Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

» Send My Love Capítulo 60
Sáb Sep 23, 2017 7:09 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 56
Sáb Sep 23, 2017 6:35 am por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


HELL WITH YOU IS PARADISE CAPÍTULO 10:

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HELL WITH YOU IS PARADISE CAPÍTULO 10:

Mensaje por Diva_Miller el Vie Mar 24, 2017 3:31 pm

HOLA MIS DIVAS!!!! AQUÍ OS DEJO EL CAPÍTULO 10, ESPERO QUE LO DISFRUTEN corazon corazon





FROLLO



‘’Ave María,
gratia plena,
Dominus tecum,
benedicta tu in muliéribus,
et benedictus fructus ventris tui Iesus.
Sancta Maria...’’

No pude terminar la oración, sentí sus manos quemando mi espalda. Eché para atrás la cabeza y mi respiración era entrecortada. Sus manos llegaron a mi pecho, mientras sus labios besaban mi rostro. Sabía que estaba mal, pero ¿qué iba a hacer yo?

-Atenea…no... -Negaba pero no me apartaba. Se puso enfrente mía y en sus ojos ardía el fuego. -Te deseo Atenea, acéptame. -Se acercó más a mí y comenzó a besarme. Mis manos pasaban por todo su cuerpo. Sentía que iba a explotar -Siempre te he deseado, quédate conmigo. -Seguimos besándonos, quise abrazarla, pero ya no estaba. Me desperté y me encontré abrazando a la nada. Me incorporé en la cama y me eché las manos a la cabeza. -Atenea, ¿qué estás haciendo conmigo? -Me levanté, y al ver la hora me vestí para ir a visitar a mi zíngara.


Pasé por la habitación de Darío, estaba dormido. Esperaba que nada malo le pasase en mi ausencia.
Salí de casa y me fui a la prisión. Había más policías de lo normal.


-¿Qué ha pasado? -Pregunté al llegar a la puerta.

-Ayer tuvimos un problema, vinieron todos los gitanos y ahora están aquí dentro.

-Menos basura en la calle.

-Eso pensé yo. -Se hizo a un lado. -Adelante padre.

-Gracias, ve con Dios hijo mío. -Entré en la prisión y fui hasta la celda de Atenea. La abrí y entré. Allí estaba sentada en la cama. -Atenea…

Se giró al oírme -¿Qué quieres?

-Que confieses.

-No tengo nada que confesar -Vino hacia mí -No he hecho nada, ¿qué te cuesta creerme?

-Encontraron tu cuchillo en la habitación, con la sangre de la víctima.

-Yo no le hice nada. Lo único que pasó entre él y yo fue que nos besamos. Pero dejé de hacerlo cuando vi que su cuerpo cayó en la cama. Al encender la luz lo vi sangrando. -Volvió a llorar -Yo no intente matarle.

-Las pruebas lo dicen todo. Si admites tu crimen no te torturaran.

-No voy admitir nada.

Asentí con la cabeza -Tú lo has querido. ¡Torturarla!

La sacaron y la llevaron a una habitación. La tumbaron en una camilla y la ataron para que no se moviese. Esta era una de las torturas que yo más odiaba.

-¿Es verdad que heriste a Patrick con tu cuchillo?

-No. -Dijo sin saber lo que le esperaba.

Le pusieron una toalla en la cara y echaron agua fría. Era como si yo sintiese esa tortura. Notaba que me ahogaba. Notaba el agua en mis pulmones. Mi interior estaba frío. La habitación me daba vueltas. Sin darme cuenta, había dejado de respirar al ver la tortura. Le apartaron la toalla. Empezó a toser y apenas respiraba.

-¿Cambias de opinión?

-Dejen de torturarme. ¡No he hecho...! -No dejaron que terminara de hablar. Le volvieron a poner la toalla y le hecharon agua, todavía más fría.

Repitieron el proceso unas cuantas veces más. Su cara estaba pálida y helada. Se me saltaron las lágrimas. No podía dejar que le hicieran eso. Ya estaba cansado. No me gustaba que la torturaran. Aunque sabía que todo esto estaba pasando por mi culpa. Me odio por eso. Pero la amo tanto, que ese amor, está destruyendo mi mundo.

No aguntaba más esa escena. -¡Dejarla! -Grité con todas mis fuerzas.

Me miró sin entender nada. La soltaron. Y me dirigí a ella.

