me hice atrás para abrirle paso, su mirada no se apartó de la mía hasta que estuvo dentro, moviendo el agua de tal forma que salpicó afuera "Ven aquí" extendió los brazos "Date la vuelta" hice lo que me pidió y Toni me envolvió entre sus brazos, pegando mi espalda a su pecho, estaba caliente y yo me estremecí contenta. No tenía miedo ni nervios, Toni con su abrazo había esfumado todo lo malo, cerré los ojos mientras sus manos me acariciaban los brazos y los violines llenaban mis oídos, todo mi cuerpo estaba sensible ante la más mínima sensación que él me propinaba

"Me encanta tenerte así, Liv. Tu piel es tan suave y hueles a paraíso" no pude evitar sonreír con sus palabras "Pero yo dije que iba a lavarte el cabello, inclinate" me dijo y obedecí, lo vi estirarse para alcanzar los productos en el estante cerca de la tina, Toní tomó el shampoo y en segundos sentí sus dedos hundirse en mi cabello, el olor mentolado de su shampoo me gustó mucho. Con experticia masajeó mi cuero cabelludo y lo extendió hasta las puntas, todo mi cuerpo era gelatina, tomó la ducha portátil y enjuagó mi cabello "Tan perfecta" murmuró y mi pecho se hinchó en respuesta "Ponte de pie y date la vuelta hacia mí" su tono autoritario me hizo levantar aunque sentía mi cuerpo demasiado laxo y cuando me encontré con su ojos casi me caigo, tan fieros y dominantes.

Toni no me dejó caer y con mirada férrea tomó el gel, se frotó las manos hasta hacer espuma y lo fue esparciendo lentamente por todo mi cuerpo, rodeó mis pechos con delicadeza y bajó por mi abdomen hasta mis piernas, se agachó para frotarme los muslos y los pies, me llevé las manos a la espalda y las pegué a la pared para poder sujetarme. Toni me bombardeaba sin piedad y la mezcla de fuerza y cuidado en su toque me tenía al borde, apenas me había tocado y yo me sentía lista para hacerme pedazos ¿Cómo era posible? ¿Cómo podía sentirme así luego de lo que David me hizo? No lo entendía pero mi cuerpo parecía tener vida propia, ansiaba su toque. Lo necesitaba.

"¿Puedo hacer lo mismo contigo?" sus ojos brillaron con aprobación y tomé el gel para enjabonar su cuerpo, se sentía duro bajo mis dedos y su respiración se entrecortaba con mis toques ¡Bien! Podía hacerlo sentir a gusto, quería que se sintiera bien, devotamente enjaboné su cuerpo desde el cuello hasta los pies, me puse de rodillas y tiré abajo su bóxer, se le cortó la respiración y su miembro saltó hacia su vientre, hinchado, erecto y perfecto ¡Dios! Estaba circuncidado y su glande claro brillaba y provocaba a mis sentidos

"Liv..." gimió agitado y lo sostuve en mi mano llena de gel "¡Joder, Liv!" gruñó excitado y cerró los ojos un instante, disfrutando de mi agarre, deslicé mis dedos por sus abultadas venas y hasta su escroto, abrió los ojos y un gemido ronco reverberó por encima de la música de fondo. Ahí estaba yo de rodillas, masturbando a Toni mientras él me miraba excitado y orgulloso. Mis manos subían y bajaban aumentando la presión en cada movimiento, su cuerpo se tensaba y sacudía mientras sus ojos nublados destilaban placer por lo que le estaba haciendo, luego de un rato espesos chorros de semen caliente cayeron en mi cuello y en mis pechos con fuerza, su mirada de satisfacción era realmente hermosa y yo me sentía feliz de haberlo complacido.

Me sujetó los hombros para hacerme poner de pie y sin emitir palabra enjuagó nuestros cuerpos y me ayudó a salir, tomó una gruesa toalla y secó con dulzura todo mi cuerpo. Peinó mi cabello con tanta dulzura que creí iba a morirme "Toni... Te quiero" me puse de pie para abrazarlo y era divino sentir su cuerpo rozar el mío

"Yo te adoro, Liv" me apretó un poco más antes de separarse y posar sus ojos por todo mi cuerpo desnudo, haciéndome sentir tan deseada y poderosa

*-*-*-*

TONI

Y ahí estaba Liv, desnuda frente a mí con tan solo el colgante en su cuello, brillando contra su magnifica piel un poco húmeda todavía por el delicioso baño que nos dimos juntos. Sus curvas eran pronunciadas y decadentes, tenía pechos grandes y redondos que finalizaban en hermosos pezones marrones, su cuerpo tenía la forma de una preciosa guitarra, con caderas anchas y muslos grandes en los cuales fácilmente podría perderme indefinidamente. Era una mujer, en todo el sentido de la palabra, no una chica cualquiera, no, una mujer, capaz de volver loco a cualquiera.

