Últimos temas
» Send My Love Capítulo 50
Ayer a las 5:52 pm por virginia2604

» I'm No Angel. Capítulo 45
Vie Jun 23, 2017 11:44 pm por Gaby_kdsh

» I'm No Angel. Capítulo 44
Mar Jun 20, 2017 1:09 am por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 49
Dom Jun 18, 2017 10:04 am por NATHYLÓPEZ

» Send My Love Capítulo 48
Lun Jun 12, 2017 8:53 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 43
Sáb Jun 10, 2017 4:57 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 41-42
Lun Jun 05, 2017 1:12 am por Gaby_kdsh

» Send My Love Capítulo 47
Dom Mayo 28, 2017 7:56 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 39-40
Sáb Mayo 20, 2017 10:15 pm por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
ACTIVIDADES NAVIDEÑAS!

Vie Dic 09, 2016 10:32 pm por juanny

Buenas noches!!

Sera la época, el frío o que ya nos hace falta (o las tres anteriores) pero es momento de hacer algo y aprovechando y como tradición, haremos algunas actividades:

-- Intercambio de postales.
vayan diciendo quien se va a apuntar... y alguna fecha tentativa Very Happy
-- posada navideña..
igual pongan fecha... ya saben q es de todo el dia..
-- juego de regalos …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


I'm No Angel. Capitulo 15-16

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm No Angel. Capitulo 15-16

Mensaje por virginia2604 el Jue Ene 12, 2017 6:19 pm

Hoolaaa hoolaaa mis bellas lectoras, paso a dejarles los caps semanales como ya es costumbre! cheers lol! Espero los disfruten y gracias una vez más por seguir esta historia... ¡Feliz Fin de Semana! besito besito copa copa

CAPÍTULO 15
NIZA, FRANCIA


“¿Quieres explicarme qué significa todo esto?” Mía lanzó unas fotografiás sobre el escritorio, había llegado hecha una furia a mi consultorio, miré las fotos, las había tomado la prensa durante los días en París, estaba yo con las modelos al igual que mis hermanos “¿A esto llamas tiempo? ¿A salir con modelos y manosearlas?” negué con la cabeza



“Yo no hice absolutamente nada con nadie, solo me estaba divirtiendo con mis hermanos y mi madre”

“¡Sí, claro! ¿Y yo me chupo el dedo?” resopló molesta “¿Me crees idiota?”

“Nunca he dudado de tu inteligencia, Mía. Simplemente no entiendo la razón de tu ira”

“¡Te estás revolcando con modelos! ¿Te parece poco?”

“Yo no...” ella me abofeteó con fuerza y tuve que respirar profundo, odiaba ese tipo de escenas de celos y mucho más en mi trabajo

“¡Basta!” la tomé de las manos y ella se estremeció “Yo no me he revolcado con nadie y si eso es lo que crees pues así estará tu consciencia” abrió los ojos a más no poder

“¡Imbécil!” gruñó forcejeando para que la soltara

“¿Sabes qué, Mía? Yo odio este tipo de escenas y lo sabes, mucho más en el trabajo. Yo ya no quiero nada contigo...” ella se desinfló delante de mis ojos y la verdad me dolía herirla de esa forma “Yo no puedo ofrecerte lo que tanto quieres y no sé cuándo pueda hacerlo, no te haré esperarme porque no es justo, lo siento” la solté

“¡Eres un cobarde!” la dejé abofetearme de nuevo, yo era el culpable de su dolor y me lo merecía “Tienes 27 años ¿Planeas quedarte solo toda la vida?” escupió molesta

“No, no planeo quedarme solo toda la vida pero en este punto de mi vida no estoy listo para casarme, no quiero casarme y no voy a casarme por obligación. Punto.” me miró ofendida

“¡Seguro tienes una puta contigo!” me gritó

“¡Mía, basta!” le dije “Ya fue suficiente de insultos y de creer que soy la peor basura porque no quiero cumplirte los caprichos, lo siento. Llegué a quererte mucho, te quiero mucho pero llegamos a un punto de quiebre” sus fosas nasales se abrían con fuerza mientras su pecho se hinchaba con cada inspiración, estaba cabreada y mucho

“¡Te odio, maldito bastardo!” gritó enfurecida y se fue azotando la puerta

“¡Por un demonio!” tiré al suelo la placa con mi nombre que reposaba sobre el escritorio, quería golpear algo, estaba molesto por la escena y por lastimar a Mía pero no podía seguir fingiendo con ella ni darle alas para algo que no iba a suceder, la vibración de mi teléfono en el bolsillo me hizo dar un respingo, contesté sin tan siquiera ver la pantalla

“Hola mi rey bello” sonreí en automático al escuchar la voz de mi madre “¿Qué sucede mi amor? Tu respiración se escucha tensa” ella tenía un tino para saber mis cambios de humor que nunca dejaban de sorprenderme

“Vino Mía a armarme una escena de celos por las fotos de París con las modelos”

“Oh... Entiendo” dijo ella “¿Qué le dijiste?”

“Que no había pasado nada pero ella igual no me creyó, le repetí que no iba a casarme con ella, que terminamos definitivamente y en resumidas cuentas, me odia, cree que soy el peor hombre del mundo”

“Eso es lo que todas creemos cuando nos dejan, así que es normal su reacción, se le pasara a menos que sea una psicópata de closet y se desate el infierno” soltó una pequeña risita que logró disipar todo mi mal humor

“No lo sé, supongo tendré que esperar ¿No?”

“Creo que sí ¿Tú cómo te sientes mi rey?”

“Duele ser el causante de todo esto, no me gusta lastimarla pero creo le haría más daño llevando las cosas más lejos y dejando crecer sus ilusiones”

“Yo también lo creo, sino estás listo entonces has tomado la mejor decisión. Aunque ahora no lo parezca... Con el tiempo irá doliendo menos y esperemos ella lo asimile también, las rupturas nunca son fáciles...”

“No, no lo son y son duras” era mi primera ruptura como tal de una relación formal

“Ni me lo digas, prueba un divorcio... Puff, te hace pedazos”

“No gracias, no por el momento” ella volvió a reír y yo estaba más calmado “¿Tú cómo estás?” era la pregunta que le hacía varias veces al día, me preocupaba su estado luego de todo lo sucedido

“Trabajar me hace bien, mantengo ocupada la mente pero estoy mejor”

“Me da gusto escuchar eso, yo estoy ansioso por irnos de viaje, olvidarme del teléfono, del trabajo y de todo, perderme en un Safari o tostarme en la playa con una cerveza”

“Mmmm...” ronroneó en un tono bajo bastante sensual a mi parecer “El paraíso, yo también lo espero ansiosa, solo un par de semanas más y nos iremos a otro continente” ella siempre se entusiasmaba al hablar de las vacaciones en familia, significaban mucho para ella y con todo el drama, era algo que anhelar “Solo quería escuchar tu voz mi rey bello, te dejo trabajar y nos vemos luego en la casa ¿Sí? Ten cuidado”

“Gracias por llamarme mamá, siempre me alegras con tu voz, me cuidaré, haz tú lo mismo ¿Sí? Te amo”

“Yo también te amo” dijo antes de terminar la llamada y yo volví a mi trabajo, tenía mucho por hacer...

*-*-*-*
-SEBASTIEN-

Mi esposa llegó a casa a las 5.15pm, se notaba cansada pero mostraba una tranquila sonrisa "¡Mamá!" Ethan y Carlitos salieron corriendo a abrazarla como ya era costumbre, ella se agachaba para recibirlos con besos

"Hola mis muñecos ¿Se portaron bien?"

"¡Sí!" respondieron en coro

"Les di una paliza a estos enanos en el Wii" apareció Lucia con un suelto vestido que enmarcaba su embarazo, ella se veía radiante y no dudaba iba a ser una madre maravillosa

"Solo porque es tu trabajo pero vamos a la revancha en el fútbol a ver si eres tan buena" replicó mi hijo listo para el combate

"Soy buena en todo, enano" replicó Lucia con una sonrisa triunfal

"Hola guapo..." mi esposa se dirigió hacia mi meneando sus caderas en ese vaivén natural que tan bien se le daba al caminar "Mi cielo" enroscó sus brazos en mi cuello y me besó tan apasionadamente que mi corazón se llenó de tanto amor por mi mujer que era imposible de contener

"Hoy la cocina es nuestra" vi a mi hija aparecer con un delantal al lado de Oliver, la idea de que ellos fueran novios no era de mi total agrado pero debía reconocer su valentía al pedirme permiso para salir con ella, la trataba con respeto y mi princesa era feliz, esperaba acostumbrarme en algún momento

"Ay pero qué rico..." Candice se acercó para abrazar a nuestra hija que era su vivo retrato "Hola cariño" le dio un par de besos a Oliver y sonrió “¿Y Sebas?”