-Ya me encargo yo. -Asintieron y se apartaron.

La cogí del brazo y empezamos a caminar hasta su celda. Le abrí la puerta y entré con ella.
Su cuerpo temblaba a causa del agua fría. Le puse una chaqueta que había cogido por el camino.


-¿Por qué haces esto? ¿Por qué me torturas y luego me ayudas?

-Si vas a morir, es mejor que sea ahorcada, a que sea por frío.

-¿Patrick vive? -Que me preguntara eso, me dolía muchísimo.

-Sí, está vivo.

-Él te dirá la verdad. Me va a salvar, porque me ama.

-Él no te ama. Está prometido con otra mujer.

-¿Qué mujer? -No se daba cuenta de que él solo la quería por su cuerpo.

-Natalia, es la modelo más famosa de todo París. -Saqué mi móvil y le enseñé una foto.




No mostraba señal de dolor, me quedé extrañado. -¿Cómo sabes que se van a casar?

-Ella misma me pidió que lo hiciese yo. Que en cuanto él se recuperara del todo, los casase.

Negaba con la cabeza -No, no, me estás mintiendo.

-Yo no te estoy mintiendo, eres tú la que se está engañando a sí misma.

-El va a venir a salvarme y nadie va a impedir que seamos felices.

Me llené de rabia y la cogí de los brazos -¡Hay otras personas que te quieren y no van a permitir que te vayas con ese hombre! -Dije sacudiéndola.

-Si lo dices por mis amigos, no te preocupes, que ellos me entenderán.

-No lo digo por tus amigos. -La miré a los ojos y me quedé un rato así -Hay un hombre que daría cualquier cosa por tí, que cambiaría toda su vida por estar contigo.

-¿Quién? -Creo que se hacía una idea de quién era. Pero este no era el momento de decírselo.

-Conforme pase el tiempo, te darás cuenta. -Me levanté y me fue hacia la puerta. -Mañana volveré Atenea, debes confesar. Porque si no, mañana la tortura será peor. Y ya falta poco para la muerte.

-Me da igual, no he hecho nada.






ATENEA



No entendía nada. Todo mi mundo se había caído encima mía. Parecía que nadie tenía piedad conmigo. Pero lo que menos entendía era que, ¿por qué en sus ojos veía lo contrario a sus palabras? O alomejor eran solo imaginaciones mías, esperaba de él más de lo que era.

No sé por qué le he dicho que amaba a Patrick, cuando en verdad al que amaba era a él. Llevaba todo el tiempo engañándome a mí misma. Cada vez que me torturan, veo dolor en sus ojos. ¿Por qué no para con todo esto? ¿Qué pretende demostrar?






DARÍO



Iba caminando por la catedral por si veía a Frollo. No lo había visto en toda la mañana. Me detuve en mis pasos, por un mal presentimiento que recorrió mi cuerpo. Me giré y me di por muerto. Su sonrisa malvada llevaba escrita mi sentencia.

-Hola Darío, ¿me echabas de menos?

-¿Qué quieres?

Cogió un bate y fue acercándose a mi lentamente -Vengo a hacer lo que no pude porque tu amo te salvó.

-Yo no te he hecho nada malo, ¿por qué me quieres matar? -Empecé a llorar y a temblar. Este hombre siempre me dió miedo. Era mi peor pesadilla.

-No es que me hagas nada malo a mí, es solo que yo cumplo con mi deber. -Se detuvo un momento -¿No sabías que Frollo también quiso hacerlo hace tiempo?

-Eso es imposible, el me tiene cariño. Nunca ha querido hacerme daño, me está protegiendo de tí. -Espeté cabreado.

Miró a su alrededor -Yo no lo veo por ninguna parte. Si es esto a lo que tu llamas proteger, pues estás equivocado. -Volvió a caminar hacia mí. Empecé a correr como podía -Jajajaja, ¿qué haces Darío? si estás cojo. No llegarás muy lejos.

Me dió con el bate en la cabeza y caí al suelo -¡No! ¡Ayuda! -Empecé a gritar mientras sentía sus golpes en todo el cuerpo. -¡Basta! -Me golpeó en la cara fuertemente. -¡Estate quieto! -Ya apenas podía hablar. No podía defenderme. Ese era mi fin.

