Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

» Send My Love Capítulo 60
Sáb Sep 23, 2017 7:09 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 56
Sáb Sep 23, 2017 6:35 am por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


HELL WITH YOU IS PARADISE CAPÍTULO 9:

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HELL WITH YOU IS PARADISE CAPÍTULO 9:

Mensaje por Diva_Miller el Vie Mar 17, 2017 5:32 pm

HOLA MIS CHICAS!!!! EL CAPÍTULO DE MI OTRA HISTORIA ESTÁ EN PROCESO, AUNQUE ME ESTÁ LLEVANDO MÁS DE LO NORMAL. ESPERO QUE ME PODAÍS PERDONAR Crying or Very sad Crying or Very sad  BUENO, AHORA DISFRUTAD DE ESTE CAPÍTULO





CLYDE



-¿Algún rastro de ella? -Le pregunté a Sofía cuando la vi.

-No… -Empezó a llorar de nuevo. Era como si nos hubiesen quitado a nuestra hermana. Ya no se nos ocurría dónde mirar. No había lugar en París donde no hayamos buscado. -Tengo miedo Clyde. Y si no la vuelvo a ver. -Me miró con los ojos llenos de lástima y eso me rompió el corazón.

-La vamos a encontrar, no te preocupes. Debemos buscar mejor.

-¿Mejor? La hemos buscado por todas partes. ¿¡Y si está muerta!?

-No pienses en esas cosas Sofía. Atenea está viva. La vamos a encontrar. Confía en mí.


-De acuerdo. -La abracé para consolarla mientras notaba cómo lloraba. Era horrible y parecía que yo era de piedra. Cuando en verdad, estaba llorando por dentro.




GRINGOIRE



-Gringoire, ¿qué has hecho con tu mujer? -Me giré y allí estaba Frollo -No la vemos más bailar en Notre Dame.

-Si te soy sincero no lo se. Tú eres un cura y yo un poeta. No tenemos de la mujer, -Le sonreí sarcásticamente -La misma religión, la misma poesía.

-¿Dónde está tu Atenea? Las calles de París son tristes sin ella. -Bajó la cabeza apenado.

Yo sabía perfectamente sus intenciones con ella, y Atenea era mi ‘’mujer’’, no iba a permitir que este hombre se acercara a ella.

-Ella ahora mismo está en un lugar sola, escondida de los que temen -Le señalé -ser hechizados por su belleza.

Miró a la calle nervioso, -¿Qué quieres decir poeta? Tu lengua está bífida, ¡díme si la has visto!

-¡Gringoire! -El rey de los gitanos apareció detrás mía. -¿Dónde está mi Atenea? ‘’La Corte de los Milagros’’ ha perdido a su reina.

-En estos momentos ella es como una golondrina a la que le han cortado las dos alas. -Volví mi mirada hacia el archidiácono, y al ver que estaba distraído, me acerqué al gitano -La encontrarás en la prisión ‘’La Santé’’, si no la salvas ahora, morirá ahorcada.

-No hace falta que digas nada más. -Se fue corriendo.

Esperaba que la encontrase, yo también estaba sufriendo. Esa chica era inocente de cualquier crimen.




FROLLO



El poeta creía que no me había enterado, pero estaba confundido. Había oído todo perfectamente. Ya sabía dónde estaba, ahora tenía que buscar una excusa para verla.

-¡Padre Frollo! -Un policía se acercó a mí.

-Dígame.

-¿Le importaría ser usted el que mande a la horca a una gitana?

-¿Qué gitana?

-Esta. -Me entregó un informe de la chica. Me quedé de piedra.



-Debe firmar para concluir la sentencia.

-Antes habrá que interrogarla. -Me quedé confundido al ver la edad que tenía, yo sabía que era joven, pero tampoco tanto. Estoy cayendo en un pozo sin fondo

-Lo hemos hecho y dice que es inocente. El método que falta es el de la tortura.

-Estaré dispuesto a ello. -Se me había ocurrido una idea magnífica, ella sería mía y saldría de la cárcel. Los dos ganábamos. Y ya sabía por dónde empezar




SOFÍA



Clyde llegó muy apresurado. Seguro que traía noticias de Atenea. Corrí a su encuentro.

-Ya sé dónde está. -Me dijo apenas sin aliento. -Debemos ir rápidamente a la prisión ‘’La Santé’’

¿Cómo había parado ella allí? ¿Qué había hecho? Temía que algo malo le fuese a pasar si no llegábamos a tiempo. -¿Qué le puede pasar?