“Bajó a la playa con Isabella” ella negó con la cabeza

“¿Qué le he dicho de bajar solo?” no pude evitar sonreír, era tan celosa como yo con los chicos

“Tranquila, nunca están solos” la tranquilicé dándole un guiño, ella asintió no muy convencida

“Bueno, ya que ustedes tienen todo bajo control yo voy a darme un baño" dijo ella tomándome de la mano para subir juntos al cuarto. Se desnudó para mí en un torturador ritmo que me puso de 0 a 100 en un instante, era increíblemente hermosa y el hecho de que podía lastimarla me llenaba de un miedo abrumador y profundo, se sentó en mis piernas para besarme, separándose por segundos para mirarme con esos ojos azules llenos de amor infinito por mí ¡Dios, la amaba tanto! La dejé hacer conmigo lo que quiso, yo necesitaba que ella tomara el control de la situación, yo solo disfrutaba sus caricias y su cuerpo, con desaforo me puso el preservativo y se sentó a horcajadas sobre mí, era toda una diosa con su cabello cayéndole sobre los hombros, sus pechos bamboleantes, los labios entreabiertos y su mirada lujuriosa me podían demasiado. ¡Joder, era una delicia!

El orgasmo la invadió en poco tiempo y todo su sensual cuerpo se contorsionó sobre el mío en sensuales espasmos de placer que me hicieron acabar poco tiempo después que ella, inmediatamente me llenó todo el pecho de besos hasta atrapar mis labios con tantas ansias que por instinto invertí las posiciones y nos devoramos los labios salvajemente por un buen rato para luego darnos una ducha juntos. Era en verdad afortunado de tener a una mujer como Candice como mi esposa, con tanto amor para dar que a veces no sabía qué hacer con el, con infinita dulzura, pasión y comprensión. Una mujer brillante y aventurera como ninguna otra, cuando la conocí siempre estuvo dispuesta a probar cuanta cosa yo le pidiera, sin preguntar demasiado siempre aceptaba y yo, yo me enamoraba como loco cada vez más.

Antes que ella hubieron otras mujeres, todas vainilla. Pero ella, ella nunca fue vainilla, incluso a la dulce edad de 15 años mostraba indicios de una oscuridad que yo exploré a profundidad, me sorprendió la primera vez que estuvimos juntos poniéndose de rodillas, abriendo su preciosa boca y dándome sexo oral como toda una experta, al preguntarle dónde lo había aprendido me respondió “Veo mucha pornografía” como si fuera lo más casual del mundo que a una jovencita de 15 años le obsesionara la pornografía. Desde joven tenía tendencias voyeuristas, me gustaba observar el placer de otros, fui haciendo amistades, amistades que pronto se convirtieron en las de ella también y que aún manteníamos. Recuerdo claramente la primera vez que la compartí, ella estaba tan emocionada y excitada que se corrió con tan solo chuparle los senos.

Hicimos viajes juntos por varios días donde prácticamente vivíamos desnudos, teniendo sexo en grupo y por separado cada que se nos antojara y como se nos antojara, me ponía verla con otras mujeres y ella, ella era una tigresa que le fascinaba chupar a otras mujeres, se ponía en 4 para dar y recibir placer a la vez ¡Qué tiempos aquellos! Al pasar de los años fuimos cambiando poco a poco, pero siempre volvíamos a ese espacio seguro del intercambio cuando podíamos, yo miraba, ella miraba, a veces ambos solo mirábamos o participábamos, no había límites.

Al casarnos mantuvimos esas practicas durante un tiempo pero luego quisimos ser exclusivos y saberla solo mía era un gran estimulador pero cuando Erwin apareció nuevamente en su vida, en nuestras vidas y la oportunidad se dio, no lo pensé dos veces para acceder verla estar con él, para estar los dos con ella y no, no siento celos ni dudo de su amor, nos ama a los dos y yo estoy perfectamente bien con eso.

@SebIzambard

“Everyday is magical when you're with the love of your life... @CandiceIzambard my love for you goes beyond this world... #MyEverything (And yes, that's the view from our bedroom lol) #MyEternalLove

@SebIzambard

“Never tired of this beauty @CandiceIzambard... The smallest things are the greatest... My sunshine...”

Cuando bajamos para cenar ya estaban mi hijo Sebastien y su novia Isabella, hermana de Oliver poniendo la mesa, Candice los miró, me miró y puse que sentía que nuestro hijo ya era todo un hombre y estaba creciendo, yo me sentía de la misma forma con Clarisse “Un proceso que no podemos detener” le besé la sien y ella se aferró a mi cuerpo en un cálido abrazo

“¿Cuál es el secreto de la felicidad que guardan ustedes eh? Pasen un poquito” apareció Tiago con semblante cansado

“Mi amor” Candice lo abrazó “¿Qué le pasa a mi niño?” ella tenía un sexto sentido para saber cuándo nuestros hijos no estaban del todo bien

“Discutí con Diana, desde que regresó de New York anda muy rara conmigo, le pregunto qué le sucede y me dice que nada ¿Te importa si me quedo esta noche aquí?”

“Siempre eres bienvenido” ella le besó la sien “Es tu casa y tu cuarto siempre va a estar ahí cuando lo necesites, al igual que yo” Tiago sonrió a medias “Debes tener hambre”

“¡Demasiada!”

“Hoy cocinan tu hermana y Oliver pero prometo mañana un desayuno especial para ti ¿Sí?”

“¡Eres la mejor!” Tiago la rodeó con sus brazos mientras le besaba la mejilla y el cuello, mi esposa sonreía encantada “Te amo” todos eramos muy cariñosos en la familia, no faltaban muestras de afecto, palabras, besos, abrazos

“Yo más” respondió ella devolviéndole los besos en la mejilla “Veamos qué prepararon tu hermana y Oliver”

“¿Dónde está Piero? Digo, para que nos auxilie si nos intoxicamos”

“¡Eres un idiota!” la voz de Clarisse resonó en la sala y apareció ella con los brazos cruzados, igualita a Candice cuando hacia gestos de molestia

“Solo bromeo, hermanita” Tiago dio un par de zancadas para alzar a Clarisse del suelo, borrando todo rastro de molestia en su rostro “Seguro que Oliver aquí se aseguró de que no quemaras nada”

“¡Tiago!” ella le dio un golpe en el pecho mientras Tiago reía a carcajadas

“Ya, déjala” intervin0 mi esposa “Clari sacó todo lo bueno de mí, incluyendo la cocina” pasó sus brazos por el cuerpo de mi hija que apoyó su cabeza en el hombro de su madre, con 16 años era casi del mismo tamaño que su madre

“Hola familia” apareció Piero y la mirada de mi esposa cambió, brillaba más y su sonrisa apenas le cabía en el rostro, ella no hacía demasiadas distinciones pero Piero era su favorito, desde siempre



“Hola belleza” Piero se dirigió directo a ella que lo recibió con un abrazo, él le besó ambas mejillas mientras apretaba suavemente su espalda para luego saludar a los demás, a mí incluído. Me llevaba muy bien con Piero, a decir verdad era con el que mejor me llevaba de la Santa Trinidad de mi esposa, Piero, Tiago y Esteban formaban una especie de ente alrededor de mi esposa y Piero era el líder tácito del grupo.

No me sorprendió en absoluto cuando Candice me comentó que Piero se masturbaba con su ropa interior, él la deseaba como mujer y eso a ella le excitaba, le excitaba saber que a un adolescente le pareciera sensual. Unos días antes que Piero cumpliera 19 años tuvimos una larga conversación, ella fantaseaba con quitarle la virginidad, así de abiertas eran nuestras conversaciones en la cama, a oscuras, solo ella y yo.