Su dulzura contrastaba con cierta oscuridad que poseía en su interior, oscuridad que me había dejado ver y me había encantado cada segundo. Liv era aguerrida e inteligente, mordaz a veces con sus palabras e impertinente con sus acciones, toda una combinación explosiva creada para hacer feliz a quien estuviera en su vida. En este instante me alegré de conocerla, de dejarla entrar y derrumbar todos los muros auto impuestos. Me alegré de mostrarle mi interior, ella no me juzgaba, nunca lo haría ¿Y por qué? Por la simple razón que nuestros deseos se satisfacían mutuamente.

“Vamos al cuarto” la tomé de la mano para guíarla de regreso al cuarto “Esperame en la cama, voy por algo abajo” me miró con sus ojos brillantes y felices. Pegó un brinquito y se subió a la cama, cruzando las piernas y recostándose en la almohada con un gesto dramático. Me envolví en una toalla y bajé a la cocina para buscar el soufflé de chocolate que había preparado temprano, me moría por darle de comer a Olivia y lo haría. No tomé cucharillas, se lo daría con las manos, así de desesperado por ella me sentía y no me apenaba decirlo.

Me quedé de piedra al volver al cuarto y ver a Olivia recostada sobre las almohadas con una pose que parecía despreocupada pero que era sensual, una mano reposaba debajo de su cabeza mientras la otra caía sobre su abdomen, una de sus rodillas estaba doblada hacia arriba mientras la otra se cruzaba debajo del espacio de la pierna contraria, el cabello caía en una cascada sobre la almohada, contrastando contra lo blanco de la tela, se me hizo agua la boca. Era tan erótica que tuve que tomar varios respiros y controlarme.

“Volví...” ella perezosamente giró la cabeza y me sonrió ¡Mierda! Esa sonrisa era capaz de iluminar todo el sistema solar “¿Hay espacio para mí?” se mordió los labios

“Siempre hay espacio para ti...” me dijo con voz ronca y podía sentir la tensión crecer entre nosotros pero ella no estaba lista y yo, yo no iba a presionarla. Teníamos tiempo suficiente, me aseguraría que así fuera. Subí a la cama con ella y los ojos le brillaron hambrientos al ver los vasos con el dulce “¿Es de chocolate?”

“Sí...” me acomodé a su lado y tomé uno de los vasos “Te voy a dar de comer” volvió a morderse los labios y suspiré ¡Infierno! Metí mis dedos en la cremosa mezcla y lo acerqué a su boca “Abre” parpadeó un par de veces pero me hizo caso y metí mis dedos en su boca, ella los chupó suavemente y gimió de tal forma que mi pene se levantó de forma dolorosa ¡Iba a matarme! Luego ella hizo lo mismo y tenté sus dedos mordiéndolos un poco cuando los metía en mi boca, la risa que escapaba de su cuerpo era tan dulce y despreocupada que me hacía sentir inmensamente feliz. Verla sonreír de esa forma luego de todo el infierno que había pasado era en verdad bonito y reconfortante

“Gracias Toni, eres en verdad maravilloso. Nunca jamás podré devolverte todo lo que me has dado en tan poco tiempo, todo lo que me has dado esta noche” tomó aire y podía ver las tuercas de su mente girar rápidamente “No sé que va a pasar mañana pero sé que quiero quedarme aquí contigo esta noche, quiero dormir contigo y despertar contigo. Lo necesito” me confesó como si le doliera. Oh nena, a mi también me duele esta jodida situación

“No me agradezcas Liv, yo te quiero, de verdad lo hago y no tienes idea de cuanto significa para mí que estés aquí, que no hayas salido corriendo luego de lo que hablamos en mi oficina, que me hayas aceptado y que quieras estar conmigo” dejé a un lado los vasos de dulce y la atraje hasta mi pecho, tocarla era una necesidad que posiblemente jamás iba a saciar “Yo también lo necesito” confesé sobre su cabello y ella se estremeció con mis palabras

