Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

» Send My Love Capítulo 60
Sáb Sep 23, 2017 7:09 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 56
Sáb Sep 23, 2017 6:35 am por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


HELL WITH YOU IS PARADISE CAPITULO 11:

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

HELL WITH YOU IS PARADISE CAPITULO 11:

Mensaje por Diva_Miller el Vie Mar 31, 2017 10:19 am

HOOOOLA MIS CHICAS!!!!! CÓMO HABÉIS PASADO LA SEMANA?? ESPERO DE CORAZÓN QUE MUY BIEN. AQUI OS DEJO ESTE NUEVO CAPÍTULO.




FROLLO



Entré en el hospital y encontré a Patrick terminando de vestirse.

Al darse la vuelta, vi su expresión más seria de lo normal -¿Es verdad que fue ella la que me apuñaló?

Agaché la cabeza, obviamente que no lo era -No es seguro. Podía haber sido cualquiera.

-¿Te has enamorado de ella Frollo?

Lo miré sorprendido, en su cara había una sonrisa maligna -¿Por qué dices eso?


-Porque todo el mundo me dice que sí que fue ella, y tú en cambio, dices que no es seguro. -Me puse muy nervioso, no se me ocurría nada para defenderme -Tranquilízate, no voy a decir nada… si haces algo por mi.

-¿El qué? -Pregunté esperanzado.

-He oído que eres muy bueno torturando con el látigo.

Negué con la cabeza -No, no, no me pidas eso, a ella no.

-Si no quieres que se lo diga al hombre que temes, más te vale hacerlo. -Espetó con odio -Porque yo sabré si lo has cumplido. Uno de mis hombres está allí. Puedo preguntarle.

Asentí con lágrimas en los ojos. -Lo haré.

-Así me gusta. Ya puedes marcharte. -Me señaló la puerta. Ojalá lo hubiera matado aquella noche. Cuando estuve a punto de salir, me lo impidió -Creo que eres el único que se enamoró de ella, -Me giré hacia él -Lo digo porque yo solo la quería por diversión. Es a Natalia a quien amo en verdad. -¡Será imbécil!


Asentí con la cabeza y salí del hospital. Empecé a maldecirle. Yo no podía hacerle eso a ella. Moriría por dentro. Sí era duro ver como la torturaban, más lo era hacerlo.

Pero por otra parte debía hacerlo para seguir con vida. Puedo hacerla sufrir para que vea lo que ha hecho conmigo. No era tan mala idea. Así la castigaría por sus pecados.






ATENEA



El sonido de las llaves hizo que me despertara de golpe. Entró Frollo, y cerró la puerta. Estaba muy serio, eso no era buena señal.

Llevaba puesta su capucha, la que lo hacía más temible de lo que era. Me asusté más todavía, porque si llevaba esa vestimenta, nada bueno iba a pasar conmigo. Cada vez que se lo ponía, era como si otro hombre apareciese.

Ató mis manos a unas cuerdas, que colocó en la cama. Me desabrochó el camisón por la espalda. Y pasó una de sus manos por ella.

Lo miré y vi como cogía un látigo. Sonrió con maldad y ante eso me llené de temor, ¿por qué me tenía que hacer el esto?


Le supliqué con la mirada -No lo hagas, por favor.

-Confiesa y no lo haré.

-No tengo nada que confesar. Frollo…-Intenté girarme, pero las cuerdas estaban bien sujetas y no pude. -Creeme, es lo único que pido. -Dije sollozando.

-Las pruebas hablan por sí solas. -Dió un latigazo al suelo, y me sobresalte. -Los siento gitana, pero ya te avisé que con forme pasaran los días, peores serían las torturas. -Me giró la cara, para que mirase a la pared.

Esperé unos segundos y grité al notar como el látigo me quemaba la piel.

-No me ruegues que te deje y que me aparte de ti. -Empezó a decir en un susurro. Me dió otro latigazo. -Porque a dondequiera que tú vayas, yo iré. -Otro latigazo hizo que empezase a llorar -Y dondequiera que tú vivas, yo viviré -Apreté las manos con las cuerdas para descargar mi dolor, mientras seguís escuchando su voz pronunciando esas oraciones -Tu pueblo será mi pueblo -Eran bastante bonitas para el momento en el que los estaba diciendo -Y tu Dios será mi Dios.