-¡Emilio! -Frollo lo cogío y le dió un puñetazo -¡Te dije que no te acercaras a él! -Lo echó de la catedral a golpes, lo vi caer al suelo. Cerró la puerta y rápidamente vino corriendo hacia mi. -¿Darío estás bien? -Me acarició la cara y me abrazó. -Siento haber llegado tarde.


-Estoy bien, gracias. -Lo que me había dicho ese hombre me había dejado confuso. -Me ha dicho una cosa que necesito saber si es verdad.

Dejó de abrazarme y me miró -¿Qué te ha dicho?


-Que tu hace tiempo quisiste deshacerte de mí. -Se me salieron de nuevo las lágrimas.

-No, eso no es verdad. ¿Por qué le crees? -Hizo una mueca de enfado, y me sentí culpable.

-No le he creído, Frollo.

-Yo te recogí cuando estuvieron apunto de matarte. Te crié como a un hijo. ¿Quién es el que te mira sin temor? ¿Quién es el que te vió desde siempre como hijo de Dios? -Sus palabras me estaban doliendo más a mí que a él.

-Tú. -Respondí firmemente -Perdóname Frollo. -Me volvió a abrazar. -No le creí, pero solo quería confirmar que era mentira.

-Claro que es mentira. Yo nunca te haría daño. -Se levantó y me ayudó a ponerme de pie -Te voy a curar las heridas de la cara.

Subimos por unas escaleras, pasamos por un pasillo muy largo lleno de estatuas de nuestro redentor. Llegamos a su despacho. Era una habitación, no muy grande, en la que había un escritorio, en una pared había una estantería con libros y en la pared de enfrente había una enorme ventana desde la que se ve la plaza de Notre Dame.

Me sentó en la silla y cogió un algodón y un desinfectante. Echó el líquido en el papel y me lo puso en la cara. Al principio me escoció poco, pero me acostumbré.


-¿Puedo hacerte una pregunta?

-Claro, dime.

-Esta es la ventana donde viste por primera vez a Atenea. -Me sonrió un poco y con eso me respondió.

-Sí. -Su sonrisa fue cambiada por un rostro de dolor -Pero creo que en estos momentos no estoy haciendo bien con ella.

-Tonterías, claro que estás haciendo bien, ella saldrá de la prisión gracias a tí. ¿Y quién sabe? A lomejor se enamora de ti. -Le dije con una sonrisa.

-Lo dudo, no soy su tipo. A ella le gusta Patrick. Le he dicho que él se va a casar con Natalia y ella me lo ha negado, diciéndome que él la salvará y la amará.

Eso me confundió un poco -¿Es que ella no sabe que eres tú el que la va a salvar?


-No, no lo sabe. Y tengo que sufrir cada vez que la oigo hablar de él. -Terminó de hacerme las curas y los guardó todo.

Al girarse, ví sus ojos cristalinos -Frollo no te pongas mal. Eso me hace daño.

Se secó las lágrimas -Estoy bien. Necesito descansar, es solo eso.





PATRICK



Me dolía todo el cuerpo. No me acordaba de nada. Al abrir los ojos me di cuenta que estaba en el hospital. Y el recuerdo de notar que me apuñalaban se me vino a la mente.

-Buenos días señor, ¿cómo se encuentra? -Me preguntó una enfermera.

-Me duele todo el cuerpo, ¿se sabe quién ha sido?

-Sospechan de la mujer que estuvo con usted.


-¿Atenea? ¿Por qué iba ha hacerme eso? -Negué con la cabeza, no me lo creía, era imposible. -Ha tenido que ser una confusión, ella no me haría nada. Parecía muy inocente.

-Las apariencias engañan, no se sabe el por qué lo hizo. Pero era la única que se encontraba en la habitación con usted. Y fue con su cuchillo con el que le apuñalaron.

No me lo podía creer, me había engañado. Ha saber el por qué. -Déjeme solo un momento, necesito pensar.

-Como quiera. -Salió de la habitación y cerró la puerta.

Yo había confiado en ella, no se la veía mala persona. Me había dejado llevar, pero no volverá a pasar. En cuanto salga de aquí, doy mi testimonio. Y la mandaré a la horca. Ahora necesitaba hablar con Natalia. Tenía que contarle lo que había pasado. Dudo que me perdone. Pero al menos he de intentarlo.






CONTINUARÁ…
avatar
Diva_Miller
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.