“Vamos a bailar, aquí en el balcón, desnudos ¡Qué importa! Disfrutemos de esto ¿Sí?” me dijo con tanto entusiasmo que apenas pude contenerme a ir tras ella cuando salió de un salto de la cama y se aproximó al televisor, buscó entre los controles hasta encontrar algo que le gustaba. Entonces la tomé entre mis brazos y la pegué a mi pecho, sentir su suave piel contra la mía era una sensación a la que podría fácilmente volverme adicto, si es que ya no lo era...



*-*-*-*

TRACY

“¿Tienes idea de dónde está Olivia?” Sebastien se veía afligido al llegar a buscarme

“No lo sé, me dijo que saldría, que necesitaba despejarse y aprovechar la noche a solas” le mentí, pero jamás arrojaría a mi amiga a los leones, por nada en el mundo le diría a Sebastien que en ese preciso momento Olivia estaba pasando la noche con Toni

“Hice algo muy malo, Tracy, algo que probablemente Olivia nunca me perdone” el dolor en sus ojos me hizo llevarme las manos al pecho

“¿Qué hiciste?”

“Me acosté con otra” apreté con más fuerza las manos en mi pecho para no golpearlo por ser tan idiota

“¿Por qué, Sebastien? ¿Y qué demonios te pasa con Olivia? Te has convertido en un maldito pusilánime con todo esto que le ha pasado, justo cuando ella más necesita guía y protección” le gruñí pero sí, estaba molesta y no lo mataba a golpes porque eso solo le crearía más preocupaciones a mi amiga

“¡Yo no sé que me pasa!” exclamó y podía ver el miedo, la tristeza y confusión en su rostro, pero no me daba ni un poco de lastima “¿Los celos? Tal vez, no lo sé, Tracy”

“¿Celos? ¿De eso se trata todo esto?” apreté con más fuerza mis manos porque las ganas de golpearlo eran tan grandes

“Toni, Carlos” murmuró casi con vergüenza

“¡Maldito idiota!” me levanté molesta “Lo de Carlos pasó hace años y él solo cuida de nosotras porque nos ama y por el vínculo que compartimos de perder a Jeremy, además, Carlos ha existido desde mucho antes que tú o que David o cualquier otro, Olivia y Carlos no va a pasar, Carlos lo sabe, ambos están claros y no es eso lo que quieren ¿Tan estúpido eres?” me solté las manos y empecé a caminar por la sala “Y en cuanto a Toni” me giré para mirarlo “Déjame decirte algo, Sebastien” lo apunté con el dedo “Estos días ha demostrado ser lo que Olivia necesita, se ha hecho cargo y tomado el mando como ella lo necesita, ha cuidado de Olivia y sus necesidades como se supone tú debías hacerlo pero no, no lo hiciste, te dejaste vencer por el miedo o lo que sea y la dejaste herida, la heriste al cambiar luego de lo que le pasó y eso Sebastien, eso dudo puedas arreglarlo” las palabras me salieron sin control y me arrepentí al segundo de decirlas pero mi amiga entonces merecía mejor que él

“¡Dios, Tracy!” se frotó el rostro “Soy un imbécil”

“Sí, lo eres y de los más grandes. Dile la verdad a Olivia o lo haré yo, no merece lo que le hiciste ni tampoco merece que le mientas, ella es más fuerte de lo que crees y puede soportarlo. Fue al infierno y regresó, ten por seguro que un engaño no la va a derrumbar”

“Tracy” la voz de Clayton me sorprendió, estaba en la puerta, mirándome con los ojos entrecerrados y probablemente había escuchado lo que dije, miró a Sebastien y luego a mí “¿Estás bien?” suavizó su expresión y yo me derretí como chocolate al fuego, todos los días, cada vez que Clayton volví a casa yo me volvía mantequilla

“Lo estoy, solo necesito unos minutos más con Sebastien”

“Bien, voy a darme un baño. Hola Sebastien” vi a Sebastien mover la mano en un saludo, Clayton se acercó para besarme la sien y apretarme la espalda “Te amo” me susurró con dulzura “Cuando él se vaya te quiero desnuda en la cocina” murmuró casi si voz a mi oído y mi cuerpo reaccionó al instante

