Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

» Send My Love Capítulo 60
Sáb Sep 23, 2017 7:09 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 56
Sáb Sep 23, 2017 6:35 am por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


HELL WITH YOU IS PARADISE CAPÍTULO 5:

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HELL WITH YOU IS PARADISE CAPÍTULO 5:

Mensaje por Diva_Miller el Mar Feb 28, 2017 5:56 am

HOLA MIS CHICAS!!!! ME HA LLEGADO LA INSPIRACIÓN Y AQUÍ TENÉIS EL CAPÍTULO 5. ESPERO QUE LO DISFRUTÉIS LEYENDO COMO YO ESCRIBIÉNDOLO. OS QUIERO. GRACIAS POR LEER.




FROLLO



Al otro lado de la calle pude ver a Gringoire.



Era la oportunidad perfecta para saber el nombre de la prostituta.

Me acerqué a él -¿Quién es la chica que se atreve a bailar sus infames danzas en Notre Dame? -Al escucharme se giró.

-Esa chica es mi mujer -Lo miré sin creerme lo que me estaba diciendo -Fue dada a mí por el rey de los gitanos.

-¿La has tocado vasallo de Satanás? -La rabia me comía por dentro.

-Todavía no he hecho nado -Hizo una mueca de asco.

Los señalé con el dedo -¡Te lo prohibo!

Gringoire me miró sospechando por mis actos.
Intento hacer lo posible porque no me pillen, y al final me estoy delatando yo solo.


-Me gustaría mostrarte una palabra que encontré en un muro de ‘’La Corte de los Milagros’’ -Sacó un papel -¿Qué significa la palabra ‘’Anarkia’’?

Abrí los ojos por la sorpresa -¿¡Estás poseído!? ¡‘’Anarkia’’ en Griego significa ‘’Fatalidad’’! -Me temía lo peor.

-¿No es ese Darío, al que llevan arrestado? -Señaló a la plaza y lo seguí con la mirada.



Vi a Darío atado a una rueda -Fue detenido el idiota, ¡A saber por qué! -Lo menos que quería ahora era que supieran que era culpa mía. Pero el inútil de Darío nunca me delataría. Por eso estaba más tranquilo.

Cruzamos a la plaza, y nos pusimos al lado de la rueda.


-¿Por qué está siendo castigado este hombre? -Estaba haciendo lo posible porque Darío no me viera.

Una de los policías se acercó a mí. -Lo pillamos anoche intentando violar a Atenea.

Lo miré extrañado -¿Quién es Atenea?

-La gitana.

Agaché la cabeza -Atenea -Su nombre salió como un susurro por mis labios. Por fin sabía el nombre de la chica. Y eso empeoraba mi situación.

Sin darme cuenta, Darío me vió -Frollo

Sentí emoción en su voz, pero no lo iba a ayudar, me aparté y fui por otro lado. Como si no lo hubiera escuchado.

Y observé la escena de como mareaban a Darío. En el fondo sentía un enorme dolor, me daba pena, pero no me iba a dejar llevar por mis sentimientos.




ATENEA




Al llegar a la plaza con Sofía, vi al jorobado en una rueda. No dejaban de darle vueltas y vueltas.

-Dios mío. -Me puse la mano en la boca -Espero que no sea por lo que pasó anoche -Deseaba aquello con todas mis fuerzas.

-¿Qué pasó ayer? -Sofía me miró una mezcla entre enfadada y asustada.

-Intentó secuestrarme. -Soltó un grito ahogado -Tranquila, no era cosa suya, -Miré al otro lado y ahí estaba -Era idea del cura.

Me siguió con la mirada. -Siervo del diablo.

-¡Agua! -Me giré al oírlo. Mi corazón se partió en mil pedazos al verle suplicar. -¡Dadme de beber!

-Atenea… -Sofía se acercó a una fuente y en un vaso echó agua -Dásela

Lo cogí y me acerqué muy despacio -¡Agua! -Me asusté y me eché para atrás.


-Vamos…-Sofía me empujó.





DARÍO





Llevaba toda mi vida cargando en la espalda todos los males del mundo. Lo único que pedía era agua.
Era un desgraciado. Nadie me hacía caso.

Me estaba mareando de tantas vueltas. Hasta que pararon de rodar la rueda y vi cómo los policías se apartaban.

Noté como si alguien me ponía una tela en la cara. Al girarme vi a la criatura más bella del mundo.
Con un trapo me secó el sudor y me dió de beber. Caí de rodillas ante ese ángel.