Le propuse que lo hiciera, si alguno de los chicos podría guardar el secreto y mantener las apariencias era Piero, mi esposa me conocía demasiado bien como para saber que yo la incitara a hacer algo así era por el simple placer de mirarla ¿Una locura? Tal vez, pero Piero deliraba por ella, lo sigue haciendo pero el respeto y amor que le tiene pueden más que cualquier deseo que albergue en su interior. Yo observé todo a las afueras de la casa de la piscina aquella noche, Piero desbordaba de excitación ¿Y cómo no hacerlo? Estaba teniendo sexo con la mujer de sus sueños, sumado al morbo de ser la mujer a quien llamaba “mamá” todo un cóctel explosivo que hacía la situación más excitante, para todos. Sucedió solo aquella vez, ella lo decidió así y Piero lo aceptó sin chistar. Así era él.

Pero Piero no era el único que se excitaba viendo a Candice, Tiago también, yo lo había visto de adolescente muchas veces, la miraba deseoso cuando ella andaba en la casa sin brassiere o en shorts, cuando se paseaba por la piscina con un diminuto bikini, cuando lo abrazaba y le pegaba los senos al rostro. Mi mujer no era la típica esposa y madre que la mayoría de nosotros tuvo al crecer. Era un volcán sexual y nadie se lo quitaba, desprendía sensualidad y erotismo con el simple hecho de soltarse el cabello o deliberadamente ponerse una blusa ligera sin brassiere o una falda ajustada sin nada debajo. Tiago era mucho más comedido, disfrutaba ahora de adulto sus abrazos y suaves caricias más que nada.

Y Esteban, ese chico era la posesión de Erwin hecha persona, la celaba hasta de mí en ocasiones, nuestras muestras continuas de afecto nunca habían sido del completo agrado de Esteban y a mi la verdad me causaba gracia verlo celar a Candice y ella, ella lo dejaba y hasta lo disfrutaba en ocasiones. No era raro que cuando Esteban se quedaba en casa acaparara su atención, la visitaba en la oficina, salían a comer y cosas así, era su forma de conectarse con ella y de protegerla de alguna forma. Los 3 formaban un escudo protector y me tranquilizaba saber que ellos estaban conmigo en cuanto a proteger y hacer feliz a Candice se trataba. Su relación con los gemelos era más que excepcional, Clarisse confiaba mucho en ella para contarle sus cosas, Candice les hacía saber que siempre podían acudir a ella, a mí, a nosotros, pasara lo que pasara y así lo hacían ambos cuando lo necesitaban.

Sebastien me recordaba mucho a mí a su edad, algo tímido e introvertido y siempre se sonrojaba cuando su madre lo abrazaba en público o le daba besos cariñosos, no porque no le gustara, al contrario, era muy cariñoso, sino que le daba pena en público ser así de afectivo, estaba colado por Isabella, la menor del clan Bühler-Evans, Isabella era toda una jovencita de 14 años muy linda y el dolor de cabeza de Urs y Fran al ser tan avispada para su edad, con largos rizos cobrizos y ojos verdes amarronados era digna hija de Urs, Oliver por su parte era hijo de Fran, los rasgos no podían ser negados, pero aún así entre ellos había similaridades ya que compartían la misma madre.

Ethan era la bola de energía de la casa, llenaba el espacio con su risa y su alegría, era mi chiquito y tanto Candice como yo lo considerábamos un verdadero milagro, era una ecléctica mezcla de ambos, tan rubio y con los ojos tan azules que parecía brillar a veces, me encantaba jugar con él y pasar tiempo juntos, quería darle a él y a todos mis hijos el tiempo de calidad y el amor que yo no tuve al crecer, quería que ellos pudieran contar con un padre y sentirse amados. Mi madre había llenado partes de esos vacíos en mí, Candice una parte más y mis hijos completaban todo, nunca más me sentí vacío con ellos en mi vida. Ethan era un niño de mamá y no podía culparlo, Candice se desvivía por él y podía convencerla de cualquier cosa, quizás eso lo había aprendido de mí.

Cenamos en familia, disfrutaba mucho esos momentos y comprendía las razones por las que mi esposa protegía esos momentos con tanto fervor, ninguno tuvo lo mejor al crecer y ambos queríamos darle lo mejor de nosotros a nuestros hijos, nuestro tiempo, nuestro amor, una familia que los hiciera sentir amados y seguros. Luego de que cada quien se distrajera en sus cosas aprovechamos para salir y encontrarnos con Erwin en una propiedad que era nuestra a varios de kilómetros de casa. Erwin nos abrió y sonrió al vernos "Buenas noches" pronunció y la boca de mi esposa se entreabrió en reacción a su voz, los pezones se le marcaron al instante a través del vestido, era una reacción visceral incontrolable

"Erwin..." me miró y compartimos un corto abrazo antes que le diera un par de besos en la mejilla a mi esposa y nos adentráramos en la casa

"Hablé con la Dra. Nemcova" soltó ella y vi a Erwin endurecer el gesto, estaba al tanto de lo sucedido con Cassandra y estaba cabreado conmigo, podía entenderlo, de verdad

"¿Qué te dijo?" fijó su atención en ella

"Lo que ya sabíamos, admitió que lo de Piero era mentira, rectificó que me odia y soy el origen de todos sus males y expresó su deseo de terminar con el embarazo" al soltar esa bomba vi a Erwin hacerse pedazos, ella lo sintió y se sentó a su lado para tomarle las manos, esa mirada que compartieron era especial, era esa mirada que dos padres compartían al saber que sus hijos no estaban bien

"¿Puede decidir eso en su estado mental?"

"La doctora me dice que puede darle un par de semanas más ya que su embarazo apenas empieza, que quiere estabilizarla un poco para que ella pueda tomar esa decisión sin que sea un impulso del momento, en eso no podemos intervenir, si ella no quiere al bebé no la vamos a obligar a que lo traiga al mundo para que lo rechace" Erwin la atrajo a su cuerpo y compartieron un abrazo

"Lo que decida es algo con lo que va a cargar toda la vida" dije finalmente atrayendo la atención de ambos "Lo tenga o no va a tener que lidiar con eso pero magnificado por el hecho de ser portadora del virus, si milagrosamente decide tenerlo no va a poder hacer algo tan vital como amamantarlo e igual si decide no tenerlo va a resentirse en algún punto, los 3 la conocemos lo suficiente como para saber que cualquier escenario la devastaría" mi esposa asintió con pesar mientras Erwin le apretaba el muslo con suavidad

"La doctora me dice que es demasiado pronto para ir a verla, ni siquiera pueden soltarla sin que intente hacer alguna cosa" decir eso la mataba, se sentía culpable del espiral de autodestrucción en el que Cassandra se encontraba, ella se hizo un ovillo en el sofá y Erwin la envolvió con su cuerpo, ella empezó a sollozar y yo instintivamente me acerqué también, ella se acomodó entre los dos y nos volvimos su manta de seguridad. La honestidad era el pilar de nuestra relación, debíamos poder confiar plenamente en el otro y para eso todos debíamos ser honestos, no era una tarea fácil pero era algo necesario. Los 3 esa noche conversamos abiertamente de lo sucedido, Erwin quiso ver los vídeos y algo en él se rompió con las imágenes, tenía la misma expresión desolada de mi esposa cuando los vio.

*-*-*-*

-CANDICE-

El sonido de mi teléfono me hizo dar un respingo entre Erwin y Sebastien en el sofá, vi la pantalla, era Tiago "Hola mi vida ¿Qué pasa?" escuché lo pesado de su respiración "Tiago..."

