Últimos temas
» I'm No Angel. Capítulo 59
Sáb Nov 11, 2017 9:13 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 63
Sáb Nov 11, 2017 8:47 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 62
Sáb Oct 28, 2017 9:46 pm por Nathy

» I'm No Angel. Capítulo 58
Sáb Oct 28, 2017 12:38 am por Gaby_kdsh

» NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP
Dom Oct 15, 2017 9:48 pm por Nathy

» Send My Love Capítulo 61
Dom Oct 15, 2017 9:46 pm por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 57
Dom Oct 01, 2017 3:18 pm por virginia2604

» Send My Love Capítulo 60
Sáb Sep 23, 2017 7:09 am por NATHYLÓPEZ

» I'm No Angel. Capítulo 56
Sáb Sep 23, 2017 6:35 am por NATHYLÓPEZ

Notificaciones
NUEVO ACCESO AL FORO DESDE UNA APP

Jue Oct 12, 2017 12:02 pm por juanny

HOLA A TODAS!

Tenemos una gran novedad!. Foro Activo (donde hospedamos el foro) ya enlazo todos sus foros a una APP,
y aquí su servidora ya hizo lo necesario para que desde esta puedan ver nuestro foro desde su celular!!

Topic'it es una aplicación móvil gratuita que permite consultar, y participar en los foros de una forma simple y amigable. ¡Por lo tanto los foros están 100% optimizados …

Comentarios: 2

Usuarios Conectados

Web Amigas
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPic
Sondeo
Buscar
 
 

Resultados por:
 

 


Rechercher Búsqueda avanzada


I'm No Angel. Capítulo 38

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm No Angel. Capítulo 38

Mensaje por virginia2604 el Sáb Mayo 06, 2017 7:04 am

Hoolaaa hoolaaaa ¡Soy yo de nuevo! demon demon demon demon Ya saben que no me gusta el drama ¿Verdad? Paso a dejarles este cap para que lo disfruten este fin de semana! besito besito besito

CAPÍTULO 38

MILÁN, ITALIA


Sara había convencido a Lucia de viajar con ella para una sesión de GQ Italia, para la española, era hora que Lucia saliera de nuevo al mundo y la verdad la idea de viajar juntas era algo que le emocionaba mucho. Habían estado conversando sobre sus sentimientos y era algo mutuo lo nacido entre ellas y ambas estaban más que dispuestas a explorar lo que pudiera suceder.

Lucia nunca se esperó que el set para esa sesión de fotos de Sara era un salón con un hermoso ferrari rojo como pieza central y Sara ¡Jesús, ella estaba desnuda! Su glorioso cuerpo dorado apenas cubierto por un sutil maquillaje que la hacía brillar más ¡Joder! Su larga cabellera azabache cayendo en rizos sobre su cuerpo mientras ella se movía sobre el obsceno ferrari era sin duda la imagen más erótica que haya visto en su vida. El cuerpo de Sara se movía experto para dar fotos de infarto, su mirada estaba fija en Lucia a medida que daba cada pose, sin duda la española sabía como seducir a alguien y con ella lo estaba logrando con creces.

Nunca se imaginó sentir esa clase de atracción por una mujer pero con Sara simplemente se dio de forma natural, nada fue forzado y día a día de convivencia le mostraron que la morena era todo y más de lo que ella podía desear en una compañera de vida. Sara era una madre extraordinaria y sumamente amorosa, trabajaba duro por Carlitos y por ella, la mayor parte del tiempo se la pasaba sonriendo y bromeando con sus hermanos, poseía un corazón noble pero con un carácter fuerte cuando de defender sus creencias se trataba. La española había sido su apoyo, su confidente y quien le devolvió la autoestima que el padre de su bebé había hecho pedazos. Sí, definitivamente esa sensual mujer que posaba en un ferrari se había robado su corazón...






Sara estaba consciente del efecto causado en Lucia y le agradaba sentirse deseada por alguien como ella, la uruguaya se había convertido en alguien importante, nunca se imaginó desear a una mujer pero con Lucia parecía algo natural, se sentía real y correcto estar juntas. Definitivamente había química en todos los niveles y sus creencias eran similares, así como su forma de querer criar a sus hijos. Sara admiraba lo amorosa que era Lucia con el pequeño Joaquim, como lo cuidaba y protegía de una forma realmente hermosa. Admiraba su fortaleza y se sentía identificada con el hecho de sacar adelante a un hijo como madre soltera.