“Sí...” respondí y lo vi perderse por el pasillo, miré por unos segundos su exquisito trasero apretado en los pantalones de trabajar y me volví a Sebastien

“Me alegra hayas podido encontrar el amor, Tracy” me dijo en tono melancólico y la verdad es que Sebastien no sabía de mi pasado de sumisa con Jeremy y Carlos, Olivia me hizo jurar que jamás se lo diría a nadie, ni siquiera en unas sesiones de terapia y no lo hice pero ahora lo vivía y la verdad no me importaba nadie más lo supiera, me sentía completa y feliz. Quería que Olivia experimentara lo mismo, pensé que Sebastien podía hacerla feliz hasta que me confesó que se había develado ante Toni y que Toni era un dominante ¡Hablando de ironías de la vida!

“Pues sí, lo encontré y la verdad pensé que Olivia lo había encontrado en ti pero supongo me equivoqué” vi como mis palabras lo atravesaron como cuchillos ¡Sufre! Olivia iba a sufrir mucho al enterarse de lo que Sebastien había hecho, ella sentía demasiadas cosas por él y sus actitudes la lastimaban y confundían. Independientemente de lo que pudiera suceder con Toni, Olivia había llegado a albergar sentimientos muy profundos por Sebastien

“No me digas eso Tracy, yo la amo” negué con la cabeza

“Quien ama de verdad no lastima, no al menos de la forma en que tú lo has hecho. Habla con Olivia, dile la verdad y ella sabrá qué hacer, agradezco vinieras a contarme pero yo estoy de su lado y siempre lo estaré” me miró resignado “Si te decides a luchar luego que hables con ella será mejor que recojas toda tu mierda y empieces a actuar como es debido”

“Tienes razón, será mejor que me vaya” dijo con pesar y yo asentí, le abrí la puerta y se fue, yo me sentía molesta pero sabía que Olivia iba a estar bien, dolida pero estaría bien

“¿No dije que te quería desnuda?” Clayton apareció completamente desnudo y con una hermosa erección, mirándome a modo de advertencia

“Lo siento” le dije y como rayo veloz me quité la ropa

“Eso está mucho mejor” me dijo recorriendo mi cuerpo con su ardiente mirada ¡Oh sí! Ansiaba lo que sea que planeara para mí en la cocina...

*-*-*-*

OLIVIA

Al abrir los ojos sentí una calidez recorrerme el cuerpo, Toni me tenía abrazada por la espalda, sus manos firmes sujetas bajo mis pechos y su respiración en mi cuello. Habíamos bailado descalzos y desnudos en el balcón, bajado a la cocina a medianoche para tomar jugo de uvas y comer chocolates. Nos sentamos desnudos en su estudio para escuchar música. Volvimos a la cama y Toni me envolvió con su cuerpo y nos entrelazamos de forma tal que ninguno podía moverse sin que el otro lo sintiera ¡Era magnifico! La noche había sido un sueño maravilloso del que no quería despertarme.

Definitivamente lo que estaba pasando con Toni era algo que debía discutir en mi cita con la psiquiatra, la idea ya no me ponía tan nerviosa, luego de abrirme con Toni no me dolería tanto contarle a un extraño lo que me había pasado y sí, me dolía muchísimo lo que pasó pero no podía hacer nada para evitarlo o cambiar lo sucedido, simplemente fortalecerme en el proceso y seguir adelante, necesitaba hacerlo por mí, por mis hijos y la vida que no se detenía y seguía delante de nosotros. Miré la brillante cadena en mi pecho y sonreí, estaba llena de un profundo significado de mí aceptando lo que era y de Toni reconociéndome y reconociéndose a sí mismo ¡Intenso!