-Que la ahorquen.

-¡No! ¡Vámonos ya! -Salimos corriendo hacia la prisión.


Y lo que me temía, había un montón de guardias, tanto fuera de la puerta como dentro. Lo bueno es que no estábamos solos los dos. Trajimos con nosotros a todos los gitanos.

-Si dais un paso más, seréis condenados. -Comentó uno de los guardias.

-¿Por qué nos vais a condenar? ¿Qué diferencias hay entre tu y yo?

-Sois ilegales, asesinos, vagabundos, sin papeles, no hacéis nada bueno por París, al contrario, todo lo que hacéis es preocupar a la buena gente de aquí.

-Yo creo que esos sois vosotros. No tenéis piedad con ninguno de nosotros. Mi pueblo muere de hambre y solo os preocupais de vuestro bien.

-Estoy harto de escucharlo, ¡cogerlo! -Gritó y vinieron más guardias. Ahora sí que estábamos perdidos.

Corríamos de un lado a otro para que no nos pillaran. Pero era inútil. Empezaron a detener a los gitanos y gitanas. A otros de resistirse los mataban a golpes. Mis lágrimas salieron al ver esa escena.

Clyde tenía razón, ¿qué diferencias había entre ellos y nosotros? Todos veníamos de un hombre y una mujer. Todos teníamos los mismos derechos.

Ya hartos de correr, paramos y nos detuvieron a todos. Al menos de esa manera, no nos matarían a golpes. Pero igual nos iban a matar.

Al entrar en la prisión, Clyde y yo comenzamos a mirar por todas las celdas, para ver si veíamos a Atenea. Pero era imposible ver nada. Las puertas no tenían rejas.





ATENEA



-Hoy va ha venir el archidiácono de Notre Dame ha verte. -Me comentó uno de los guardia -Más te vale confesar, porque sino te torturaran hasta que lo hagas.

-Si me vais a matar de todos modos, ¿qué más os da si confieso o no?

-Yo lo digo por tí, dudo que sea agradable que te torturen hasta la muerte.

-Eso depende de la malicia que tenga ese archidiácono.

-Va a venir uno de los curas más temidos en todo París. A ver si consigues salir viva. -Cerró la puerta y me dejaron de nuevo a oscuras.

-A saber qué hombre es.

Miré por la ventana, y vi a los pájaros volando. Y yo en cambio era como una golondrina enjaulada.
Nunca hice mal a nadie. Llegué con la primavera.  Solo bailaba y cantaba esas melodías gitanas por diversión.

Me puse a pensar en las personas que podían rescatarme. Seguro que Clyde y Sofía ya estaban en mi busca. Gringoire, mi esposo, él también me estaría buscando. ¿Y Frollo? ¿Él me estará buscando? Mis pensamientos se detuvieron al recordar a la quinta persona que me importaba.


-¿Dónde estás Campanero? ¿Dónde estás mi Darío? Ven a buscarme, rompe estas rejas y sálvame de la horca.  -Sonreí al recordar aquella mañana que le di agua. Desde ese día, nos unió algo muy fuerte. Algo que nada lo podrá romper.

El sonido de la puerta llamó mi atención. Y una gran sonrisa se me puso en la cara.





FROLLO



Su cara de felicidad iba a desaparecer en cuanto yo abriese la boca.

-Frollo, gracias a Dios que has venido, sácame d…

-¿Heriste al jefe de los policías? -Pregunté firmemente.

Palideció en cuanto acabé mi frase -¿Cómo me puedes preguntar eso? No le he hecho nada.

-Pero tú estabas a solas con él en la ¡Cama! -Destaqué la última palabra para que viera por dónde iba. -¡Lo sedujiste y hechizaste y con la punta de un cuchillo lo apuñalaste!

-Lo hizo un hombre en contra de mí, lo vi huir de la habitación.

-Estás teniendo alucinaciones, todo es fruto de tu imaginación.

Parecía que me estudiaba con la mirada -La verdad es que te pareces a ese hombre.

-El fuego harde en tu mirada. ¡Confiesa tu delito!

-¡No tengo nada que confesar! ¡Soy la víctima! ¡Frollo creeme!

-Serás torturada hasta confesarlo.