Después de esas palabras, los latigazos los daba con más fuerza. Mientras me desgarraba la carne, recordé ese sentimiento que empecé a sentir por él hace tiempo, y que a pesar de todo, seguía sintiendo.

Pero las cosas no eran iguales. Él no era el hombre del que me había enamorado. El Frollo que yo amaba, sonreía con la mirada y me llenaba de tranquilidad. Este tiene la mirada oscura y cruel, y ahora solo me da miedo. Ante mis lágrimas no siente nada. Es como si no tuviese corazón ni sentimientos.

Solo había una escapatoria ante ese dolor. Aunque fuese mentira, debía hacerlo. Ya no aguantaba más esta tortura, y no aguantaría ninguna durante los próximos días.


-Lo admito. -Dije apenas sin voz.

Dejó de golpear el cuero con mi espalda. Me giró un poco la cara para que lo mirase. En sus ojos ahora había arrepentimiento. Pero en su rostro no -¿Qué has dicho?

-Lo admito. -Me derrumbé delante suya.

Oscureció aún más su mirada -Gitana acabas de confesar tus crímenes de brujería, prostitución y acoso al jefe de los policías. -Su voz era firme y fría -En tres días serás llevada en camisón, descalza, a la plaza de Grève, donde serás ahorcada. -Me soltó las cuerdas y se fue hacia la puerta.

Mientras veía cómo se iba grité -¡Asesino! ¡Asesino! -Me tumbé en la cama como pude. La sangre resbalaba por mi espalda. -Asesino -Repetí por última vez. Volvieron a abrir la puerta -¿¡Qué quieres ahora!? -Miré al frente y me di cuenta de que no era Frollo.

-Tranquila, hija mía. Mi nombre es Emilio Bocanegra -Me preocupé más, ¿y si me quería torturar? -No voy a torturarte si es eso lo que piensas.

Al instante conseguí relajarme -¿Entonces qué es lo que quiere?

-Vengo a curarte las heridas. -Cerró la puerta y me miró No he podido evitar darme cuenta que no le caes muy bien a Frollo.

-¿Lo conoces? -Pregunté extrañada.

-Sí. Pero no somos amigos. El me odia. -Dijo tranquilamente.

-¿Por qué? -Pregunté dudosa.

-Cosas suyas. No tienen importancia. -Me hizo una señal con la cabeza -Gírate para curarte. -Al darme la vuelta, soltó un grito ahogado -¡Vaya castigo te ha hecho!

-Nunca pensé que él me hiciese tal cosa. -No pude evitar que se me salieran las lágrimas -No es el hombre que yo conocía.

-Nadie lo es. -Dejó un cubo con agua al lado de la cama, y metió un trapo dentro. Luego me lo pego suavemente a la espalda. No hice ningún gesto de dolor -¿No te duele? -Me preguntó extrañado.

-Me duelen otras cosas, esto no es nada. -No me dijo nada más, y continuó con las curas.

¿Por qué Frollo? ¿Por qué no podía haber sido otro hombre? ¿Por qué se portó también conmigo antes, y ahora me odia como a nadie? Eran las únicas preguntas que pasaban por mi cabeza. Solo quería volver a atrás y repetir aquella tarde, en la que me habló de él y de su historia. ¡Qué bonita tarde! Ese día fue en el que descubrí lo que era amar de verdad. Y ahora mis sueños se me han quitado, y tirado a la basura.

-Ya está. -Me dijo haciendo que volviera a la Tierra.

-Gracias Padre Emilio. -Le sonreí levemente y me devolvió la sonrisa. Aunque era bastante falsa.

Me cerró el camisón y con el roce en la espalda, me dolía un poco -Ya estás. -Mañana te harán otra cura.

Asentí y se fue de la celda. Me tumbé como pude en la cama y conseguí conciliar el sueño.






PATRICK



Salí del hospital en busca de Natalia. Debía aclarar unas cosas con ella. Se que no me iba a creer, por eso lo único que me quedaba, era mentirle.
Empecé a andar y la encontré más guapa que nunca.




-Natalia.

Se giró y al verme se quedó impresionada -¿Qué quieres?

-Debo explicarte lo que ha pasado.