Entonces el profundo entendimiento de mis sentimientos por Sebastien me golpearon de repente, estremeciéndome el cuerpo de forma tal que Toni me apretó un poco más “¿Qué pasa?” murmuró en mi oído y su tibio aliento me erizó la piel

"Desperté un poco confundida, despertar así contigo es algo nuevo" su suave risa vibró por toda mi espina dorsal

"¿Te gusta?" hizo a un lado mi cabello y posó sus labios en el pulso de mi cuello, ese simple rocé me aceleró al instante y por la vibración de su sonrisa sé que pudo sentirlo

"Me gusta mucho" le confesé y me dejé consentir por sus caricias, sus labios en mi cuello y sus manos trazando formas en mi vientre "Llegarás tarde al trabajo"

"Por ti vale la pena, Liv" me hizo girar hasta atrapar mi cuerpo debajo del suyo en un gesto posesivo que me gustó mucho

"Has estado saltándote mucho la rutina últimamente" su mirada brillaba de forma muy especial y me miraba como si no existiese nadie más en el mundo que yo

"Tengo una muy buena razón y la oficina no va a caerse" y antes que pudiera decir algo atrapó mis labios en un demandante beso que me hizo jadear y retorcerme bajo su cuerpo. Las semanas que tenía delante de recuperación iban a ser una infernal tortura si pasaba más tiempo en una cama con Toni "La fiesta de navidad de la oficina es el viernes, espero que vayas"

"Supongo debo empezar a salir a la luz en cualquier momento ¿No?" asintió

"Cuidaré de ti, Liv. Si alguien te dice o hace algo desagradable puedo jurarte le cortaré la cabeza" la seriedad en su promesa me hizo remover bajo su presión. Toni podía ser capaz de muchas cosas por mí, la sola idea me aterraba y excitaba en partes iguales

"Iré"

"Buena chica" el orgullo en su mirada me instaba a quererlo complacerlo ¿En qué me convertía eso? Suspiré y antes que Toni volviera a preguntar busqué sus labios y este beso fue en extremo dulce, saboreándonos sin prisa y con gusto. Cuando finalmente lo insté a salir de la cama me arrastró consigo al baño para meternos a ambos bajo la gran ducha, no sin antes cubrir cuidadosamente mi muñeca como en la noche antes de meterme a la tina, cuidaba esos pequeños detalles y era muy lindo conmigo.

El baño duró más de lo esperado debido a esta recién descubierta necesidad de tocarnos como locos. Toni fue igual de amoroso y protector al secar con cuidado mi cuerpo e insistir en limpiar mis heridas bajo mis instrucciones, fue un acto más íntimo que el dormir desnudos, dejarlo verme en ese estado vulnerable y que él fuera tan magnifico conmigo me hicieron adorarlo aún más. Tuve el placer de verlo vestirse, desde el bóxer negro cubriendo su hermoso miembro hasta la camisa azul oscuro que metió debajo de un exquisito traje gris de 3 piezas ¡Era el pecado hecho hombre! Se veía tan masculino, rezumando elegancia y poder por todo su cuerpo.

Miré como aplicaba gel en su cabello, peinándolo hacia atrás para luego rociarse de exquisito perfume. Hice un charco de babas a mi alrededor con tan sensual rutina "¿A mi pequeña voyeurista le gusta lo que ve?" la risa atrapada en sus palabras me hicieron mover sobre mis tacones, me había pillado viéndolo como idiota y babeando como caracol

"Disfruto la vista, no puedo evitarlo" sonrió con mi respuesta y se acercó para envolverme entre sus brazos e impregnarme con su delicioso aroma a gel de baño y Hugo Boss

"Mi preciosa, Liv" pronunció antes de besarme. Suya. Fue un beso corto que me dejó con ganas de más pero bajamos a la cocina donde con una habilidad impresionante y completamente vestido, Toni preparó café para ambos y avena con frutas

"Has descubierto mi debilidad por la avena saborizada instantánea" le dije mirando la caja Quaker que a mi me gustaba, sonrió contento de que nuestros gustos coincidieran. Salimos de su casa y nos despedimos antes de subirme al auto, con la orden que le avisaría al llegar a casa y cuando fuera a mi cita con la psiquiatra. De camino al apartamento Natalia me avisó que la mamá de su amiga las llevaría al mall. Enseguida la llamé y hablé con Stacey, la mamá de Serena, quien me dijo llevaría a las chicas a patinar y las llevaría a sus casas más tarde. Natalia sonaba contenta al igual que Maya, así que las dejaría disfrutar de su día. Llamé a papá y Leny seguía dormido, ambos se habían quedado viendo películas viejas hasta tarde ¡Mi hijo y su alma de otra era! Sonreí al saberlos tranquilos y subí al apartamento para recostarme antes de mi cita. Le escribí a Tracy y la tenía tocándome la puerta en menos de una hora

"¡Quiero saberlo todo! Con lujo de detalles y no obvies nada por favor, sé cuando mientes" me señaló con el dedo y me dispuse a contarle a Tracy lo que había pasado mientras sus dedos tocaban mi cadena, conociendo plenamente su significado. Ella llevaba un brazalete de bronce con las iniciales de Clayton y un pequeño diamante por cada mes juntos. Para todos los demás era solo una pieza de joyería pero para ellos era la marca de posesión de Clayton. Recuerdo su felicidad cuando a los dos meses de salir Clayton le puso el brazalete. Mi amiga estaba feliz, había encontrado su camino y yo me alegraba por ella.