“¿Y? ¿Qué te pareció todo?” apareció Sara ya vestida pero aún con el maquillaje y su cabello rizado

“Me has dejado sin palabras, eres realmente hermosa” Sara sonrió

“Vamos al hotel para que alimentes al gordo y salimos a cenar ¿Te parece?”

“¡Por supuesto!” Sara le acarició la mejilla a Lucia en un cariñoso gesto que despertó sus ganas de besarla, sacudió la cabeza, no podía hacer eso frente a todos ¿Verdad? Espero que subieran al auto y se subió a horcajadas sobre Sara para besarla como tanto quería, Sara reaccionó al instante deslizando sus manos por encima de la ropa y haciendo que Lucia se mojara con ese solo roce ¡Oh vaya! Llevaba más de 1 año sin tener sexo con nadie y definitivamente después de haber visto a Sara se sentía lista para tener intimidad “Me muero por estar contigo, saltémonos la cena, por favor”

“¿Estás segura? Podemos esper...” Lucia no le dio tiempo de continuar cuando ya a estaba besando otra vez, no tenía dudas, quería estar con Sara. Punto.

“Nunca había estado más segura de algo, Sara” ella asintió y entre besos siguieron su camino al hotel, Erika les informó que Joaquim dormía como leoncito y ya había tomado de los biberones dejados por Lucia de leche materna. Un par de horas eran suyas ¡Al fin!

“Somos nuevas en esto, vamos con calma...” le instó Sara antes de empezar a besarla con dulzura, midiendo sus reacciones y memorizando los punto sensibles. Lentamente entre besos y caricias tímidas fueron despojándose de la ropa hasta caer en la cama. Lucia se tensó al quedar completamente desnuda frente a Sara, aún no perdía todo el peso del bebé y algunas estrías marcaban su abdomen “No debes ocultar tu belleza, no a mí, Lu. Eres hermosa y sensual, me haces agua la boca, constantemente...” las palabras de Sara junto a su mirada ardiente era todo lo que Lucia necesitaba para despojarse de sus inhibiciones y rendirse ante las nuevas sensaciones que experimentaba.

Sus cuerpos se acoplaron a la perfección, como hechos a la medida, la suavidad de sus pieles se fundieron como en una sola, los besos y halagos sobraban en cada segundo de esa entrega, Sara le recordó a Lucia lo que era sentirse viva, amada y deseada, ese regalo Lucia se lo quiso devolver con creces y para ambas fue una especie de renacer y finalmente sintieron como si por fin hubiesen encontrado aquello que tanto buscaban...

@LuciaSchrott

“Waking up next to this beauty... @SaraFuentesMB so happy! #mybaby

*-*-*-*

NIZA, FRANCIA

2 SEMANAS DESPUÉS

-CANDICE-


Volver a la rutina me resultó más difícil de lo que esperaba, Cass se quedó en Gstaad junto a su papá para seguir con las terapias y me tocaba volver con la revista que teníamos más trabajo que nunca porque se acercaban las semanas de la moda el mes siguiente y eso ameritaba muchísima organización y preparación de los detalles y los enviados especiales a cada desfile. Dicha ocasión ameritaba que mi jornada se alargara un par de horas extras. Además estaba todo el asunto de Erwin, en dos días viajaría con Lucia y Tiago a Gstaad, Esteban se nos uniría allá, era hora de conversar y tanto para Erwin como para mí lo mejor era hacerlo con la guía de la Dra. Nemcova, ella podría ayudarnos a aliviar las cosas cuando todo se pusiera feo, como estaba segura que iba a ponerse ¡Dios!

Esa mañana en particular tenía una reunión de suma importancia en la revista, Zayd incluído para discutir ciertos detalles de las semanas de la moda, era acostumbrado pero igual siempre resultaba en extremo estresante tener que preparar todas esas presentaciones. Ese día me levanté con una extraña sensación que no lograba descifrar y que Sebastien muy generosamente intentó calmar haciendo el amor en la ducha pero eso no logró mermar mi inquietud. Aún así, luego de dejar a mis chicos en la escuela me fui al trabajo. Zayd estaba esperándome, increíblemente apuesto como siempre



“Te ves tensa ¿Todo bien?” me susurró antes de entrar a la sala de reuniones

“Sí, solo quiero todo salga bien” me sonrió con dulzura

“Siempre salen bien, eres increíble” me puso la mano en la espalda y entramos. Empezamos la reunión y todo se desarrollaba bien hasta que vi mi teléfono titilar con una llamada de la Dra. Nemcova. Mi corazón se detuvo por un instante ¿Había pasado algo?