-¡Atenea! -Se apartó y se fue con la chica que le había llamado.

-Bella -Era la única palabra que podía decir para esa criatura.

Ella era igual que un pájaro, libre y sin rumbo fijo.
¿Quién sería el hombre que tirara la primera piedra? Aquel no merecería estar sobre la tierra.


-¡Oh Lucifer! Déjame tan solo una vez, deslizar mis dedos por el cabello de Atenea. -Supliqué mirando al cielo.




FROLLO




Me había equivocado. Estaba equivocado. Atenea no era como yo pensaba. El diablo no estaba en ella, ni mucho menos. Parecía que llevaba sobre ella la cruz de la humanidad.

Ella, quién yo tomaba por una puta una cualquiera. Era una imagen a seguir de humildad.


-¡Oh Notre Dame! Déjame por una vez, abrir la puerta del jardín de Atenea.




PATRICK





No pude apartar mis ojos de Atenea. ¿Quién sería el primer hombre que retirara su mirada de ella?
Con cada movimiento veía maravillas. Su cuerpo era el cielo, y esa misma noche sería mía.

Me giré hacia mi futura esposa, su anillo lo demostraba. Pero antes debía informarle de los sucesos en mi vida.


-Natalia...



-Déjame serte infiel, antes de llevarte al altar.


Su rostro palideció más de lo normal. -Patrick, ¿qué me quieres decir? -Sus ojos se llenaron de lágrimas, pero en ese momento no me importaba.

Volví mis ojos ante la ave más bella de la tierra -No soy un hombre de fé. Por lo menos te he avisado. Conformate con eso.

Ante mis duras palabras, Natalia se marchó llorando. Pero yo no me preocupaba, mis ojos estaban clavados en Atenea. Y mi corazón deseaba que llegara ya la noche.

Miré mi reloj y vi que era mi turno. Debía trabajar cuanto antes, así podría salir temprano.





FROLLO





Me acerqué a los guardias -¡Soltad a Darío! -Cuando sus ojos tristes me miraron, sonrió. -Ya ha sido castigado, no lo torturéis más.

Al quitarle las cadenas, se acercó a mí. -Gracias Frollo, sabía que al final me ayudarías.

Pasé mi mano por su cabeza cariñosamente -No quiero que sufras más de lo que ya estás haciendo, llevas una vida muy dura. No necesitas más.

Se le saltaron las lágrimas con mis palabras. La verdad, es que nunca le había dicho nada parecido.

-Aunque la gente diga que no, tu tienes corazón y uno muy grande.

Eso ya no me lo esperaba. Le dí un beso en la frente, era como un hijo para mí.

-No vuelvas tarde, no vaya a ser que te hagan algo malo.

-No te preocupes.

Me metí en la catedral para planificar mi ataque de esa noche.




ATENEA





-El jorobado ha sido soltado, creo que querrá hablar contigo, yo mejor me voy.

El temor se apoderaba de mí, no quería quedarme sola con él. Sabía que no me querría hacer nada, pero aún así me daba cosa.

-Sofía… -Cuando me giré para buscarla, ya no estaba.

-Atenea -Su voz me sobresaltó.


Me aparté un poco de él.

-¿Qué pasa,no te caigo bien? -La tristeza en sus ojos era evidente.


-No es eso, si tu me agradas. Lo que pasa es que todavía me das miedo cuando te veo.

-No voy a hacerte nada malo. Te lo prometo.

-Está bien.

-Quiero enseñarte una cosa, ven conmigo. -Me hizo un gesto con la cabeza para que lo siguiera.

-¿A dónde me llevas?

-A la catedral. Necesito mostrarte algo.

Empezó a andar y yo le seguí. Entramos dentro de la enorme catedral. Nunca había estado en ese lugar, hasta ahora. Era preciosa por dentro.



Nos fuimos por uno de los laterales y empezamos a subir.

Cuando llegamos a arriba, sentí un poco de vértigo.


-Las gárgolas, son mis mejores amigas. Estas son las que más quiero. -Me señaló tres de ellas y justo eran mis preferidas.







-Ellas velan por tí, y te protegerán siempre de los imbéciles.

-Tus amigas las gárgolas, son también mis amigas. Son las únicas que me hacen reír cuando estoy aburrida.


-Atenea… quiero que sepas que Notre Dame de París es mi casa. Y a la vez, siempre que quieras, puede ser la tuya.

Sonreí con su propuesta. -Gracias Darío.