Las lágrimas brotaban de sus ojos y me mataban por dentro -Sabía que de ti no me podía fiar. Pero aún así me dejé llevar por mis sentimientos hacia ti.

Abrí los ojos en sorpresa -¿Sentiste algo por mí?

-Si y ahora también, la diferencia es que ahora es odio lo que siento.

Eso me sentó como un jarro de agua fría. Pero ya no iba a pedir perdón, mi plan seguirá adelante con o sin su aprobación. -Nunca debiste hacerlo -Salí de la celda y me dirigí a uno de los guardias -Torturarla hasta que confiese. Ella entera es pecado. ¡Que sufra! -Decía eso queriendo que el que sufriera fuese yo. Me apoyé en la pared, mi alma lloraba. No quería hacerle daño. Más estaba sufriendo yo.





ATENEA



Su traición me dolía más que cualquier tortura. Pero la culpa también era mía por haber cambiado de opinión hacia ese hombre cuando no se lo merecía.

Y aquel sueño que tuve en el que me decía que me quería, ahí se quedó, en un sueño.

Me sacaron a la fuerza y me llevaron a una sala. Me pusieron las manos a la espalda y las ataron a una cuerda. La metieron en un gancho y uno de ellos tiró de la cuerda haciendo que mis brazos se elevaran un poco. Cerré los ojos con fuerza por el dolor.


-¿Confiesas?

-No. -Volvieron a tirar de la cuerda, pero esta vez con más fuerza -Ahhh!

Miré enfrente y vi a Frollo -¿Admites que heriste al policía? -Parecía que le daba igual lo que me hiciesen.

-Te he dicho que no tengo nada que confesar. -De nuevo elevaron mis brazos, sentía que me los desgarraban. -Ahhh!!!!!

-¡Soltarla! -Gritó y obedecieron su petición. -Llevarla a su celda, luego le volveré a preguntar.

Al pasar por su lado me daban ganas de matarlo -¡Hijo de puta!

Me empujaron dentro de mi celda y rompí en llanto.
Si Patrick estaba vivo, vendría y diría la verdad. Solo debía tener paciencia.

Los brazos me dolían muchísimo. Apenas los podía mover. Asqueroso sacerdote. Que inútil he sido al pensar que era bueno.






DARÍO



-¿Dónde estás mi Atenea? ¿Dónde te estás escondiendo de mí? Hace tres días que no te veo por aquí. -Miré al cielo, no me apetecía ni tocar mis amadas campanas. Solo pensaba en ella. Mi amiga -¿Te has ido con tu querido policía? Sin matrimonio, como hacen los paganos. -Mis ojos se llenaron de lágrimas -O lo que es peor. Frollo no te habrá salvado, y ya estarás muerta. Sin flores, ni corona y sin oración.

Nunca se me olvidaría ese día que me dió agua. Me quedé hechizado por su bondad y su generosidad. Era el ángel más bello que podía haber en la tierra.
Desde aquella mañana, nos hicimos amigos a vida y muerte. Nos unió algo más fuerte que el amor.


-Darío. -La voz de Frollo me llenó de esperanzas.

Me giré y allí estaba, fui corriendo hacia él -¿Dónde está Atenea? ¿La has salvado? Díme que sí.

-Dentro de muy poco...la volverás a ver bailando y cantando por las calles.

-Sabía que la salvarías.  -Lo abracé y por primera vez, mi abrazo fue correspondido.






NATALIA



Entré en la catedral y vi al sacerdote abrazando al monstruo. Va a ser verdad lo que decía la gente. El cura había criado a ese demonio desde siempre. Incluso le había cogido cariño.

-¡Padre Frollo! -Al escucharme dejaron de abrazarse, y vino hacia mí.

-Dime hija mía. -Su expresión era muy seria. Se notaba que no tenía motivos para sonreír. O por lo menos, yo nunca lo había visto.

-El estado de Patrick ha mejorado, dentro de poco estará fuera. Por eso me gustaría que en cuanto se recupere del todo nos case.

Abrió los ojos en sorpresa -¿Sabes que…?

-¿Qué intentó acostarse con la gitana? Sí -Afirme como si nada. -Ella será condenada a muerte por haberle herido. -Apretó la mandíbula con fuerza -¿Nos casará, o no?


-Sí, ya hablaremos de la fecha.

-Como quiera.





CONTINUARÁ…
avatar
Diva_Miller
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.