“Deben disculparme un minuto, debo atender esta llamada de mi familia” dije excusándome y salí a mi oficina para atender “Dra. Nemcova ¿Sucede algo?”

“Candice, debes venir urgente” mi pecho se oprimió al instante

“¿Qué sucedió? ¿Qué tiene Cass?”

“Muy temprano me dijo que desde anoche no siente al bebé moverse, la trasladamos al hospital y confirmaron que el bebé falleció” sentí una puntada directo en el corazón ¡Dios santo! “Tienes que venir ahora, ella te necesita, llamaré a su papá que está más cerca pero te estoy informando primero porque es el protocolo”

“¿Confirmado? ¿Seguro? ¿No es un error?” mi corazón se oprimió por ni niña ¡Lo que debía estar sintiendo! “No hagan nada hasta que yo llegue, no debería estar sola cuando tenga que expulsarlo”

“Está confirmado, se hicieron todas las pruebas y aunque no hay causa aparente, el bebé falleció. Y no te preocupes, ya se organizó el procedimiento cuando Erwin y tú estén aquí que asumo será en un par de horas ¿Verdad?”

“Sí, voy para allá” terminé la llamada e irrumpí bruscamente en la reunión “Zayd, necesito que hablemos” vi su mirada de sorpresa al igual que la de todos “Debo irme, mi hija está hospitalizada, lo lamento muchísimo pero Cecy puede terminar aquí ¿Verdad?” miré a mi eficiente asistente que asintió segura

“¿Qué sucede? ¡Dios, estás temblando?” hasta ese momento me di cuenta que mis manos temblaban sin control

“¿Tu jet está disponible?”

“Sí, está en el hangar porque llegué está mañana ¿Qué pasa, Candice? ¿Qué le sucedió a Cassandra?”

“Su bebé murió en el útero, debo ir con ella ahora mismo” enseguida me abrazó y yo rompí a llorar hasta que mi teléfono sonó de nuevo, era Erwin

“Candice...” su voz estaba a punto de quebrarse

“Ya lo sé, voy para allá. No te le despegues ni un instante”

“Voy llegando, nos vemos aquí. Te amo. Estará bien, estaremos bien...” desesperadamente quería creer en sus palabras pero esto mataría a Cassandra, estaba segura

“Y yo a ti, nos vemos en un rato” terminé la llamada y enseguida salí con Zayd de la revista, odiaba dejar todo así pero mi familia siempre estaría primero. En el camino hablé con Sebastien quien dulcemente logró darme consuelo con sus palabras y prometió resolver todo en casa para encontrarse con nosotros en Suiza ¡Dios lo bendiga! El hombre es un santo

“Yo no puedo acompañarte pero puedes usar el jet tanto como lo necesites y cualquier cosa tan solo llamame ¿Sí? Manteneme informado, por favor” su genuina preocupación me hicieron sonreír un poco, le besé ambas mejillas

“Gracias, Zayd” me bajé del auto y el jet ya estaba esperándome. Creo nunca dejaría de sorprenderme con la rapidez en que Zay conseguía las cosas, abordé el avión ansiosa de llegar a mi niña y consolarla en este duro momento...

*-*-*-*
GSTAAD, SUIZA

-CASSANDRA-


“Lo siento mucho, Cassandra pero tu bebé no tiene signos vitales, ha fallecido” las palabras del doctor se repetían incensantemente en mi cabeza

“¿De verdad te fuiste, pequeño?” me llevé las manos al vientre, esperando sentir alguna de sus enérgicas patadas pero ¡Nada! ¡Absolutamente nada! Ningún maldito médico supo decirme qué demonios le había pasado a mi bebé y yo seguía sin poder creerlo. En la mañana del día anterior lo sentí tan enérgico como siempre, en la tarde lo sentí un poco menos y en la noche no lo sentí pero estúpidamente asumí que estaba dormido ¡Idiota! “Perdoname, bebé, por favor perdoname por no cuidarte como lo merecías” ¡Dios! El sentimiento de culpa era una mierda y me sentía tan mal, como si algo se me hubiera desprendido por dentro “Sí te amaba, bebé, de verdad que sí te amaba...” las lagrimas se me salieron en automático.