"Te necesito..." el dolor que proyectaba su voz me atravesó el alma

"¿Dónde estás?" le dije poniéndome de pie "Voy para allá"

"En el apartamento"

"Esperame, llego en un rato. Te amo" le dije y él terminó la llamada dejándome con una horrible sensación

"¿Qué pasa con Tiago?" me preguntó Erwin

"No lo sé, solo dijo que me necesitaba, se escuchaba triste, quizá discutió con Diana"

"¿Me mantienes informado?" Erwin me hizo levantar el rostro para poder mirarlo, instintivamente busqué sus labios y compartimos un beso antes de irme con Sebastien al apartamento de Tiago, tenía una copia de la llave en caso de emergencia. Al abrir la puerta vi el apartamento hecho un desastre, las mesas volteadas, sillas caídas, vidrios por todas partes, una punzada de angustia me pateó el estómago

"¿Tiago?" lo llamé y atravesé el desastre para encontrarlo en su cuarto, sentado en una esquina abrazado a sus piernas "Mi vida..." me acerqué y al alzar la cabeza el dolor en sus ojos me devastó

"Me engañó..." pronunció arrastrando las palabras, había estado bebiendo, me senté a su lado, lo hice bajar las piernas y lo acuné contra mi pecho

"Mamá está aquí" le besé la cabeza y nos mantuvimos en silencio por largo rato

"Se acostó con otro..." soltó finalmente y una oleada de odio me recorrió el cuerpo "En sus días en New York, se acostó con uno de sus profesores ¡Es una cobarde!" exclamó con furia "Le tomó días decírmelo ¿Por qué? Yo la amo y le he dado todo ¿Por qué me hace esto?" Tiago destilaba dolor, rabia, decepción y tristeza, cargando el ambiente con una nube gris de emociones que te cortaban el aire

"Lo siento mucho mi amor, no sabes cuanto lo siento. No hay palabras de consuelo para algo así, créeme. Cualquier cosa que te diga será inútil"

"Entonces no digas nada y quédate conmigo, no me dejes solo, por favor" su suplica me conmovió demasiado

"Nunca voy a dejarte solo mi amor" lo hice levantarse para llevarlo a la cama, se aferró a mi cuerpo hundiendo su rostro en mi pecho. Lo dejé llorar todo cuanto quiso mientras yo le acariciaba la espalda y el cabello, una traición nunca es fácil de asimilar ni de entender y duelen demasiado como para pensar racionalmente

“Perdí los estribos...” pronunció con profunda tristeza “Le grité, la insulté, la comparé con su madre y ella se enfureció, me golpeó y te juro que me entraron ganas de sacudirla y preguntarle ¿Por qué? Pero no me atreví a ponerle un dedo encima, sería catastrófico si lo hubiese hecho, me dijo que estaba confundida, yo le dije que habíamos terminado, no quiero saber de ella” pronunció con tanta amargura que tuve que tomar un respiro para no llorar con él

“Entiendo tu sentir y me enorgullece saber que pudiste contenerte, nunca es fácil cuando uno pierde los estribos, en momentos de furia todo se nubla y muchas cosas se rompen fácilmente, ojala pudiera darte una razón válida para lo que hizo Diana pero no las hay, nunca las hay para un engaño así, créeme. La gente engaña por las razones más estúpidas del mundo y eso es lo que más duele, entregarlo todo y no recibir lo mismo a cambio. Ahora estás muy molesto y triste, los ánimos están caldeados, debes dejar que todo se enfríe entre ambos y pensar seriamente en lo que quieres y lo que sientes...”

“En este momento la odio, la odio con todo mi ser...” asentí, yo también la odiaba por hacerlo sufrir “No creo ser capaz de perdonarla si es que alguna vez me pide perdón... Ni una disculpa, absolutamente nada de eso salió de su boca lo que hace todo más jodidamente doloroso ¿Me entiendes?” asentí “Siento que me han abierto el pecho con un cuchillo filoso, destrozado mi corazón y le vertieron ácido encima, así me siento” me estremecí, entendía perfectamente su sentir, me había sentido así. Muchas veces. Más de las que desearía.

“Estoy aquí contigo y tengo la firme creencia de que no hay nada que una madre no pueda ayudar a aliviar” un atisbo de sonrisa se dibujó en sus labios “Pídeme lo que quieras pero ni creas por un segundo que voy a dejarte regodear en el dolor por mucho tiempo ¿Estamos?”

“No esperaba fuera de otra forma contigo” deslizó su mano hasta mi espalda y me apretó contra su cuerpo

“¿No quieres ir a la casa? Nuestra casa” le pregunté con la esperanza que accediera, ver ese lugar me ponía más triste y sé que a él también, era su hogar junto a ella y estaba lleno de recuerdos por doquier

“Sí, vamos ¿Podrías mandar a alguien por mis cosas? Salir de aquí y volver no es algo que quiera hacer, al menos no en este momento”

“Lo que necesites” respondí sin dudar y lo ayudé a salir de la cama, un poco tambaleante por la mezcla de alcohol y rabia, se aferró a mí y agachó la cabeza cuando vio a Sebastien esperándonos ¿Es que acaso no podíamos tener un respiro?


______________________________________________

Gracias Juanny por la firma.! Esta hermosa eres la mejor..!



avatar
virginia2604
Administracion
Administracion

Localización : Ciudad Bolivar, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm No Angel. Capitulo 15-16

Mensaje por virginia2604 el Jue Ene 12, 2017 6:26 pm

CAPÍTULO 16

GSTAAD, SUIZA

CENTRO DE SALUD MENTAL Y REHABILITACIÓN DE ADICCIONES



“¿Te ha pedido ella perdón?” preguntó la doctora Nemcova en nuestra sesión diaria

“Sí, lo ha hecho. Innumerables veces” respondí sin muchas ganas

“¿Por qué no has querido perdonarla?” inquirió con expresión dura

“Porque no me da la gana, ella lo tiene todo. Siempre lo ha tenido, incluso a él, a todos y yo ¿Yo que tengo?”

“También los has tenido a todos pero nunca has querido verlo” esa frase caló hondo dentro de mí y mi mente evocó todos aquellos recuerdos felices de mi infancia, cuando era tan feliz rodeada de todos

“No quiero seguir hablando”

“No resolverás nada sino lo enfrentas, Cassandra”

“¿Qué se supone debo enfrentar? ¿Que tengo celos de mi madre? ¿Que envidio su vida y sus hombres? ¿Que me molesta su belleza y como todos se rinden a sus pies? ¿Es eso lo que quiere que enfrente?” solté molesta y cerré los ojos, seguían sin poder moverme demasiado, cuando intentaban soltarme me daba por querer correr o golpear a alguien y por eso me mantenían amarrada. Estaba cabreada y solo quería dormir

“Al menos admites lo que sientes, eso es un paso”

“¡Y una mierda!” exclamé exasperada, volví a cerrar los ojos e hice el voto de silencio, no quería seguir hablando y no lo haría...

*-*-*-*

NIZA, FRANCIA

-CANDICE-


Me desperté temprano envuelta en los brazos de Tiago, al llevarlo a casa y ayudarlo a subir a su cuarto no quiso desprenderse de mí y yo lo dejé, si me necesitaba cerca, me tendría. Siempre. Serpenteé con cuidado de no despertarlo, su cuerpo temblaba de repente mientras dormía, seguía alterado por lo sucedido y la verdad, yo también lo estaba. Pasé por mi cuarto y vi a Sebastien profundamente dormido, abrazado a mi almohada, pobre, la pasaba fatal cuando dormíamos separados y era un verdadero ángel por ser siempre tan comprensivo y dejarme anteponer a nuestros hijos. Me di una ducha rápida y tan solo me puse shorts y una camisa suelta de tirantes, no iría a trabajar esa mañana.

Me enganché el ipod al short, puse los audífonos y a todo volumen en mis oídos Adele me cantaba que lo tomara todo, empecé por los pancakes de arándanos que tanto le gustaban a mi precioso hijo, un lejano recuerdo de Anna, me costó aprender a prepararlos como ella pero le encontré el tino y siempre se los preparaba a Tiago cuando podía, café de colador, no de máquina ¡Nada como un buen café casero! Cojí el molinillo para triturar los granos y pasarlos por el colador, el olor me despertaba los sentidos ¡Delicioso! Luego me dediqué a los huevos revueltos con tomate y cebolla que tanto le gustaban ¿Y cómo no? Eran un delicia y no porque yo los preparara. Sonreía con el hilo de mis pensamientos y esperaba poder hacer sonreír también a mi hijo.

Mi ipod en aleatorio estaba empeñado en que Adele fuera mi compañera esa mañana, así que “I Miss You” inundó mis oídos y no pude evitar sonreír ¿Quién iba a decir que la mujer experta en escribir sobre corazones rotos pudiera escribir una mierda tan sexy como esa?

“I want every single piece of you
I want your heaven and your oceans too
Treat me soft but touch me cruel
I wanna teach you things you never knew, baby
Bring the floor up to my knees
Let me fall into your gravity
Then kiss me back to life to see
Your body standing over me

Baby, don't let the lights go down
Baby, don't let the lights go down
Baby, don't let the lights go down
Lights go down lights go down
Lights go down lights go down
Down down down


I miss you when the lights go out
It illuminates all of my doubts
Pull me in, hold me tight, don't let go
Baby, give me light”

Meneé mi cuerpo mientras tomaba mi segunda taza de café, moviendo las caderas al delicioso ritmo de la batería y los instrumentos

“We play so dirty in the dark
Cause we are living worlds apart
It only makes it harder, baby
It only makes it harder, baby
Harder, baby harder, baby harder, baby harder, baby...”