Me sorprendió saber que Sebastien fue a buscar a Tracy, cuando no me había llamado o enviado mensaje alguno desde que se fue del apartamento molesto conmigo. Hablaría con él, pero luego de mi cita con la psiquiatra. Necesitaba poner ciertas cosas en perspectiva pero darme cuenta de que lo que sentía por Sebastien también era fuerte, me hizo sentir en extremo culpable y más por lo sucedido con Toni

“No tienes que sentirte culpable, Sebastien obviamente no está actuando como tu novio, creo que hasta tiene miedo de hablarte lo cual es realmente absurdo dado que es un maldito psiquiatra” me dijo Tracy con un dejo de molestia en su voz “Toni por otra parte ha dado la cara como todo un campeón y eso hay que reconocerlo, además, estás en proceso de reconstruir tu vida, tus sentimientos, tienes derecho a experimentar lo que quieras en busca de lo que quieres, en busca de tu felicidad, porque esa es la única manera en que puedas darle a tus hijos la felicidad, tú estando bien” asentí ante sus palabras y decidí absorberlas y grabarlas a fuego en mi cabeza. Luego de nuestra exhaustiva conversación, fui con Tracy a buscar el nuevo auto y dejar el otro que alquilaba. Me felicitó por la compra del auto y dijo que se lo prestaría para lucirse un día de estos ¡Tracy era la mejor!

A la 1.45pm llegué al consultorio de la Dra. Allison Porter y era por mucho distinto al de Sebastien, este tenía colores vibrantes en todo el interior, cuadros abstractos y coloridos, muebles morados, azules y rojos ¡Eclécticos! Pero por mucho de sentirse fuera de lugar, todo encajaba a la perfección. La secretaria era una chica joven de aspecto bohemio, larga cabellera roja con ojos verdes y sonrisa dulce, llevaba una falda vaporosa larga y una blusa sin mangas con collares de plata colgando en su cuello.

Llené la hoja reglamentaria con mis datos y las preguntas de rutina en cualquier consultorio médico, pero había un apartado diferente donde indagaban mis gustos personales como música, comida y cosas así ¡Interesante! La chica pelirroja que supe se llamaba Faith me ofreció café y acepté gustosa, la cafeína y yo eramos amigas inseparables. Entonces finalmente vi la puerta del consultorio abrirse y aparecer a una mujer de tez morena, cabellera negra, expresivos ojos marrones y cálida sonrisa



“¿Olivia Emerson?” me miró y yo asentí antes de ponerme de pie y encaminarme hacia ella “Pasa por favor” me dijo haciendo un ademán con la mano y cerró la puerta “Soy la Dra. Allison Porter” me extendió la mano y yo hice lo mismo, miré su vestido vaporoso que le llegaba a los pies y sonreí. Me gustaba.

“Un placer Dra. Porter” le dije y sonrió

“Toma asiento por favor” miré a mi alrededor y las paredes aguamarina me gustaron mucho, había un sillón rojo tan hermoso que hasta me daba cosita sentarme, pero al hacerlo fue como sentir miles de almohadas abrazándome “Antes de empezar me gustaría aclarar un par de cosas contigo, si me permites”

“Por supuesto” ella asintió y su pose relajada me inspiró tranquilidad

“No soy muy ortodoxa en cuanto a mis técnicas de terapia, tiendo a presionar hasta donde sé que mis pacientes pueden soportar, los insto a hacer cosas que normalmente no harían en pro de superar sus temores, algunas sesiones pueden ser fuera del consultorio, dependiendo de los avances y lo que hablemos aquí ¿Estás de acuerdo con eso?”

“Estoy de acuerdo, necesito que me presionen de cierta forma para poder salir de mi zona de confort, es algo sano de vez en cuando”

“Estás en lo correcto, Olivia ¿Empezamos entonces? Tiendo a dedicar 2 horas a mis pacientes que vienen por primera vez ¿Te sientes cómoda con eso?”