-Es lo que hace los amigos, ¿no?

-Sí. -Me senté en el suelo y el enfrente mía.

-Perdóname por lo de anoche, no quise en ningún momento hacerte daño.

-Lo se, no fue cosa tuya. Era por el malvado sacerdote hijo de Lucifer. -Parecía que echaba veneno por mi boca. Nadie podía odiar tanto, como yo a ese hombre. No lo soportaba.


-No es tan malo.

Lo miré sin creer lo que estaba escuchando.

-¿Cómo que no es tan malo? ¡Te obligó a que me secuestraras!

-Sí, pero el pensaba que estabas poseída por el diablo.

-¿Y por qué pensaba eso?

-Porque no se puede bailar ese tipo de danzas en frente de Notre Dame. Es un insulto a Dios.

Agaché la cabeza avergonzada -No sabía eso. Yo no creo en Dios y nunca lo he hecho.

-Pues deberías, Dios lo es todo para mí y para Frollo.

-¿Quién es Frollo?

-El cura.

[size=18]-¿Se llama Frollo? -Me destornille de la risa, nunca había oído ese nombre. Me puse incluso a llorar de la risa. Hasta que me relajé, tomé aire varias veces y me calmé. -Perdóname, es que nunca había escuchado ese nombre[/size].


-No pasa nada, te perdono. A demás debes saber algo acerca de Frollo.

-¿El qué? -Me daba curiosidad ese hombre.

-El es el vivo retrato del bien, es un ejemplo a seguir de muchos curas.

-¿Y eso por qué? -Por la cara que tenía, no era solo un ejemplo para seguir de los curas, para él también.

-Nunca ha cometido un error en su profesión. Todo lo que hacía se lo daba a Dios y todos sus méritos igual.

-¿Nunca ha pecado? -Eso era imposible, hasta yo sin querer hacerlo, peco.

-Nunca. -Lo dijo firmemente. -Él me salvó la vida cuando yo era un bebé.

-¿Y eso?

-Mis padre me abandonaron, y él me rescató y me trajo aquí. Desde ese momento Notre Dame, no es para mí una catedral, más bien es mi casa, mi país, mi vida entera.


Hubo un silencio durante unos minutos. Empecé a cambiar de opinión acerca del siervo de Dios.


-Pero eso no fue lo único que hizo. -Me sacó de mis pensamientos y volví a prestarle atención -Él me enseñó a leer, y a escribir. Y sobre todo me protegió del mundo que hay fuera de estos muros. Siempre pensó en mí antes que en él. Me tiene cariño aunque de vez en cuando intente negarlo. Hoy me lo ha demostrado.

-Mi opinión sobre él ha cambiado. Te lo puedo asegurar. No tenía ni idea de que él era así.

-Para que veas que no puedes juzgar a las personas antes de conocerlas. -Asentí con la cabeza. -Es el único cura bueno que hay en este mundo.

-¿Por qué dices eso?

-En ocasiones, Frollo, tenía que viajar a otras ciudades u otros países para ayudar a otras personas necesitadas. Y para ello me dejaba al cargo de otros curas, él siempre decía que me trataran bien, que yo era un buen chico. Todos les respondían que obviamente lo iban a hacer. Pero no era así -Esa historia le hacía sufrir, sus ojos se llenaron de lágrimas -Cada vez que podían me pegaban sin motivo y me hacían pasar los peores castigos, incluso una vez estuvieron apunto de matarme. Pero Frollo llegó en el momento exacto y me sacó de allí. Y procuró que nadie me hiciera nada malo.


-Es muy buen hombre. -Me arrepentía de todo lo que había pensado de él, me sentía una inútil. Darío tenía razón, lo había juzgado sin conocerlo.

-Le pertenezco con todo mi ser, entiende que fue por eso por lo que obedecí a lo que me pidió.

Me dolía admitirlo pero era cierto. -Lo entiendo.


Apoyé mi cabeza en el muro y miré al cielo. Sentí una cosa muy rara cuando pensé en Frollo, no podía ser nada porque era imposible. Hasta que ya dudé si era verdad o mentira.

A Patrick apenas lo conocía, igualmente me iba a entregar a él. Pero a Frollo lo empecé a conocer con lo que me había contado Darío. Y mi mente estaba hecha un lío.

De todos modos iba a hablar con Frollo para verificar que no era nada lo que estaba sintiendo por él. O por lo menos era eso lo que quería.





CONTINUARÁ...
avatar
Diva_Miller
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.