La sensual voz de Adele me agudizaba los sentidos y la palabra “Harder” esa forma decadente de pronunciarla hizo que mis pezones se endurecieran al instante y casi traspasaran la tela de la camisa, sonreí al ver esa reacción, lo mismo me provocaba Erwin al hablar “Buenos días, belleza” la manos de Piero se deslizaron por mi abdomen mientras su barbilla se posaba en mi hombro, jalando con los dientes el cable del audífono para despegarlo de mi oído, no pude evitar sonreír

“Buenos días, hermoso” le respondí en igual tono, colocando la taza de café en el mesón para acariciarle los brazos con mis manos, me giré lentamente y ¡Joder mi hijo era precioso! Ese día llevaba una camisa azul claro de mangas largas y un pantalón de vestir gris que se ajustaba a su delgado pero bien definido cuerpo, cuando se colocara la bata blanca todas las panties caerían en fila por el piso donde pasara ¡Literal!



“¡Vaya, mírate!” le di una repasada y él me hizo lo mismo, a solas nos dábamos ese lujo “¡Como para comerte!” me sonrió descaradamente

“Y tú estás divina” fijo su vista en mis pechos y se humedeció los labios con la lengua en un sensual gesto “¿Qué sucedió anoche?” tomó mi taza del mesón y se la llevó a la boca

“Diana se acostó con otro tipo en New York” sus ojos se abrieron como platos y volvió a dejar la taza donde estaba

“¡Menuda mierda!” exclamó con cierta molestia en su tono de voz, Piero era muy protector con toda la familia

“Tiago está destrozado como no tienes idea, se me rompe el corazón verlo así, el apartamento anoche era un desastre” Piero suavizó su mirada y me sujetó por las caderas para atraerme a su cuerpo

“Puedo imaginarlo, nunca lo esperé de Diana pero supongo nunca se termina de conocer a las personas ¿No?”

“Nunca mi amor, eso te lo aseguro”

“¿Te vas a quedar en casa?” asentí “Yo tengo varios pendientes en el hospital, trataré de desocuparme temprano para venir y ver qué hacemos” acercó su rostro al mío, acariciándome con la nariz el ángulo de la mandíbula “Siempre hueles rico” el tacto de sus dedos en el tirante de mi camisa me hizo cosquillas, él lo notó y retrocedió solo un paso para volver a mirarme “Algo que anhelar cuando vuelva a casa”

“¡Eres insoportable!”

“Así me amas” me besó la mejilla y mordisqueó un poco mi hombro, haciéndome soltarle un ligero golpe en el pecho

“Buenos días, huele rico” apareció Lucia con su vientre al aire como ya era costumbre, me fascinaba ver a mi nieto crecer y como Lucia florecía cada día más

“Buenos días, hermosa” Piero le besó la mejilla y seguidamente se inclinó hacia su abdomen “Buenos días, campeón ¿Ya despertaste?” le puso las manos y sonrió al sentir el movimiento

“Buenos días” ella se estiró un poco “Hola mami” me besó ambas mejillas

“Hola mi amor, buenos días, hice jugo, está en la nevera” ella sonrió y la vi descalza caminar pausadamente hasta la nevera, su nivel de energía a esa hora era muy bajo

“Siéntate y te sirvo, sé que debes irte temprano” le dije a Piero recorriendo su espina dorsal con mis dedos, su cuerpo reaccionó al instante, me miró negando con la cabeza y se mordió los labios. Desayunó junto a Lucia con hambre voraz, pero todo era voraz en él, su apetito y sus ansias en todos los aspectos de su vida

“Te amo, prometo regresar temprano” me besó ambas mejillas antes de irse, besó la frente de Lucia y le acarició con ternura el vientre

“Me llevaré a los niños a buscar a Sara al aeropuerto más tarde ¿Te parece bien?” Sara estaba en Los Ángeles por trabajo

“Sí, no hay problema” le respondí y entonces sentí alguien me miraba, me giré y estaba Tiago descalzo, en pantalón de pijama y sin camisa, su torso y cabello seguían húmedos, al menos se había dado una ducha

“Buenos días” pronunció débilmente

“Buenos días mi amor, te preparé el desayuno y te esperaba para comer” deslicé mis manos por su espalda desnuda, acariciando el tatuaje con mi nombre y unas alas de ángel, era igual al que Piero y Esteban tenían en la espalda, recuerdo casi me infarto cuando llegaron los 3 y me mostraron lo que se habían hecho, internamente me encantaba pero al momento me pareció una locura ¿Qué podía hacer? Absolutamente nada, eran hombres adultos y ya estaba hecho, deslicé mi mano por su brazo donde reposaba el nombre de Anna en ruso, le besé la mejilla y un atisbo de sonrisa se dibujó en sus labios

“Gracias” se sentó en el taburete y atrajo mi cuerpo hacia el suyo, hundiendo su rostro entre mis pechos, inhaló y exhaló con fuerza “Te amo” alzó el rostro y me vi reflejada en el marrón profundo de sus ojos

“Y yo a ti” le besé la frente y serví el desayuno, estando los chicos de vacaciones en la casa no era raro que despertaran tarde en las mañanas, yo, yo era como un reloj suizo que siempre despertaba temprano, por costumbre y por el trabajo, pero esa mañana mi trabajo era hacer sentir un poco mejor a mi chico con el corazón roto

“Ya le mandé un mensaje a Francis para que se encargué del consultorio y me avise cualquier cosa” giró su teléfono en la mesa como si esperara alguna cosa, lo hice a un lado

“Esto es mío hoy” entornó los ojos pero no dijo nada más

“Si escribe...”

“No va a escribir ni llamar, no hoy...” alzó una ceja

“¿Cómo lo sabes?”

“Soy mujer, simplemente lo sé” contesté dándole un sorbo a mi café ¡Estaba jodidamente bueno!

“¿Puedo pedirte algo?”

“Lo que quieras”

“¿Podemos bajar a hacer ejercicio un rato? Siento que si no libero toda esta ira voy a volverme loco” se llevó las manos a la cabeza y sé que la estaba pasando fatal

“Podemos claro que sí... Hoy me quedo en casa y soy toda tuya” ¡Y sonrió! ¡Vaya! Al menos podía lograr eso

*-*-*-*
-TIAGO-
Lo sucedido con Diana se repetía en mi cabeza una y otra vez y cada una era más dolorosa que la anterior "Me acosté con alguien más, estoy muy confundida" esa frase me destrozó a niveles inimaginables ¿Cómo pudo hacerme algo así? No lo entendía, mi mente no lo asimilaba. Me enfurecí como nunca antes pero nunca antes había sentido esa clase de ira por nadie, de esa ira venenosa que te hace pensar cosas oscuras y tontas. Le grité, me golpeó y yo la dejé sin tocarle un cabello, no podía ni quería lastimarla de forma intencional aunque mi mente me gritaba otra cosa.

Le grité que se marchara de mi casa y así lo hizo, sin protestar y cuando ella azotó la puerta yo perdí por completo la cabeza, tomé una botella de whisky en un par de sorbos, aventé los jarrones, las fotos, las mesas, enfurecido destrocé el que había sido nuestro hogar. Era horrible sentirse así. La odiaba, era un odio visceral que me enfurecía de tan solo pensar en ella. Ella se había ido a New York a tirarse a otro tipo ¿Cómo debía tomarlo? ¿Aplaudirle? ¡Joder, estaba cabreado en serio!