Apartó su mirada de mi -Ni falta que hace.

-La zíngara embrujó mi alma y mi cuerpo. Hizo que creyese que me amaba para que yo dejase de quererte. El hombre que te engañó, ya no es el mismo. No es el que hoy te dice que te ama. -Me arrodillé ante ella -Dame tu perdón, si me dices que si, yo volveré a tí. Eres la única a la que amaré.

Se levantó y me miró -Sobre tu montura se te ve tan grande, una fuerza de la naturaleza, un milagro de Dios. Pero por dentro eres un animal, basura sucia y repugnante. Pero… -La miré esperanzado -Voy a curar tus heridas, y te amaré si tú me juras que ahorcarán a la Atenea. -Miró a otro lado -Mi sueños de niña pequeña se han esfumado, los he tirado a los perros, cambia tu opinión sobre mí, porque yo ya no perdono tan fácilmente. -Volvió sus ojos a mí -Júrame que Atenea será ahorcada, júrame que la gitana morirá.

Me acerqué a ella -Te lo juro.






FROLLO



Descargue toda mi ira con el llanto. Mis lágrimas llevaban el dolor de mi alma. El dolor que sentía por no tenerla conmigo, el que sentía por hacer sufrir a la mujer que amaba. A la mujer que me había cambiado.

El mundo era diferente a mis ojos desde que puse mi mirada sobre la suya. La amaba tanto, y ella ahora me odiaba. Seguro que no quería ni verme.

Me quité la sotana, me sentía un hombre diferente con ella puesta. Entré de nuevo en la celda. Tenía el camisón cerrada, suponía que le habían hecho las curas. Estaba dormida completamente. Se la veía tan tierna, que podía sentir como mi corazón se conmovía.


-Yo era un hombre feliz antes de conocerte -Empecé a decir en un susurro -Reprimí en lo más profundo de mi ser, esta fuerza de sexo que oculté desde mi adolescencia -Me apoyé de espaldas a la pared -Solo tenía dos amantes, la religión y la ciencia ¡Soy un sacerdote y te amo a tí! ¡Te amo con toda la furia de mi alma! -Dije mirando a Atenea -Contra viento y marea yo era indestructible. Recto y orgulloso como la torre de una catedral. -Me eché las manos a la barriga -Luego viniste tú como un gusano a roerme y despertaste en mí el fuego de un viejo volcán. ¡Ser un cura y amarla a ella! ¡La amo hasta perder el sentido! -Mis ojos derramaban lágrimas de rabia, por todo el esfuerzo que hice y ahora no me sirve de nada -Siempre he vivido lejos de las mujeres, alejado del calor de la carne, y en el corazón de la noche, vino a mí como un relámpago. Distraído de mi oración abrí mi ventana al día que se despertó para verte aparecer -Sentí como el infierno se abría a mis pies -¡Soy un cura y amo a esta chica! ¡Amo con un amor que me destruye! -Corrí hacia su cama y me desabroche la camisa -¡Acaríciame con una mano y torturame con la otra! -Terminé de quitármela, y me quedé con una camiseta de manga corta negra. -¡Hazme sufrir por mis pecados! -Tiré de los lados de la camisa, haciendo que se rajara. Y la tiré al suelo -Tan solo llévame al infierno y negaré a mi Cristo. -Caí de rodillas ante ella -Porque el infierno contigo es el paraíso. -Cubrí mi cara con mis manos. Intentando ocultar la vergüenza que sentía hacia mi mismo. -Puedo ser un cura, pero te amo más que a mi vida.






EMILIO BOCANEGRA



No me creía lo que estaba escuchando. Él pensaba que estaba enamorado, y lo que sentía era deseo. Pero aún así, era pecado.

No sentía atracción por cualquier mujer, no, era de una bohemia, de una hija de Luzbel.

No permitiría que el mejor cura de Notre Dame, cayera en las manos de una mujer. No le diré nada, dejaré que él haga con ella lo que quiera. Pase lo que pase, la mandaré yo mismo al verdugo.


-Oh Frollo, ¡Qué mal lo vas a pasar! -Dije pensando en su cara cuando la viese colgada y muerta.






CONTINUARÁ...
avatar
Diva_Miller
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : España

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.