No podía evitar pensar que era mi culpa, que yo lo había ocasionado por no querer cuidar de él y ahora la vida me castigaba por todos mis errores llevándose lo único puro que había hecho, mi bebé que era inocente de todo y no tenía la culpa de tener una madre tan despreciable como yo. En ese momento todos los meses de terapia se estaban yendo a la basura “Cass, hija ¿Se puede?” la voz de mi papá me hizo sentir aún peor, enseguida asomó la cabeza por la puerta y entró

“Papi...” se subió a la cama y me abrazó con fuerza “El peque se murió...” no pude ni siquiera completar la frase, empecé a llorar de forma descontrolada

“Lo siento mucho, mi niña. Siento mucho que esto haya pasado, siento que estés sufriendo pero aquí estoy contigo, mi amor. No voy a soltarte ni dejarte caer, te amo” sus cálidas palabras me hicieron llorar aún más, lo apreté como si mi vida dependiera de eso

“Perdoname por defraudarlos de nuevo...”

“¿Qué dices? No nos has defraudado, estas cosas pasan mi amor, no tenemos explicaciones, sino que lo diga tu mamá que lo vivió con Sebastien cuando perdieron a su bebé, no es tu culpa ni de nadie, solo sucedió...” seguí llorando mientras mi papá me acariciaba el cabello

“Cassandra...” la Dra. Nemcova entró al cuarto “¿Quieres tomar algo? ¿Que te coloquemos algo? Para que te tranquilices un poco...” negué con la cabeza

“No hace falta, igual me van a anestesiar para la cesárea” le respondí volviendo a hundirme en el pecho de mi papá, de las opciones que me dieron preferí la cesárea con anestesia general, no quería ver ni sentir nada “¿Mamá ya viene?”

“Sí, debe llegar en un par de horas” respondió mi papá

“Cassandra...” me llamó la doctora

“Por favor, en este momento no quiero hablar, hablaremos más tarde pero ahora solo quiero quedarme aquí con mi papá hasta que mi mamá llegue”

“Está bien, me quedaré afuera si necesitas algo” me dijo resignada, por el momento, sé que no iba a darse por vencida

“Gracias” la doctora se fue y mi papá empezó a cantarme al oído, yo tan solo cerré los ojos y me permití transportarme unas semanas atrás a mi pequeño paraíso en Trancoso...

*-*-*-*

-CANDICE-

¿Esa maldita cosa no podía ir más rápido? Era el pensamiento que se me repetía durante el vuelo, estaba desesperada por bajarme y abrazar a mi niña ¡Dios! Me carcomía pensar lo que podía estar sintiendo y pensando de si misma. Cass podía ser en extremo rebelde y respondona pero debajo de todo eso había una niña en extremo sensible.

“Ya estamos por aterrizar, señora Izambard” me informó la azafata y me abroché el cinturón, finalmente después de 3 malditas horas llegaría para estar con Cass. Al aterrizar literalmente casi me lanzo del jet para poder bajarme, me sentía desesperada y odiaba el hecho de que mi niña sufriera ¡Maldito karma de mierda! Había un auto esperándome y sé que era todo obra de Zayd, yo no tenía cabeza para más nada

“Llegamos, estaré aquí para lo que necesite, señora...” me dijo el amable chófer

“Muchas gracias...”

“Akir” asentí

“Gracias, Akir” corrí dentro del hospital hasta encontrarme con la Dra. Nemcova

“Está en el cuarto con Erwin, no quiso ningún tipo de calmante ni nada hasta que tú llegaras...”

“¿Puedo hablar con el médico que la evaluó antes de entrar con ella? Necesito detalles, necesito saber algo más” ella asintió y me llevó con el médico tratante quien me explicó que el corazón del bebé se detuvo a las 33 semanas de gestación, de acuerdo a lo visto en las ecografías no había defecto visible, todos los chequeos habían sido normales, no presentaba ninguna alteración y las pruebas genéticas estaban normales. No había causa aparente, estudiarían un poco más al ver la placenta y al bebé luego de la cesárea programada para el final de la tarde. Era como repetir mi historia muchos años atrás.