"¿Listo?" la dulce voz de mi madre me trajo de vuelta a la realidad ¡Joder qué bella se veía! Llevaba el cabello recogido, un brassiere deportivo fucsia que resaltaba su tono de piel y dejaba ver su abdomen, shorts negros con rayas grises que se ajustaban desde su cadera hasta la mitad de sus muslos como una segunda piel ¡Era sensual! Ella lo sabía, sabía que era atractiva y no se molestaba en ocultar su belleza. Llevaba sus 51 años mejor que nadie y se veía demasiado bien, nunca nadie jamás creía que esa era su edad, debía tener alguna clase de pacto con el diablo o una fuente secreta en la que se bañaba para mantenerse así

"Estoy listo" le respondí y ella echó a andar, dándome una buena vista de su trasero, uno de sus más grandes atributos físicos y la verdad era toda una belleza, una forma perfecta de manzana apretada en esa tela elástica. Y sí, podía ver el atractivo de mi madre sin sentirme mal, ella lo mostraba y yo no estaba ciego. Bajamos a la playa para hacer primero algunos estiramientos, la veía llevarse con facilidad las piernas detrás de la cabeza y contorsionarse de formas obscenas y seguir destilando elegancia ¿Cómo lo lograba? Mi madre era un ser sexual en toda la extensión de la palabra y no es que lo hiciera intencionalmente sino que así se le daba. Más de una vez la vi teniendo sexo con Sebastien en la piscina de la casa o en el estudio ¡Bastardo afortunado! Ella era una diosa en todos los sentidos, como madre, como esposa y como mujer

"Estás muy distraído" me acarició el rostro para atraer mi atención "No me digas piensas en Diana otra vez" No, pienso en tu perfecto trasero. Le sonreí

"No, no pienso en ella, no estando contigo" la sonrisa que se dibujó en su rostro me hizo sonreír también

"Te ayudo a estirar" me dijo y no desaproveché la oportunidad para tocarla "inocentemente" tan solo un poco, ella sabía lo que provocaba, no había necesidad de decirlo, se podía sentir. Trotamos un rato, me convenció de hacer yoga y lanzar una cantidad absurda de rocas al océano, fue algo así como catártico ¡Dios! Amaba que pudiera conocer partes de mi que ni yo sabía existían, me imaginaba que el océano era ella y las piedras le ocasionaban tanto dolor como a mí ¡Menuda mierda! "¿Quieres entrar al agua?" el toque de sus manos sobre mi camisa me trajeron de vuelta a la realidad

"Sí, vamos. El calor ya me está matando" le respondí a sabiendas que la vería quitarse alguna cosa y quedar con menos ropa ¿Qué me estaba pasando? ¡Controlate! Me di golpes mentales

"El sol está inclemente hoy" dijo con voz suave mientras abría descaradamente el cierre frontal de su brassiere deportivo y mostraba dos pequeños triángulos rosados que cubrían sus pechos, me quité la camisa y ella sonrió mirándome con detalle, el cuidado de mi cuerpo fue algo que aprendí de ella y que me hizo más seguro cuando estudiaba, nunca está demás verse bien ¿No? "Tierra llamando a Tiago" me puso las manos en el pecho y las deslizó lentamente hasta mis hombros y mi cuello hasta sujetarme el rostro para hacer que la mirara "¿Estás bien? Te noto muy pensativo" Sí, es tus pechos y trasero, pensé y le sonreí

"Estoy bien, vamos" la tomé entre mis brazos para cargarla hasta el agua, ella reía como loca y me pedía la bajara, no lo hice hasta hundirnos a ambos en el agua, abrí los ojos y ella me estaba mirando también. Bajo el agua todo sonido estaba enmudecido y el martillar de mi corazón me retumbaba en los oídos, se veía como una ninfa con su esbelto cuerpo y larga cabellera rubia ondulando en el agua, hoy la estaba mirando más que de costumbre, supongo necesitaba enfocarme en otra cosa aparte del hueco en mi pecho y ella, mi madre, era un distractor maravilloso.

@TiagoSchrott

“The best place to be... With the women I love the most... @CandiceIzambard thank you mom, you're always there for me #LuckiestMan

*-*-*-*
-CANDICE-

Volvimos a la casa riendo como locos, me daba gusto al menos ver a mi chico sonreír de esa forma tan despreocupada, sé que no superaría lo de Diana de un día para otro pero podía mostrarle que la vida continuaba aunque tuviéramos el corazón roto, Sebastien estaba sentado en la sala entre Ethan y Carlitos jugando vídeo juegos, mis chicos y sus formas de pasar el rato “Voy a darme un baño” Tiago me besó la mejilla y yo subí también, cuando pasé por el cuarto de Sebas lo vi bailando con Lucia, mientras Clarisse los grababa, ella estaba empeñada en sacarlo del cascarón y volverlo más extrovertido y la verdad es que Sebas reía a más no poder estando con sus hermanas y aprender a bailar siempre es divertido.

Me metí a bañar y al salir aproveché que estaba sola para llamar a Erwin “Candice...” sonreí frente al espejo al escuchar mi nombre

“Hola corazón ¿Cómo estás?”

“Bien ¿Y tú? ¿Y Tiago cómo sigue?”

“Al menos lo saqué a trotar un rato y lo hice olvidarse un poco de todo en la playa, pero va a estar bien, le tomará un tiempo pero va a estar bien”

“Como quisiera estar con él y ofrecerle un poco de consuelo”

“Ya lo sé, yo hago lo que puedo”

“No me queda duda de eso” hizo una pausa “Te amo” esa sutil frase quedó suspendida entre nosotros

“Yo también te amo” le respondí mirándome en el espejo, admirando el brillo en mis ojos al hablar con él “Definitivamente necesito unas vacaciones de tanto drama”

“Las mereces luego de tanto drama”

“Y un par de esos días van a ser para nosotros”

“¿De verdad?” el tono de emoción en su voz me sacó una sonrisa

“De verdad, quisiera que las cosas fueran diferentes pero ya me he acostumbrado a nuestra realidad”

“No es tan mala, de verdad que no lo es y nunca dejaré de sentirme agradecido contigo y con Sebastien, tampoco dejaré de amarte como lo hago, mi pequeño rubio demonio” y así, con tan simples palabras Erwin me desarmaba por completo, siempre lo hacía.

*-*-*-*
-TIAGO-

Quise buscar a mi madre pero me detuve al escucharla hablar con Sebastien "Tiago me mira con deseo" la escuché decir y me sentí apenado

"Eso no es nuevo" me sorprendió escuchar decir eso a Sebastien "¿Te pone cachonda?"

"¡Sebastien!"

"No lo niegues, te conozco. Disfrutas que te miren y te deseen"

"Y a ti te pone que otros me deseen, aunque sean mis hijos" se me fue la mandíbula al piso al escucharlos hablar de esa forma, no bueno, con razón llevaban tanto tiempo juntos, si eres capaz de hablar tan abiertamente con tu pareja creo las cosas pueden funcionar

"Eres el sexo hecho mujer, la Afrodita reencarnada, pones tanto a hombres como mujeres y eso es..." hizo una pausa "Excitante" pronunció finalmente y yo debía darle la razón

"¡Obseso!"

"¡Oh vamos! Que te pone mucho la forma en que te miran y te tocan, sino no estuvieras aquí desnuda sentada en mis piernas"

"Es una locura"

"El chico tiene el corazón roto y quien mejor para ofrecerle consuelo que tú ¿O prefieres lo haga una desconocida de la calle?"

"¡Oh Dios, no!" exclamó alterada "Odiaría eso pasara, digo, tampoco lo voy a amarrar al celibato pero no me gustaría se fuera con cualquiera. Fue mío primero" con esa frase me desarmó, había algo en el tono posesivo de su voz que me hizo sentir muy bien. Yo era suyo. Punto. Volví a mi cuarto y escuchar eso me hacia sentir mejor, decidí llamar a Piero

"Hola bro ¿Todo bien?" me contestó animado

"¿Estás muy ocupado?"

"No, solo termino unos informes ¿Qué pasa? ¿Cómo te sientes?"

"Mejor la verdad, mamá es una diosa por distraerme y ayudarme a despejar la mente"

"Ah sí, ella es experta en eso, te vas a sentir mejor pronto y siempre es lindo que te den abrazos extras y mucha comida" no pude evitar reírme "Lamento mucho lo de Diana pero oye, no es el fin del mundo ¿Quieres salir esta noche?"

"Justo para eso te llamaba, quiero que hagamos algo, mamá, tú y yo"

"¿Club de nudistas?" solté la carcajada

"¿Puedo confesarte algo?"

"Lo que quieras, hermano. Sabes que soy una tumba" afirmó y no lo dudaba, Piero y yo compartíamos muchas cosas

"Se trata de mamá"

"¿Qué hay con ella?"

"¿Sabes que la excita que nosotros la deseemos?"

"Lo sé, es una diosa divina ¿Verdad?"

"¿Crees que ella nos vea como algo más?"

"¿Sería tan malo si lo hiciera?"

"No, la verdad no sería malo, ella es una de esas mujeres que puede hacer que un hombre pierda la cabeza, es mucha mujer..." escuché a Piero reírse en tono bajo

"Lo es, ciertamente lo es. La verdad es que va a pasar solo lo que ella quiera y cuando lo quiera ¿Le entrarías?”