“Creo que necesitaremos las dos horas por todo lo que debo decirle” sonrió comprensiva y así iniciamos la sesión. Le conté lo sucedido con David y no fue tan doloroso decirlo en voz alta por segunda vez, aún dolía, claro, pero no tanto como pensé lo haría. Me animaba no ver pizca de lastima en la mirada de la doctora, de hecho, me instaba a hablar abiertamente con todo y mis malas palabras, fue liberador de cierta forma poder descargar mi rabia y frustración, incluso me entregó un bate de plástico y ofreció un inflable en la esquina para que lo golpeara ¡Fue increíble!

“Sin duda alguna has remontado un gran camino en muy poco tiempo, Olivia” me dijo luego de terminar mi verborreíca confesión “Pero no hay nada de qué avergonzarse, todos los traumas sexuales son diferentes y ciertamente nadie debería condenarte por no perder tus deseos e impulsos luego de lo que te pasó. Cada proceso es distinto, todo lo que sientas y pienses es perfectamente normal y válido. No seas tan dura contigo misma, has sobrevivido a algo terrible y tienes ganas de seguir adelante, créeme cuando te digo que ya por ahí tienes mucho terreno ganado” la fiereza y convicción de sus palabras me hicieron remover en el sofá, dándome empujoncitos mentales con cada frase

“Tenía mucho tiempo sin sentirme de esa forma con alguien. Toni me entiende como no muchos pueden hacerlo, no planeé que las cosas se dieran así pero luego de lo sucedido con David algo dentro de mí que creí enterrado hace años ha despertado nuevamente, queriendo satisfacerse ¿No está mal eso?” ella negó con la cabeza

“No está mal en absoluto, a veces debemos pasar por ciertas cosas para darnos cuenta de la vida que llevamos y de la que queremos llevar, para darnos cuenta de que no somos felices y para aventurarnos a buscar aquello que anhelamos. No está mal que anheles un dominante, no está mal que quieras a alguien que cuide de ti, que te proteja, que te posea. No hay nada mal contigo Olivia y eso no te hace débil, al contrario, te hace más fuerte” tomé aire “La gente tiene la mala creencia de que un dominante toma todo lo que quiere sin dar nada a cambio, que succiona la vida de una mujer y le quita su identidad, no puede haber nada más erróneo que eso. Un buen dominante procura a su pareja, la cuida, la protege, la insta a ser mejor y abrir sus alas, el poder lo tiene la sumisa, no el dominante ¿Si me entiendes?”

“Por supuesto”

“Es ella quien decide entregarse, pero sin su consentimiento el dominante no puede hacer nada, se necesita mucha más fuerza y poder para entregarte sin miramientos a alguien que para dominarlo. Y al contrario de las creencias populares, eso no te hace menos mujer o alguien retrógrado” ella se veía tan confiada en sus palabras que me instaba a creerle “Estás en un punto crucial de tu vida, Olivia. Es el momento para que te preguntes lo que quieres y cómo te ves viviendo tu vida. Con quién. Haciendo qué. Dónde. Son cosas que debes plantearte y nadie te está apresurando, toma el tiempo que necesites pero eso sí, debes ser honesta con todos los involucrados, será doloroso pero es mejor que sepan donde están pisando”

“En eso tiene razón, planeo conversar con Sebastien en estos días, solo necesito aclarar un poco mis ideas, él ha sido tan bueno conmigo que no quisiera lastimarlo pero es inevitable, cuando más lo necesitaba no supo ser lo que yo quería y suena muy mal pero es la verdad” su mirada comprensiva me quitaba un enorme peso de encima. Había sido honesta. Debía serlo si quería ayuda y un consejo franco. Entonces la vi cruzar las piernas y un brazalete de bronce en su pie me hizo sonreír “¿Es lo que creo que es?” señalé la joya en su tobillo y ella sonrió

“Lo es Olivia, es una joya de posesión” me sorprendí con su abierta declaración “Como te digo, cuando encuentras un buen dominante, lo que puedes hacer no tiene límites, ambos somos médicos, tenemos carreras fructíferas y llevamos una buena vida, todo está en encontrar la persona adecuada” la calidez de su sonrisa al hablar de su vida me dio esperanzas de poder encontrar algo así o quizás ya lo había encontrado, solo debía darle tiempo al tiempo. Terminamos la sesión haciendo una cita para el viernes, ya que se iría de vacaciones para retornar el 3 de enero, me sentí mucho mejor al salir. Definitivamente tenía mucho para pensar pero ya no tenía miedo. No más.