Me armé de valor antes de entrar al cuarto, ella necesitaba espacio para ser vulnerable y vivir su duelo, alguien tenía que apoyarla, entré con cuidado y la vi hundida en el pecho de Erwin, aferrándose a él como un salvavidas. Mi corazón se fue al piso, Erwin me miró y pude sentir su dolor penetrarme ¡Así de intenso era! “¿Cass?” le toqué apenas el cabello y ella se giró para mirarme, sus ojos estaba rojos y apagados, se notaban los surcos de las lagrimas en sus mejillas

“Mami...” ella se me echó encima y empezó a llorar

“Lo siento mucho, cielo. Sé que te duele mucho y que te sientes culpable, que crees es un castigo que mereces, sientes que es injusto que se haya ido así siendo inocente de tus errores, te duele haberlo perdido porque era una parte de ti, siempre será una pequeña parte de ti y se llevará contigo una parte tuya que jamás vas a recuperar pero que podrás vivir sin ella...”

“¡Oh Dios!” ella lloró con más fuerza y me miraba como si hubiera leído sus pensamientos

“Sé que crees la vida no vale nada en este punto y solo puedo decirte que te vas a sentir peor...”

“Candice...” me llamó Erwin

“No se lo voy a endulzar, ella no necesita que le endulce la realidad porque todos lo van a hacer, alguien tiene que decirle las cosas como son y créeme que me duele tener que hacerlo pero ella necesita escucharlo. Así como necesita escuchar que no vamos a dejarla sola, que puede tomarse todo el tiempo que quiera para recuperarse, que no vamos a irnos de su lado sin importar cuantas veces nos corra y cuantas veces nos exija estar sola, que no la dejaremos hundirse más de lo que debe, que estaremos para ayudarla a pegar los trozos y empezar de nuevo cuando esté lista...” me tuve que tragar el nudo que amenazaba con ahogarme

“Mi bebé se murió...” se llevó las manos al vientre buscando algún indicio de vida y mi corazón se hizo añicos

“Aquí estamos contigo, princesa” entre Erwin y yo la abrazamos en silencio y la dejamos seguir llorando su perdida, yo mejor que nadie podía entender su dolor. Sé que ella pretendía desligarse del bebé al nacer pero en el fondo lo amaba, sé que así era, en Trancoso por las noches le escuchaba cantarle para que la dejara dormir, le decía que lo amaba y que por eso quería darle una vida mejor.

Al final de la tarde se llevaron a Cass para su cesárea, era un procedimiento mayor y más traumático pero entendía la razón de su decisión. Erwin me abrazó y los dos nos permitimos llorar por todo lo que estaba pasando, nos dolía haber perdido a nuestro nieto y nos dolía el sufrimiento de nuestra hija.

La Dra. Nemcova sugirió terapias externas hasta que Cassandra se sintiera más fuerte, en ese momento necesitaba estar rodeada de su familia las 24 horas, necesitaba sentirse amada y protegida y eso era algo que encerrada en el centro no iba a obtener, no podía estar más de acuerdo con ella. Incluso sugirió empezar a medicarla lo antes posible, para prevenir los efectos de la cascada hormonal que iba a desatarse luego de la cesárea, la depresión post-parto era una amenaza latente y triplicada en su caso, yo estaba de acuerdo pero eso era algo que Cass necesitaba decidir cuando despertara. Por supuesto las llamadas de mi esposo y de los chicos no se hicieron esperar, tener que explicar lo sucedido era en verdad terrible

"Esto la va a cambiar para siempre ¿Cierto?" podía notar el temor en la voz de Erwin

"Es probable y debemos ser muy pacientes con sus estados de ánimo pero Cass es fuerte, se va a recuperar"

"Sé que así va a ser pero me duele tanto verla sufrir de esa forma" yo asentí "¿Por qué decidiste darlo a luz?" su pregunta me sorprendió y él lo notó por la forma en que me abrazó con más fuerza

"La verdad quería verlo y autocastigarme pero de igual forma ya las contracciones habían empezado y era lo más factible en ese momento. La opción de sacarlo por cesárea fue sugerida al segundo que llegué pero mi masoquismo me hizo declinar. Quería experimentar el dolor y no tienes idea de cómo me destrozó esa decisión y de como su cuerpo inerte me atormentó durante mucho tiempo, por eso creo es bueno Cass no vea ni sienta nada, esa es una imagen que jamás se sacaría de la cabeza..." Erwin me miró de tal forma que me deshice una vez más y él me dejó, lentamente con sus delicados besos me ayudó a recomponerme hasta que sacaron a Cass del quirófano.