“Bromeas ¿Verdad? No podría ni dudarlo, digo...” me mordí los labios de solo pensarlo “No soy de piedra, hermano y ella, ella es una mujer difícil de ignorar” mi hermano volvió a reírse

“Lo es...” hizo una pausa “Dame un momento” lo escuché hablar algo a lo lejos “Hermano, debo irme pero saldré temprano, espero, nos vemos en la casa y cuadramos algo”

“Vale, nos vemos” le dije y terminé la llamada

*-*-*-*
-PIERO-

Quedé riéndome como tonto luego de la conversación con Tiago, debía preguntarle luego qué había pasado para que se pusiera así, de hecho, me debía una conversación, quería saber con detalle lo que había pasado con Diana ¿Quién lo iba a decir? Solté un largo suspiro al pensar en eso ¡Menuda mierda! Sé cuanto Tiago adoraba e idolatraba a Diana, debía estar hecho trizas luego de semejante cosa.

Las relaciones son tan complejas ¿Cómo hacer que duren? Definitivamente debíamos pedirle consejos a mi madre y a Sebastien, digo, llevaban casi 20 años estando juntos oficialmente, tan solo una vez en todos esos años los vi discutir fuertemente y Sebastien estuvo fuera de la casa por una temporada, yo sabía lo que había pasado pero ella no quería nadie más lo supiera, siempre tan protectora con todos, podía tragarse el sufrimiento del mundo si eso significaba que los que ella amaba no iban a sufrir, la había visto hacer lo mismo con Erwin e incluso con mi papá y no podía culparla, admiraba que tuviera esa capacidad, yo no podría hacerlo, bueno, quizá solo con ella, a ella le perdonaría absolutamente todo.

Estaba inundado de trabajo ese día, cirugías, pacientes, papeleos, intenté hacer todo lo más rápido pero eficientemente posible para poder salir temprano, necesitaba llegar a casa o más bien, quería llegar a casa. Manejé de regreso a casa mientras Bruno Mars me hacía tamborilear los dedos en el volante, estaba de buen humor. Definitivamente. Al llegar mis enanos me saltaron encima, Ethan y Carlitos se me guindaron encima, preguntándome cuánta sangre había visto ese día, me causaba gracia y amaba esos pequeños momentos con ellos, ver sus ojos curiosos y sus reacciones cuando les contaba lo que hacía.

Cuando entré finalmente vi a mi madre bailando con Lucia en la sala, la imagen era en verdad hermosa, mi hermana movía su pequeño cuerpo en el que sobresalía su creciente vientre mientras mi madre ondeaba sus caderas en un sensual oleaje que dejaba volar su cabello de igual manera, ella llevaba una blusa sin tirantes y shorts de jeans que dejaban ver sus hermosas piernas. Tiago estaba en el sofá junto a Sebastien y ambos la observaban con cierto brillo en la mirada, Carlitos y Ethan se les unieron a cada una y siguieron bailando muy animadamente y entonces ella me miró, detuvo su movimiento y me sonrió ampliamente, su sonrisa era la más bella de todas, iluminaba todo, era como un sistema solar privado

“Arman fiesta y no invitan” dije al acercarme un poco más con toda la intención

“Siempre eres bienvenido a la fiesta” fueron sus palabras antes de dar sus elegantes pasos hacía mí y ofrecerme su mano, mi madre tenía esa capacidad de hacer que todo alrededor desapareciera con tan solo mirarte, sus profundos ojos azules eran en verdad hipnóticos y yo no era el único que lo pensaba. Con delicadez deslizó sus manos por mi pecho hasta enlazarlas en mi cuello, pegando su cuerpo al mío sin ser muy obvia “¿Cómo te fue hoy?” preguntó mientras comandaba los movimientos y mi cuerpo instintivamente la seguía

“Bien, vidas salvadas, al menos hoy” era algo que siempre le decía cuando alguien no moría en mi guardia o en mi quirófano. Aún recuerdo mi primer paciente fallecido, un accidente de auto dejó a un chico de 15 años con hemorragia interna severa, tuvieron que despegarme después de dar 5 rondas de RCP avanzado, ya no se podía hacer nada, me costó un mundo asimilar eso pero ahí estuvo mi madre para acurrucarme en su pecho y hacerme sentir mejor. Siempre lo hacía.

La verdad es que siempre anhelaba llegar a casa e incluso estando con Mía no pasaba día en que no fuera a casa al menos un rato, el calor de hogar y mi familia eran una necesidad básica para mí, junto a respirar y comer. La algarabía, las risas, los abrazos, las muestras de afecto y apoyo, esa era una de las cosas que más me gustaba, la capacidad de expresar nuestros sentimientos en un ambiente seguro, mamá se aseguró de crear eso para nosotros y daba resultado, exceptuando a Cassandra, nosotros como familia eramos muy sólidos y formábamos un sistema de apoyo del cual me sentía orgulloso. Aún recuerdo los eventos del colegio o la universidad donde aparecía toda la familia y ya con eso se llenaba el lugar.

Cualquiera pensaría que crecer con tantas personas en casa era malo, en nuestro caso era al contrario, había sido y seguía siendo lo mejor, tanto mamá como Sebastien siempre se encargaban de hacernos sentir a todos importantes y que debíamos cuidarnos y apoyarnos los unos a los otros. Siempre. Y ellos, ellos predicaban con el ejemplo, y claro, de vez en cuando era caótico tener un espacio lleno de adolescentes malhumorados pero lo manejamos bastante bien a mi parecer.

Mis hermanos menores Clarisse, Sebas e Ethan eran la prueba de la calidad de padres que Sebastien y mi madre eran, Clarisse era muy parecida a mamá y no solo físicamente, también era muy noble y colaboradora en casa. Sebastien era bastante tranquilo y centrado, muy parecido a su padre en ciertas cosas y en una casa llena de modelos y artistas él era el más tímido de todos, creo que a veces se agobiaba con tanta cosa pero lo llevaba bastante bien. Ethan era la luz de la casa al igual que Carlitos ¡Dios, cuánto los amaba! Eran los consentidos de la casa y cuando llegara el bebé de Lucia se pondrían como locos, los escuchaba repartirse tareas para cuando llegara el bebé, ellos crecían como hermanos y eso eran aunque el árbol genealógico los nombrara tío y sobrino.

“Se ve que la han pasado bien en mi ausencia” dije finalmente haciendo a mi hermosa madre dar un rápido giro

“Siempre la pasamos mejor cuando no estás” completó Tiago con una sonrisa socarrona que hizo estallar en risas a Sebastien

“Ja ja siempre tan encantador” le respondí recibiendo una sutil caricia en el cuello que me hizo sonreír

*-*-*-*
-CANDICE-

Luego de cenar en familia y recibir a Sara, estuvimos conversando todos un rato, la salida con los chicos era un hecho y aunque me tocara trabajar al día siguiente, el desvelo valdría totalmente la pena. Sebastien y yo nos vestimos juntos, como la mayoría de las veces, admirándonos el uno al otro en cosas tan sencillas como ponerse los zapatos o peinarnos el cabello, era de esas pequeñas cosas que solíamos disfrutar mucho y habíamos aprendido a apreciar a través de los años. Yo lo miraba, mi esposo tan elegante, abotonándose la camisa, dejando libres 3 botones y un sensual rastro de piel donde colgaban sus cadenas, le gustaban esas cosas y la verdad ver como se pegaban a su pecho sudado luego de hacer el amor me parecía de los más erótico.