Cuando fui a casa de mi papá vi a Sebastien sentado en la escalera de la entrada "Hola Olivia" me dijo sin hacer demasiado contacto visual "¿Podemos hablar?"

"Está bien, debemos hacerlo" me senté a su lado

"Me acosté con Julie" soltó repentinamente la cabeza empezó a darme vueltas, eso dolía, independientemente de mis besos y mi noche con Toni, eso dolía y bastante "Y de verdad lo siento mucho, Olivia" finalmente me enfrentó y su mirada devastada me dieron ganas de llorar "Me dejé ganar por toda la situación, por los celos y sé que no lo justifica pero no puedo echar el tiempo atrás" me quedé mirándolo sin saber qué decir o hacer por un tiempo demasiado largo "Dime algo Olivia, por favor"

"Me besé con Toni" le confesé "Pasé la noche con él” vi su rostros parpadear con miles de emociones “Y yo no te voy a decir que fue producto de las circunstancias, honestamente puedo decirte que quería que pasara" sus ojos se abrieron a más no poder, abrió la boca para decir algo pero enseguida la cerró abruptamente "Lo siento, lo menos que quiero es herirte y sí, me duele lo que hiciste pero yo tampoco me he comportado de la mejor manera"

"¿Qué nos pasó, Olivia?" había mucho dolor en sus palabras

"David nos pasó y yo nos pasé, Sebastien" me miró confundido "Lo sucedido con David rompió mucho de mí e hizo surgir muchas cosas que creí enterradas" tomé aire "Lo que siento por ti es real pero también lo que siento por Toni"

"Olivia"

"La psiquiatra me dijo hoy que debía ser honesta e igual pensaba hablar contigo" me armé de valor y llevé a Sebastien al auto para poder confesarme con él, era lo justo tanto para él como para mí. Honestidad. Es una palabra tan simple pero que implica demasiado, puede ser tu fin o tu liberación y con Sebastien creo fue un poco de ambas cosas. Se fue sin decir demasiado, era mucho qué asimilar para un hombre como él que estaba acostumbrado a escuchar los problemas de otros y ayudarlos a resolverlos pero que era muy diferente cuando lo tocaban a él.

Entré a la casa sintiéndome finalmente en paz conmigo misma, ya no había mentiras con Sebastien ni con Toni. Lo demás, ya el tiempo diría. Natalia y Maya volvieron juntas al apartamento y la dejé quedarse, no quería que lo sucedido con Sebastien afectara su amistad.

Al día siguiente fui al hospital para que revisaran mis puntos, de hecho, me sentí aliviada que finalmente retiraron los puntos de mi vagina y ano, ya no debía tomar más antibióticos, todo estaba bien y el doctor me dijo podía destapar mi muñeca, se veía cerradita y solo resaltaba las hebras de hilo azul de los puntos, esos los retiraría en unos 3 días más ¡Estaba contenta! Además que me dio luz verde para tomar licor y disfrutar las festividades navideñas ¡Bendito sea!

______________________________________________

Gracias Juanny por la firma.! Esta hermosa eres la mejor..!



avatar
virginia2604
Administracion
Administracion

Localización : Ciudad Bolivar, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: Send My Love Capítulo 29

Mensaje por Diva_Miller el Dom Ene 01, 2017 5:26 pm

Antes que nada, FELIZ AÑO NUEVO VIRGINIA corazon corazon

Una pequeña pregunta...¿puedes hacer justicia por mi David?
¡ME LO HAN ASESINADO! me encantaría que alguien se enterara, lo juro, y así se fueran todos a la carcel.

Por otra parte, fuera de enfados, he de decir que me da pena Sebastien. Me dan ganas de abrazarlo y decirle ''Todo va a salir bien, dale tiempo al tiempo''

Tengo que confesar que apesar de las ganas de pegarme un tiro e irme con David, ME GUSTA ESTA HISTORIA, ERES MUY BUENA ESCRITORA bien! corazon

#TeamDavid #TeamSebastien
avatar
Diva_Miller
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.