El médico nos explicó que la placenta presentaba pequeños microinfartos que disminuyeron el flujo hacia el bebé y causaron que falleciera, de esos casos donde simplemente sucede sin razón aparente pero que tomó muestras sanguíneas del bebé y de Cass para estudiarlas en busca de alguna enfermedad especifica que pasara desapercibidas en los exámenes de rutina del embarazo. Le agradecimos su interés en la búsqueda de una respuesta.

Volvimos al cuarto y Cass temblaba envuelta en las sábanas con la mirada perdida en el techo "Hace frío, mucho frío..." dijo a nadie en especifico, los efectos de la anestesia eran horribles "¿Bebé? Perdoname, bebé. No supe cuidarte ni protegerte, perdoname por defraudarte a ti también pero estoy segura allá arriba estás mejor, donde yo no puedo hacerte daño..." Erwin me miró con visible preocupación, ambos nos acercamos para tomarla de las manos

"Estamos aquí, princesa. Cuidaremos de ti..." le dijo Erwin

"Te amamos, mi niña" le dije pero ella no respondió, siguió temblando hasta que volvió a quedarse dormida

*-*-*-*

CASSANDRA

Al abrir los ojos vi que todavía era de noche, mi papá dormitaba en una silla y mamá estaba mirándome, su expresión comprensiva me calmaba un poco y agradecía no me dijera nada. Me dolía el cuerpo y sentía un incendio dentro de mí arrasando con todo, quemándome por dentro sin poder controlarlo, mamá deslizó su mano por mi brazo y creo que entendía lo que me pasaba, la vi inclinarse hacía mí "Sé que sientes que el infierno se desató dentro de ti pero no estás sola, no olvides que te amamos" me besó la frente y volvió a sentarse sin soltar mi mano ¡Dios, hasta respirar me dolía!

¿Qué hacer a partir de ahora? ¿Cómo seguir? La idea que mis padres dejaran de quererme se me cruzó por un instante pero la mirada de mamá echó atrás ese pensamiento ¡Maldición, era intensa! Ella había pasado por lo mismo y había sobrevivido. Yo podía hacer lo mismo ¿Verdad? ¡Dios! Mis pensamientos eran un caos en ese momento. Vi a mi mamá apretar un botón en una de las máquinas y enseguida mi cuerpo se puso liviano y los párpados empezaban a cerrarse ¿Me iba a subir en una nube? Se sentía suave y tibia... Pasear en una nube. Sí...

*-*-*-*

CANDICE

No pegué el ojo en toda la noche vigilando a Cassandra, miré a Erwin dormido en la silla, moviéndose inquieto cada tanto, me escabullí fuera del cuarto para buscar café, necesitaría una buena dosis de energía. Afuera estaba Akir “Señora, esto lo manda el señor Zayd” me dijo entregándome una nota

“Hermosa,
Lamento mucho lo que le sucede a Cassandra, de todo corazón espero que se recupere. En el auto mandé una maleta con ropa para ti, insumos personales y tus medicamentos, por favor no olvides tomarlos. Tu hija te necesita fuerte para que la puedas ayudar. Por favor mantenme al tanto de lo que suceda.
Ps: No soy la persona favorita de tu esposo pero se aseguró de mandarte todo. Tenías que ver su expresión cuando fui a buscarlo. No dudes en llamarme para lo que necesites.
Con amor,
Benji xx”


No pude evitar sonreír con ese detalle y ya me imaginaba a Sebastien como loco con su visita pero luego lidiaría con ello. Vi a Akir acercarme el bolsito con mis medicamentos y bajé a la cafetería para meterle algo al estómago antes de los medicamentos. El café fue lo único que me pasó y por el momento tendría que bastar. Subí de nuevo y al abrir la puerta mi corazón se detuvo. Esteban miraba a Erwin con una mezcla de emociones que solo podría describir como sombrías... ¡Dios santo! ¿Por qué todo tenía que empeorar justo ahora?

______________________________________________

Gracias Juanny por la firma.! Esta hermosa eres la mejor..!



avatar
virginia2604
Administracion
Administracion

Localización : Ciudad Bolivar, Venezuela

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm No Angel. Capítulo 38

Mensaje por NATHYLÓPEZ el Sáb Mayo 06, 2017 11:19 am

Oh no! Tormenta sentimental acercándose...
Que pena lo del bebé de Cass...es algo que te acompañará toda la vida...
Buuuu.
avatar
NATHYLÓPEZ
Lectora VIP
Lectora VIP

Localización : Quito, Ecuador

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.