Me sonrió al darse cuenta como lo estaba mirando “¿En qué piensas?” yo seguía en ropa interior en ese momento



“En que debería ser ilegal que mi esposo sea tan bello” me sonrió en respuesta y no estaba mintiendo, con los años Sebastien solo lograba verse más guapo, como un buen vino añejo

“Podría aplicar la misma lógica contigo” aún descalzo dio unos pasos más y me atrajo a su cuerpo con las manos, nos besamos con devoción “¿Algún plan especial para esta noche?” arqueó las cejas en complicidad

“No lo sé, ustedes quieren salir y yo quiero salir con ustedes, la noche sigue siendo joven” me encogí de hombros y recibí un apretón en mi trasero

“Le das esperanzas a este pobre corazón” se puso la mano en el pecho en un divertido gesto dramático y no pude más que reírme. Entre bromas y besos nos terminamos de alistar, Sebas iba todo de negro y se veía impresionante, un jean negro y un camisa de mangas largas en igual tono, solo resaltaban las cadenas en su cuello, el reloj en su muñeca y sus pulseras ¡Como para comérselo! Literalmente. Yo opté por un vestido corto negro que tenía forma de chaqueta con botones a ambos laterales, el cabello suelto y poco maquillaje



Al salir del cuarto me topé de bruces con Piero, perdí el aliento por una fracción de segundo ¡Joder! Llevaba una camisa azul claro con una chaqueta de cuero negro encima y jean oscuros a juego, su cabello frondoso perfectamente arreglado, junto a una incipiente barba y esa mirada oscura



Escuché a Sebastien reír por debajito al notar mi reacción, me conocía demasiado bien “¡Mirate!” me dijo jadeante y miró desde mis piernas hasta mis ojos sin vergüenza “¡Estás bellísima!” soltó finalmente

“Gracias, tú no te ves nada mal tampoco” me sonrió autosuficiente a sabiendas que le estaba mintiendo

“¿Nos vamos? ¡Oh por...! apareció Tiago y creo tuvimos la misma reacción al vernos, él llevaba una bonita mezcla de formal e informal con una chaqueta en color vino tinto con solapas negras que ocultaban una informal playera negra debajo y jeans clásicos, aún así te quitaba el aliento ¡Vaya!



“¿Nos vamos?” repuso Sebastien mientras me apretaba la cadera para sacarme del trance al ver a Piero y Tiago hombro a hombro, la verdad es que eran... ¡Deslumbrantes! No había otra palabra para describirlos. La primera parada de la noche fue un insinuante bar del centro de Niza, era buen ambiente y tenía de esos sillones redondos que te hacían sentir dueño del mundo. Sebastien era muy complaciente y dejó que me sentara en medio de los chicos, nos comunicábamos con la mirada y sé que la imagen mental que tenía mi pervertido esposo despertaba sus fantasías, que por su suerte podían ser las mías también.

Los tragos empezaron a fluir al igual que la conversación, era muy fácil conversar y bromear y más aún con unos tragos encima. En un punto vi a Sebas secretear con Piero pero los sutiles roces de Tiago me mantenía con él "Esta noche es para que Tiago se divierta así que es hora de irnos" Piero se frotó las manos y miré a Sebastien que me sonrió con cara de "yo no fui" salimos de ahí y cuando nos acercábamos al lugar supe dónde nos encontrábamos, era un exclusivo club de nudistas que Sebastien y yo solíamos frecuentar cada tanto, lo miré severa y me lanzó un beso al aire ¿Qué sería de mí sin Sebastien? Una oleada de miedo surfeó en mi interior y tuve que mandarla de nuevo al fondo, no era el momento de pensar en eso

"Buenas noches" nos saludó una escultural morena de piel achocolatada y ojos verdes impresionantes, llevaba unos lindos cubre pezones en forma de corazón cubiertos de diamantes y una falda roja que contrastaba de maravillas con su piel "Bienvenidos" Sebastien mostró nuestra tarjeta de miembros y los ojos de la chica brillaron como faroles, los miembros le dejaban grandes ganancias al lugar y las mejores propinas a las chicas "Les daré una buena mesa"

"¿Lynnet se encuentra?" pregunté recibiendo la mirada de asombro de Piero y Tiago, me encogí de hombros

"Sí, se presenta en un rato"

"¿Puedes decirle que se pase por nuestra mesa luego? Dile que Amelie está aquí" Sebas se mordió los labios

"Seguro que sí, yo le digo" la joven morena de piel chocolate se devoró con la mirada a mis hombres y una pizca de celos apareció súbitamente, miré a la exuberante morena a modo de advertencia y ella bajó la mirada, yo escogería las chicas o al menos esperaba poder hacerlo, aunque se me revolvía el estómago de pensarlo. Nos dieron una bonita mesa cerca del escenario y hermosas mujeres nos tomaron la orden de tragos y un par de bocadillos, no planeaba embriagarme

"Así que eres asidua a este lugar" me susurró Tiago mientras tenía su mano inmóvil en mi muslo

"Podría decirse, digo, una chica puede divertirse de muchas formas" alzó una ceja en respuesta y sonrió divertido mientras apretaba suavemente mi muslo, fue algo tan sutil que su mano pareció no moverse pero yo lo sentí

"No dudo que en tu haber tengas infinitas formas de divertirte" el tono de su voz tan profunda me puso la piel de gallina al instante

"Belleza" Piero atrajo mi atención hacia él y la verdad es que se veía sexy a rabiar "Interesante lugar" me susurró

"No te hagas el inocente que te vi planificarlo con Sebastien, sé lo que quieres hacer" justo en ese momento más tragos aparecieron y yo me moví para sentarme al lado de mi esposo, crucé las piernas y la mano de Sebas encontró su lugar en mi muslo "Eres perverso" le susurré y sus ojos azules chispearon con malicia

"Solo tan perverso como a ti te gusta que sea" ronroneó a mi oído subiendo unos milímetros la falda de mi vestido, las miradas de Tiago y Piero se clavaron en la mano de Sebastien y en mis piernas "Solo nos vamos a divertir un poco, relajate y disfruta" esas frases llenas de promesas oscura me ponía a mil y él lo sabía, sabía como apelar mi lado oscuro y usarlo para su placer

"Te odio" le dije y me sonrió arrogante

"Me amas" subió la mano un poco más exponiendo casi la totalidad de mis piernas, bajo la atenta mirada de Tiago y Piero que nos observaban expectantes. La atención me excitaba. Ellos me excitaban. Punto.

El espectáculo no tardó mucho en empezar, era una producción muy elaborada con vestuario, luces y toda la pompa. Lynnet era una exuberante pelirroja que contorsionaba su cuerpo de una forma tan grácil y sensual que era placenteramente doloroso de ver y sí, tenía cierta debilidad por las pelirrojas ¿Podían culparme? Su cabello rojo como lava ondeaba sobre un cuerpo blanco, lleno de curvas de infarto y que un bikini de joyas apenas cubría. Piero y Tiago la miraban absortos al igual que Sebastien ¿Y cómo no? Derrochaba sexo por cada poro de su porcelanada piel. Su presentación le ganó silbidos y ovaciones, pagaban miles por tenerla en un privado y valía cada centavo

"Pero si mi mujer favorita nos deleita con su belleza hoy" Lynnet apareció con el mismo bikini de diamantes y de cerca se veía aún más imponente "Hola sexy" se sentó a horcajadas en mis piernas, besó a Sebastien en la mejilla y me regaló un suave beso en los labios

"Hola sexy" le respondí y sus fieros ojos verdes con toques rojizos como su pelo me miraron brillantes "Mis hijos vinieron conmigo" ella giró la cabeza aún sentada en mis piernas, Piero y Tiago no lo creían "Ellos son Piero y Tiago" Lynnet extendió su delicada mano a ambos que depositaron un suave beso en el dorso

"¡Son una belleza tus hijos! ¡Joder!" exclamó con visible emoción "¿Los dos son para mí?" deslizó sus manos por mi escote hasta encontrar mi brassiere y meter sus dedos para apretar mis pezones, jadeé al instante

"Tratalos bien"

"Siempre ¿Vamos a mi privado? ¿Te gustaría ver el baile?" miré a Sebastien que casi me empujó con la mirada "¿Ustedes qué dicen? ¿Quieren que mami nos acompañe al privado?" ambos se miraron en complicidad y sonrieron

"¡Por supuesto!" respondieron en coro. Me iría al infierno. Definitivamente.

______________________________________________

Gracias Juanny por la firma.! Esta hermosa eres la mejor..!



avatar
virginia2604
Administracion
Administracion

Localización : Ciudad Bolivar, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm No Angel. Capitulo 15-16

Mensaje por Gaby_kdsh el Jue Ene 12, 2017 11:29 pm

Candice es una pervertida, al igual que sebastien, un pervertido con grandes cuernos por cierto, no me sorprende que tambien sus "hijitos" lo sean.

Ya solo falta que tambien lo hiciera con Esteban aunque sea de su sangre, digo si con piero y con tiago.

Unos dejados y la otra pervertida.

Mejor que Mia y Diana se alejen de ese par con mamitis xD

YO quiero ver al baby de lucia, es el unico inocente aqui.

Espero el siguienteeeee
avatar
Gaby_kdsh
Escritora Vip
Escritora Vip


Volver arriba Ir abajo

Re: I'm No Angel. Capitulo 15-16

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.